Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
José Manuel López García
José Manuel López García
El coronavirus se está extendiendo cada vez más rápido. Abrir la economía sin restricciones en Gran Bretaña es aumentar el número de enfermos y muertos

Parece que se acerca la tormenta perfecta por causa del coronavirus. El número de contagios está aumentando descontroladamente especialmente entre los jóvenes. Las causas están claras: la falta de prudencia y responsabilidad de muchos. También el incumplimiento de las normas de distancia social y  la proliferación de actos masivos, que extienden más rápidamente la variante Delta y también la británica por todo el territorio español.


Las fuerzas de seguridad están realizando una gran labor, pero no lo pueden controlar todo. Especialmente las miles, decenas o centenares de miles de fiestas ilegales en los domicilios en su totalidad. Si a esto se añade que, los aeropuertos españoles en estos últimos meses han sido un coladero de positivos por múltiples causas, la situación se va a complicar.


Considero que los controles aleatorios son insuficientes. Aunque la incidencia de positivos en el aeropuerto de Barajas sea del 1% como dice el Gobierno, esto mismo, ya sería grave, si se piensa en la alta contagiosidad de la cepa india. Y conviene pensar que alrededor de un 10% de los vacunados con pauta completa se van a contagiar.


Estar vacunado no impide que pueda haber reinfecciones. Tampoco se debe olvidar que las personas vacunadas pueden contagiar sin saberlo. Todo esto parece como si diera igual. Además, existen pruebas erróneas en relación con las PCR, como bien saben los médicos.


Por si todo esto no fuera bastante, resulta que Boris Johnson ha dicho a los británicos que tienen que ser prudentes y responsables para no contagiarse y contagiar. Es esperpéntico. Los sociólogos, psicólogos y médicos ya saben que los consejos del Primer Ministro británico no van a tener ningún resultado.


Hoy 19 de julio de 2021 es el principio de una catástrofe que notaremos en toda su crudeza en los próximos meses. El Día de la Libertad es una barbaridad, porque ya se registran 50.000 contagios diarios en el Reino Unido y los expertos dicen que en agosto serán 100.000 cada día. Casos disparados y colas para entrar en los pubs y restaurantes y sin mascarilla obligatoria en Londres y en el resto del país. Es demencial. Además, Boris Johnson confinado.


El coronavirus se está  extendiendo cada vez más rápido. Abrir la economía sin restricciones en Gran Bretaña es aumentar el número de enfermos y muertos.


No extraña que el sector turístico en España reciba el Día de la Libertad con fuertes caídas en Bolsa. Simplemente, con pensar que en junio han llegado a España más de 2,3 millones de turistas desde aeropuertos internacionales se puede calcular cuantas personas pueden haber llegado infectadas de coronavirus.


Aunque en el Reino Unido el 68% de la población está inmunizada resulta que  todavía restan más de 20 millones de personas sin la pauta completa de vacunación que es la que protege, según parece, de la variante Delta.


En España las autoridades políticas deberían, en mi opinión, tomar medidas de restricción más generales, porque existe mucha movilidad de las personas de unas comunidades a otras. Con la variante india, según los expertos, la inmunidad de rebaño se alcanzaría con el 90% de la población vacunada.


Además, en algunos países como Israel ya se están planteando la posibilidad de aplicar una tercera dosis de refuerzo a la población. El surgimiento de nuevas variantes en los próximos meses es otra cuestión a tener muy presente. Especialmente, porque podría ser necesaria la modificación de las vacunas actuales.


El presidente Pedro Sánchez se muestra muy optimista con los resultados de la campaña de vacunación en nuestro país, pero también debe saber que siguen muriendo personas por el Covid-19 y que también muchas personas siguen teniendo síntomas persistentes durante mucho tiempo.


También es necesario que el Gobierno central que él preside dedique más fondos para la contratación de muchos más médicos y personal de enfermería, ya que no es tolerable que la atención médica deje mucho que desear, por decirlo de un modo respetuoso. No puede ser que siga la consulta telefónica y no directamente la presencial  y que se pospongan citas y operaciones por falta de personal médico y medios.


La calidad de la atención primaria en España ha bajado muy considerablemente y los ciudadanos en todo el país están protestando con toda la razón del mundo. Se está pagando la Seguridad Social cada mes para no recibir las prestaciones sanitarias que corresponden. Y a lo que no hay derecho es a que las personas tengan que pagarse la asistencia sanitaria privada de su bolsillo para poder ser atendidos.  El presidente Sánchez tiene que saber que es absolutamente imprescindible dotar de más personal al sistema sanitario español.


Artículos del autor

Este pensador vasco, que vivió muchos años en Madrid, consideraba ya a principios de la década de los años 50 del siglo XX que el mundo está viviendo en una inmensa turbulencia que se ha acrecentado, diría yo, hasta límites increíbles a la altura del año 2021. De todas formas, es cierto que nos resta el profundo deseo de verdad en todos los ámbitos de la vida y del conocimiento.

La estimulación constante que produce el sistema capitalista en la sociedad de la satisfacción sin límites, está causando saturación y saciedad en las personas. No son capaces de disfrutar todo lo que podrían, ya que existen otras necesidades y acciones que es preciso atender. Lo expresa de forma muy clara Baudrillard al escribir que «La satisfacción inmediata supera con creces la capacidad de disfrute de un ser humano normal».

Lo fundamental es pensar correctamente y con profundidad. Indudablemente, la búsqueda de la felicidad es uno de los propósitos de la vida humana. También lo es el desarrollo de proyectos y la producción o realización de los mismos y se puede afirmar que la razón es clave en la existencia. Estos presupuestos vitales también son afirmados por Rand en su objetivismo filosófico.

El veloz transcurrir del tiempo parece acrecentarse en pleno siglo XXI. Vivimos en una era líquida y digital en la que infinidad de estímulos y sensaciones nos envuelven y rodean. Todo se supedita a la vivencia intensa de un presente que no tiene término, pero que conduce al futuro y solidifica el pasado de una manera superficial.

En los tiempos de pandemia en los que aún vivimos es absolutamente necesaria una ética solidaria y compasiva.  Siempre es apropiada la insistencia en el valor de los Derechos Humanos y en su cumplimiento desde una perspectiva individual y social. De este modo, se reconoce el derecho al cuidado y el deber de cuidar.

Uno de los grandes filósofos de la historia es Hegel. Nació  en Alemania en 1770 y falleció en 1831. Se formó en Teología y Filosofía en el Seminario de Tubinga junto a  Schelling y Hölderlin. Leyó vorazmente durante toda su vida y escribió grandes tratados filosóficos.

El estudio de la finalidad de la existencia  y del ser humano en toda su complejidad es una tarea inmensa, pero que es desarrollable en la denominada antropología filosófica.  La libertad y la naturaleza humana así como la orientación de la vida y el análisis de las enseñanzas de las ciencias humanas y naturales forman parte también de la investigación antropológica.

El mundo está cambiando a pasos agigantados y una nueva realidad dominada por la ciencia y la tecnología ya está siendo vislumbrada. Los nuevos avances tecnológicos están superando formas de entender y vivir la vida, de una manera nunca antes pensada.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris