Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Filosofía   Humanismo   Reflexiones   ética   Moral   Valores   Pensadores  

Husserl y la ética

​El anhelo de infinitud es algo que este filósofo indica en sus obras como lo propio de la actitud humana
José Manuel López García
viernes, 30 de julio de 2021, 08:26 h (CET)

La labor filosófica de Husserl fue prodigiosa. Fue un gran pensador y un brillante profesor universitario. Escribió más de 45.000 páginas y publicó grandes libros a lo largo de su trayectoria intelectual. Nació en 1859 y falleció en 1938.



El anhelo de infinitud es algo que este filósofo indica en sus obras como lo propio de la actitud humana. Es algo de lo que carecen los animales irracionales. En el ámbito de la ética está claro para el creador de la fenomenología que existen valores hedónicos o sensibles y los que se pueden denominar espirituales o del amor. 


Como escribe  Husserl «Todo hombre se encuentra en un mundo de valores abierto al infinito».  Frente a lo ya conseguido es preciso, si se quiere avanzar moralmente, poner en práctica el imperativo categórico kantiano y crecer en todos los aspectos de la vida propiamente humana. A su juicio, los comportamientos de las personas deben ser orientados y dirigidos según el mejor saber  y la mejor conciencia. 


Por supuesto, Husserl es plenamente consciente de las limitaciones azarosas de la existencia que afectan a todos, en mayor o menor medida. Debe aspirarse a lo bueno considerando que la finitud y las circunstancias condicionan, hasta cierto punto, a los seres humanos.  Pero la voluntad, la autodisciplina y la constancia y tenacidad pueden con todo.


La unidad en la acción del yo es esencial para Husserl. No debe olvidarse que las intenciones conscientes de los individuos y sus  vivencias a lo largo del tiempo son el contenido sobre el que actúa la libertad del yo.


Porque la persona es un sujeto libre  y digno. Por eso escribe Husserl que «También soy, y a priori, el mismo yo, en tanto que en mis tomas de posición soy necesariamente  consecuente en un sentido determinado». Lo empírico o lo material no determina las decisiones voluntarias de los sujetos, según Husserl. Es la expresión del inmenso valor de la libertad en la vida humana. El esfuerzo es la palanca esencial que permite conseguir los objetivos y  fines de cada ser humano y son los que orientan las acciones, con intenciones específicas que darán resultados concretos.


La autonomía es lo esencial en el ámbito de la ética o la moral. Se comprende que, desde la fenomenología que es entendida como una especie de idealismo, se reafirme el valor de la racionalidad y de la argumentación o de la lógica.


Lo que no significa que no se valore la espontaneidad y la intuición, desde un planteamiento propio de la filosofía del conocimiento. Las reflexiones de cada sujeto son determinantes en la toma de decisiones, ya que están en relación con un proyecto vital y unos sentidos determinados y definidos por el propio individuo pensante. Por tanto, se aprehende una inequívoca actitud racionalista en Husserl ya que dice «La autonomía de la razón, la libertad del sujeto personal consiste, por ende, en que yo no cedo pasivamente a las influencias ajenas, sino que me decido a partir de mí   mismo».


La ética de Husserl es una manifestación de lo esencial que es el uso de la razón y del juicio desde una perspectiva personal que busca la autorrealización personal y el perfeccionamiento humano. Lo que supone también que la voluntad para afrontar los problemas es un valor importante por sí mismo en el transcurrir de la vida.


Para Husserl no debemos renunciar a buscar lo que queremos en la existencia y a perseverar en ello. Podemos ser lo que deseamos a pesar de los contratiempos y de las dificultades. Y las presiones de  la sociedad nunca pueden lograr que cada persona no haga lo que quiera en su propia experiencia vital.


Es la afirmación de un cierto vitalismo racional, aunque parezca contradictorio. Lo que es irracional, desde la perspectiva husserliana, es ser arrastrado por las influencias sociales en sentidos que no son los auténticamente deseados por las personas. Es la negación del relativismo y del escepticismo radical que existen en la actualidad.


El mandato ético abarca todas las actividades humanas. Y es entendible ya que la legislación existente en el mundo se fundamenta, de modo general, en principios éticos que aseguran la libertad de todos.  La realidad del mundo y la humana son mejorables o perfeccionables  desde el enfoque de Husserl. En este sentido es claramente optimista. Es posible y realizable la humanización de la vida. Y se puede decir que en la sociedad digital en la que vivimos esta es la tarea pendiente más importante en todos los sentidos pensables.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Y si gana la derecha en las próximas Elecciones Generales?

Podríamos asistir al triunfo de la nueva CEDA representada por PP y Vox (previa absorción de los restos del naufragio de Ciudadanos)

En la recta final

​A lo largo de la vida vemos lejana la vejez. Los avatares de la misma y la propia senectud nos descubren, inesperadamente, la realidad de los hechos

Ha llevado a la cárcel

Juan García, Cáceres

'Talibania fiscal'

Ángel Morillo Triviño

Satanás se infiltró en la Iglesia

Jaime Fomperosa Aparicio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris