Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Unión Europea   ONU   Políticos   Derechos Humanos   EURO  

De lo vivo a lo pintado, de la ONU a la UE

El Nuevo Orden Mundial avanza imparable desde los organismos internacionales
Francisco Rodríguez
miércoles, 30 de junio de 2021, 08:45 h (CET)

Alguien me ha contado que los mexicanos se quejan diciendo que cada día están más lejos de Dios y más cerca de los Estados Unidos. Aquí en España me quejo también de que cada vez estamos más lejos de Dios y dentro de la Unión Europea que paso a paso nos va imponiendo sus ideas “progres”: aborto, eutanasia, ideología de género y otras abominaciones por el estilo. Hasta el momento el único país que se ha resistido es Hungría y corre el riesgo de ser expulsado de un club tan exigente y con tanto poder.


Esta Unión Europea tiene poco que ver con la que Europa que soñaron aquellos políticos cristianos, con acuerdos puntuales sobre el carbón y el acero o la energía atómica. Adenauer, Schuman, Spaak y De Gásperi fueron una generación de políticos respetuosos que no se ha vuelto a repetir.


Cuando los dirigentes de la UE decidieron establecer una moneda única resultó lo que dijo Rothschild en su tiempo: "Dejadme controlar la moneda y poco me importarán las leyes". Así entramos en el siglo XXI con el euro, aunque el Reino Unido y alguno más no lo aceptaron y continuaron con sus propias monedas.


El paso de la peseta al euro recuerdo que se facilitó repartiendo entre los ciudadanos maquinitas para convertir pesetas a euros y euros a pesetas y quedamos muy sorprendidos cuando en la cafetería un café pasó de costarnos 100 pesetas a tener que pagar un euro cuya equivalencia era 168 pesetas. ¡Menuda subida! Y un hermoso billete de 1000 pesetas se reducía al cambio a 6 míseros euros.


Los billetes en euros firmados durante mucho tiempo por Mario Draghi y ahora por Úrsula van der Leyen, tienen como motivos puentes y ventanas y la cabeza de Europa que puede verse al trasluz. Las monedas, la calderilla, son desde 2€ a 5 céntimos y cada país decide los motivos de anverso y reverso. Con ellas puedes llenar tu monedero, pero no te servirán de mucho.


Con motivo de la pandemia la UE ha anunciado a bombo y platillo que hará llegar dinero a los países en dificultades. No se trata de ningún regalo sino de deuda que tendremos que devolver, nosotros o nuestros descendientes.


Quizás convenga recordar la crisis griega con Tsipras y Varuofakis que tuvieron que reducir las pensiones de sus mayores para controlar gastos por orden inapelable de la UE. ¿Puede pasarnos algo similar?


La ONU, que nació después de la última guerra mundial, hizo una declaración solemne de los derechos humanos que tituló de Universal. Su altisonante artículo primero que proclamaba que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos no pasa de mera palabrería pues entre ricos y pobres no parece que se hayan acortado las distancias.


El artículo segundo tampoco parece que se esté cumpliendo, pues la libertad religiosa está siendo combatida con sañay el tercero que dice que todo individuo tiene derecho a la vida es precisamente la ONU y sus Agencias y organismos los que promueven el aborto, la transexualidade incluso el transhumanismo.


Así podíamos ir revisando esta declaración de la ONU que, al igual que la Unión Europea, quieren imponernos el Nuevo Orden Mundial (NOM) que avanza imparable de la mano conjunta del neo-marxismo y el capitalismo, para “salvar el planeta”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Tiempos modernos

Somos testigos de un montón de cambios que nos cuesta mucho trabajo digerir

Enrique Canchola: visibilizar la poesía desde las neurociencias

Su obra se ha convertido en referente imprescindible para los interesados en mirar la poesía desde la óptica del estudio multidisciplinar del cerebro

El caso Puigdemont apesta. El Gobierno cómplice niega su extradición

Quien parece ser el más interesado en que Europa no extradite al prófugo, resulta ser el propio Gobierno español, dirigido por Pedro Sánchez

La sensatez, más necesaria que nunca

Regrese a nuestros oídos la voz de esa gente noble, que une convenientemente en sí notables pulsos interiores, de laboriosidad y cordura, ante la multitud de salvajes desconciertos que nos enturbian

Muchos menos que un club

La realidad de hoy es tan ruinosa para el Barcelona, como para toda Cataluña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris