Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El segmento de plata   Educación   Profesores   Valores  

Los viejos profesores

Los de mi generación hemos disfrutado de otro tipo de maestros y profesores
Manuel Montes Cleries
miércoles, 5 de mayo de 2021, 13:25 h (CET)

Digo viejos profesores sin ningún tipo de ánimo peyorativo. Es que eran muy mayores (o así me lo parecía a mí). Cuando temblorosamente me presenté a mi examen de ingreso en la vetusta Escuela de Comercio de calle Beatas, fui sometido a un examen oral por un tribunal en el que el más joven pasaba de los sesenta años.


Los docentes de la época eran unos señores (y alguna señorita) ataviados con un traje muy deteriorado a veces, siempre empolvado de tiza y corbata. Las profesoras, que curiosamente todas eran docentes de idiomas extranjeros (francés, italiano o árabe), eran señoritas de cierta edad, con unas ropas indescriptibles, que en algunos casos cubrían con un batón propio de un dependiente de ultramarinos. Por supuesto que los alumnos íbamos pertrechados de los correspondientes trajes y preceptivas corbatas.


A aquellos profesores era impensable no tratarlos de usted, ni levantarnos a su paso o cuando entraban en la clase. Nos transmitían un miedo relativo que impedía presentarles reclamaciones.


En mi primer paso por la Universidad descubrí otra especie de profesorado. Los dioses de la cátedra. Acompañados a veces de profesores auxiliares, parece que impartían “lecciones magistrales”, que recibíamos como si se tratara de una especie de homilía. Venían a veces de Madrid (aun recuerdo las clases de Estructura de Tamames), dejaban su mensaje y se marchaban en olor de multitudes.


Muchos años después volví a las aulas universitarias. Me encontré con un panorama totalmente diferente. El profesorado, en este caso obviamente, era más joven que yo. Salvo casos excepcionales no se desprendían del jersey y los vaqueros. Daban clase sentados en el borde de la mesa. Las profesoras se podían comparar por su atuendo con la mayoría de las alumnas y, sobre todo, el tuteo imperaba en las aulas.


He podido ver en clase a alumnos con camisetas deportivas, pantalones cortos o chándales. Les he visto jugando con la play o el ordenador mientras el profesor de turno se desgañitaba en el encerado. En la enseñanza actual se ha llegado a un acuerdo de no agresión y a dejar hacer a cada uno lo que quiera.


Por otra parte sigue existiendo un núcleo de alumnos que sigue las clases con la corrección oportuna y aprovecha cada momento para mejorar sus conocimientos. Ciento cincuenta alumnos en una clase dan para todo.


He recordado a mis viejos profesores cuando he conocido el caso de ese profesor brasileño jubilado a quien sus antiguos alumnos le han comprado su coche, que había tenido que vender por dificultades económicas, y se lo han vuelto a regalar. Un auténtico acto de generosidad a modo de agradecimiento. Me ha recordado al mejor maestro que ha pasado por mi vida. Don Francisco Quero. Un maestro de escuela que me inculcó muchos de los valores que me han permitido vivir felizmente. Los que me gustaría transmitir.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Las vacunas y las matemáticas

La Estadística ha demostrado en muchos países, también en España, que a mayor vacunación menos contagios

Qué vida

Qué vida, puede ser un simpático saludo navarrico, la práctica habitual o los proyectos deseados

​Cuidad vuestra parcela, que el mundo está muy lejos

Antes pensaba cambiar el mundo, creía que nuestra opinión cambiaría las cosas. Ahora sé que es absurdo pensar a lo grande

Traidores a la profesión periodística

La libertad de expresión y de información es un derecho fundamental al que hay que alimentar en el día a día frente a la violencia y el odio de este Gobierno sectario y radical

​La cultura cutre y las Navidades laicizadas de las izquierdas

Blak Friday, compras navideñas, banquetes, borracheras de final de año y bacanales juveniles se han convertido en el sustituto actual de lo que fueron unas fiestas religiosas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris