Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
José Manuel López García
José Manuel López García
El cerebro reacciona a las informaciones que recibe del organismo o del cuerpo de una manera mayor y más intensa de lo que se creía

El gran filósofo Platón escribía y disertaba acerca del cuerpo y del alma y consideraba que la materia corpórea era la cárcel del alma. Desde los presupuestos de su idealismo y siguiendo la tradición filosófica pitagórica y órfica afirmaba un espiritualismo inmaterialista. También Parménides de Elea desarrolló o elaboró una doctrina filosófica racionalista y monista basada en la razón. El camino de la verdad se contrapone al de la opinión.


Platón también insistía en la preeminencia del mundo inteligible o de las ideas sobre el sensible o material. En cambio, su amigo Aristóteles puso en marcha la biología y la filosofía, desde planteamientos empiristas y observacionales y con un talante realista.


Ya en el inicio de la Modernidad, en el siglo XVII, destaca Descartes que crea un racionalismo basado en la supremacía de la mente o del alma sobre la materia. El dualismo idealista cartesiano no une mente y cuerpo, al contrario los opone. Desde la perspectiva de la neurociencia actual, la propia del siglo XXI, con los avances de la ciencia médica y de los procedimientos de investigación de la neurociencia, de la robótica y la Inteligencia Artificial  se está logrando descubrir la interacción entre la mente y el organismo humano, de una manera hasta ahora desconocida. Como muestra de ello, se puede citar el libro de Nazareth Castellanos titulado Neurociencia del cuerpo. Esta doctora en Neurociencia realiza una gran labor investigadora, formativa y divulgadora.


Con las investigaciones de los últimos años, en el campo de la neurociencia, los planteamientos aristotélicos acerca de la interacción psicofísica salen claramente reforzados y también los de los filósofos realistas de todas las épocas y especialmente los del siglo pasado y del actual. Existe un evidente impacto del organismo o del cuerpo en las neuronas, algo que no se había podido demostrar con experimentos, pero que actualmente ya ha sido logrado con pruebas específicas, que miden la correlación de variables, respecto a comportamientos muy concretos de grupos de personas, en situación de experimentación controlada y que muestran resultados muy sorprendentes, que son objeto de estudio y publicación, en revistas científicas especializadas.


Las emociones y los sentimientos influyen, más de lo que se pensaba, en la memorización o en el aprendizaje. Lo aburrido cuesta más tiempo aprenderlo. En cambio, lo que nos apasiona o nos entretiene lo retenemos con más facilidad y rapidez. Todas las emociones conllevan respuestas corporales. Las células de la piel cambian totalmente al transcurrir un mes, pero seguimos siendo los mismos, con la misma identidad.


Las expresiones faciales y del cuerpo también transmiten mensajes que son percibidos por los demás. El cerebro reacciona a las informaciones que recibe del organismo o del cuerpo de una manera mayor y más intensa de lo que se creía. Abrazarnos a nosotros mismos, produce una sensación de paz y de disminución del dolor y esto está comprobado científicamente. Como dice Nazareth Castellanos respirar por la nariz mejora la memoria y es algo que ha sido estudiado experimentalmente. La meditación es una estrategia útil para reducir el estrés y sentir calma. Los monjes budistas que meditan se desconectan de la realidad y también muestran una reducción clara de la conexión entre el corazón y el cerebro. Con el pensamiento interior de cada sujeto o, dicho de otra forma, cuando se piensa en uno mismo, se intensifica la interrelación entre los latidos del corazón y el funcionamiento de las neuronas.


Realmente, la ciencia está demostrando en las investigaciones que se están realizando, que el cerebro y los órganos del cuerpo están mucho más conectados de lo que se creía. Las evidencias cada vez son más claras y numerosas. Esto mismo, a mi juicio, refuerza el materialismo en contraposición al dualismo de mente y cerebro. La inteligencia está expresada a través de procesos eléctricos, químicos y físicos, lo que manifiesta que la actividad intelectual es el resultado de actividades materiales de la sustancia cerebral y de las neuronas, células gliales y de las distintas partes del encéfalo.


La psicología cognitiva y la neurociencia, junto con la robótica y la cibernética y otras ramas de la ciencia están realizando aportaciones cada vez más profundas, al conocimiento del funcionamiento cerebral y corporal.Y todo esto se consigue, con procesos de investigación experimental, en condiciones controladas minuciosamente. De este modo, los resultados son objetivados, sin margen de duda o escepticismo. La mejora de las técnicas y tecnologías médicas de tipo experimental son fundamentales para este mejor y más profundo conocimiento, de la interacción entre el cerebro y el interior del cuerpo.





Artículos del autor

Las personas que llegan a alcanzar los cien años, sin considerar los años bisiestos, viven 36.500 días y son un porcentaje muy pequeño de toda la población. O, dicho de otro modo, los centenarios han estado vivos 876.000 horas. Esto lo que pone de relieve es que la vida humana, aunque pueda ser larga es más corta de lo que se puede pensar, en un primer momento.

Lo que no puede ser es que los docentes tengan que trabajar un número excesivo de horas. No solamente cuentan las clases, que es lo más fácil y lo que realmente está ajustado a una carga temporal admisible. Lo que sucede es que con muchísimos alumnos las tareas se multiplican.

Lo que ha expresado en la cumbre del clima que se está celebrando estos días en Egipto el Secretario General de la ONU Guterres pone de manifiesto, que afrontamos ya una situación insostenible. Vamos, en efecto, de cabeza, como dice, a un infierno climático. Estamos avanzando a pasos rápidos y agigantados a una situación de no retorno o irreversible.

El título parece paradójico y contradictorio, pero no lo es. Se refiere a que nuestra condición mortal o finita posibilita una vida libre, que se puede vivenciar como una gran aventura, en contraste con el hecho de la muerte que cierra la existencia. Podemos hacer muchísimas cosas en el mundo de los vivos, pero mucha gente vive su vida, como si el tiempo del que disponemos en la tierra fuese  ilimitado y realmente no lo es.

El control del comportamiento en las aulas de los institutos suele ser en algunas ocasiones algo difícil en algunos grupos. En otros, la mayoría, no supone mucho esfuerzo, por parte de los profesores. Todo depende de la forma de ser  de algunos alumnos, que no respetan las normas de clase y del centro.

En la cadena de cines Ocine que está en Gijón hace falta más empatía con los espectadores. No se pueden proyectar películas con una sesión o dos, porque eso es discriminatorio, porque muchos aficionados al cine no pueden asistir, con esa reducción de horarios o sesiones, por diferentes motivos que están en la mente de todos.

La publicación de unos cien mil libros o más cada año en España pone de relieve que un buen estilo y redacción es esencial para que la lectura sea un placer y no una tortura. A muchos lectores algunos libros se les caen de las manos, por el estilo poco refinado de su escritura. Esto no supone que todos los novelistas o ensayistas y filósofos tengan que escribir como Alejandro Dumas, Balzac y  Flaubert o como Ortega, Julián Marías o Zubiri.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris