Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ver juzgar y actuar   Bondad   Maldad   Tentaciones  

El demonio tiene un papel activo en nuestras vidas

Aunque él trate de hacernos el mal, Dios puede sacar bien de este mismo mal si nosotros queremos
Francisco Rodríguez
martes, 22 de junio de 2021, 12:03 h (CET)

En mi artículo anterior me referí a que Dios hizo el mundo bueno y nos dio libertad para que fuera aun más bueno ya que el hombre no estaría fatalmente determinado a seguir una determinada conducta como los movimientos de los planetas o el cambio de estaciones, sino que podría decidir sus propios actos, amar a Dios o negarlo. 


Dándole vueltas a la cuestión caí en la cuenta que el hombre está sometido a dos fuerzas contrarias. Por un lado, Dios que le invita a través del amor a una vida feliz y por otra la fuerza, o las fuerzas del mal, que nos susurran al oído que podemos llegar a ser como dioses. El árbol de la ciencia del bien y del mal plantado en el paraíso nos tienta a todos y caemos en la tentación a cada instante. Por eso el Hijo de Dios que vino al mundo para nuestro bien nos dejó la hermosa oración del Padrenuestro que termina con dos peticiones que debían sobrecogernos si pensáramos en ellas: no nos dejes caer en la tentación, que significa que podemos ser tentados, y que nos libre del mal. 


El mal está personificado en el Maligno, es decir el demonio, también criatura de Dios que en algún momento del pasado dijo: no te serviré y fue condenado sin remisión. Pero Dios no destruye nada de lo que ha creado y Satanás y los que lo siguieron desde el Paraíso al día de hoy sigue tentando a los hombres, incluido el propio Jesús el Hijo de Dios que cuando le ofreció todos los reinos de la tierra lo rechazó diciéndole: no tentarás al Señor tu Dios y a El solo servirás. Dios puede sacar bienes de las mismas acciones del Maligno y los saca cada vez que un hombre rechaza la tentación o se arrepiente de su error y pide perdón. 


Pero el tentador es mucho más astuto que los hombres y siempre está tramando hacernos mal. Hoy nos tienta con el afán de riqueza, la sexualidad sin límites (hasta suprimir al niño concebido), la soberbia de creernos por encima de todo, el buscar la felicidad en el comer y el beber o en la pereza que nos amodorra. La existencia del demonio es la que da valor a nuestras decisiones si son acertadas, si buscan la voluntad de Dios, aunque haya que estar pidiendo perdón cada día y perdonando también cada día a los demás. 


El libro del Apocalipsis que escribió el apóstol San Juan nos anticipa el final de los tiempos y el juicio universal. Muchos no creerán en ello, pero llegará el momento del juicio, en el que todas nuestras acciones serán manifiestas, Satanás será arrojado al lago de fuego y descenderá del cielo la Jerusalén gloriosa. La beata Ana Catalina Emmerick, siempre enferma en su cama sin poder moverse, tuvo visiones de todo ello que fue contando a un escritor alemán, Brentano. Merece la pena leer sus visiones y revelaciones. 


La otra vida, la que se abre después de la muerte de cada uno, no es un cuento, pero cuando lleguemos allí ya no habrá vuelta atrás. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Disarmonía incongruente

Necesitamos abandonar el seguidismo de las necias intemperancias para reivindicar con ahínco la presencia ilusionada de las personas con las mentalidades abiertas

Política de máscaras venecianas

El pueblo no quiere tierras; desea convivencia, vivir sin puertas, sin vividores, sin consejeros serviles, sin mercenarios baratos…

​Cómo saber si eres idiota

Expondré en este artículo unas sencillas fórmulas, interrogantes que fácilmente nos podemos hacer y contestar, para descubrir si somos normales o somos como la mayoría

Fortalecerse

Afianzarse como familia irradia un horizonte despejado, al saber acompasarse y acompañarse, de vivos tonos y timbres, para no morir de frío y poder florecer desvivido por vivir

​Los números cantan

Se impone, a estas alturas, definir con claridad, qué es lo que de verdad queremos conseguir los gitanos españoles
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris