Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Empresas

El chess coach: un entrenador personal para la mente cada vez más demandado, por Alberto Chueca

Comunicae
lunes, 3 de mayo de 2021, 14:15 h (CET)
Hoy en día no es extraño que las personas dispongan de la ayuda de un entrenador personal para ayudarlas a mejorar a nivel físico. De igual modo, un chess coach, o entrenador de ajedrez, estimula todo el potencial intelectual de una persona para que esta pueda desarrollarlo al máximo mientras aprende a jugar al ajedrez

Del mismo modo en que no todos los que acuden a un gimnasio o desde casa cuentan con la asesoría de un entrenador personal, lo hacen para dedicarse de forma profesional a un deporte concreto, quienes se ponen en manos de un entrenador de ajedrez piensan en convertirse en campeones de este juego. Al menos así lo afirma Alberto Chueca, maestro internacional que ha visto como la demanda de sus servicios como entrenador de ajedrez ha crecido en los últimos tiempos.


En muchas ocasiones quienes buscan un chess coach lo hacen porque son conscientes de los beneficios que aporta el ajedrez a quienes lo practican: mejora las capacidades estratégicas, la memoria, la resiliencia, capacidad de análisis y síntesis, la creatividad, la empatía… en todas las etapas de la vida es posible sacar provecho de un entrenamiento en ajedrez, y si bien es posible jugar por diversión, un entrenamiento con un profesional es el que permite realmente sacar a la luz todo el potencial de cada persona.


El ajedrez está viviendo una nueva época dorada, ya que cada vez son más las personas que se han interesado por este antiguo juego de estrategia. Si bien en los últimos años ya se venía notando esta tendencia, el hecho de que debido a la pandemia la gente se haya visto obligada a pasar cada vez más tiempo en casa y la facilidad con la que se pueden encontrar a contrincantes de un nivel similar a través de internet, o incluso jugar contra IAs, pueden ser factores determinantes para que el boom por el ajedrez se haya disparado en este último año.


Pero sin duda ha sido la serie de Netflix ‘Gambito de dama’ la que ha servido de reclamo para nuevos jugadores, y sobre todo, jugadoras. Cada vez son más las mujeres interesadas en aprender a jugar al ajedrez, afirma Alberto Chueca, y además, actualmente ya existen referentes. Sin embargo, la brecha existente entre mujeres y hombres federados en España sigue siendo importante. En 2020 la FEDA contaba con 25.416 fichas masculinas, mientras que solo había 2680 mujeres federadas.


A pesar de estas cifras, hay que recordar que no es necesario tener una ficha para jugar, esta solo es necesaria para los torneos oficiales, y muchos de ellos se cancelaron a causa del coronavirus, por lo que muchas personas están practicando y mejorando en sus casas sin estar federadas. En ese sentido hay una ventana abierta al optimismo, ya que lo importante no es participar en torneos, sino practicar para mejorar y optimizar el potencial intelectual, psicológico y emocional que puede trabajarse a través del entrenamiento en ajedrez y que cada vez más personas están entendiendo que es altamente beneficioso para ellas.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Curso Genius Opiniones: "Dificultad de los universitarios para acabar la carrera a tiempo"

Alfombra Clara o Alfombra Oscura: como elegir y acertar, según Alfombras Susana

Mañana comienza el clasificatorio europeo para el Campeonato de TFT: Juicio final

Schaeffler refuerza su negocio de servicios en la división industrial

AleaSoft: Máximos históricos de producción solar fotovoltaica

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris