Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El segmento de plata   Elecciones   Enfrentamientos   Política   Redes Sociales  

Estamos bombardeados de mensajes por los medios y las redes sociales

No podemos volver a las dos Españas enfrentadas ante cualquier tipo de comicios, encuestas o declaraciones
Manuel Montes Cleries
jueves, 29 de abril de 2021, 15:15 h (CET)

Los pertenecientes al “segmento de plata” hemos vivido una primera etapa, hasta que llegó la transición, en la que parecíamos vivir en una especie de limbo vacío de filiación o compromiso político.


Los años setenta del pasado siglo despertaron en nosotros la inquietud política y el desarrollo de un determinado tipo de ideología. Aquello nos permitió vivir una etapa en la que en el partido de la vida, unos eran zurdos, otros diestros; unos estaban en la defensa y otros en el ataque. Pero todos luchábamos por el olvido de circunstancias muy lejanas y el paso a una democracia y prosperidad que nos permitiera vivir a todos juntos y en armonía.


En la etapa actual los prebostes se han empeñado, y creo que conseguido, convertirnos de políticos (“La palabra política viene del griego polis =ciudad. ... Así llamaban los griegos a la "Teoría de la Polis" (ciudad). También esta íntimamente ligada a la paideia es decir "La Educación") en politizados; para mí, sinónimo de manejados.


Están volviendo a generar odio y división. Las dos Españas cada vez más enfrentadas. Se han vuelto a recuperar frases agresivas tales como rojos o fascistas; esgrimir el “prietas las filas” o el “no pasaran”. Un espectáculo lamentable e impropio del siglo XXI.


Y ¡para que hablar de las redes sociales! Yo solo uso Facebook y  varios grupos de WhatsApp. En alguno que administro he determinado excluir cualquier tipo de entrada descalificante u ofensiva. Las redes se llenan de “gracietas”, “memes” y fotos trucadas llenas de odio y mala leche. He decidido no abrir ni uno a fin de no envenenarme ni dar pie a su proliferación.


Bastante tenemos con lo que tenemos. No podemos volver a las dos Españas enfrentadas ante cualquier tipo de comicios, encuestas o declaraciones. Ya está bien de negar el pan y la sal a aquel cuyas ideas no coinciden con las nuestras. Ya está bien de ver la mota en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio.


Estoy convencido que la gran mayoría del pueblo español piensa como yo. Estamos cansados de odiarnos y recriminarnos cosas. Queremos mirar hacia adelante y librarnos de las lacras educacionales, laborales y sanitarias que padecemos. Por favor, no las utilicemos como arma arrojadiza de los unos contra los otros.


Vamos a llevarnos bien. Votemos a quién nos apetezca y lo que nos salga de las narices. Especialmente estemos atentos del que se preocupa más del hacer que del ser. O el que reconoce sus errores. He dicho.


Segmentoo1

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Presupuestos, a pesar de todo

No se puede dejar pasar esta ocasión como algunos quieren hacer con la excusa que son unos presupuestos autonomistas. Sí, lo son, pero no hay posibilidad de otros

Los insaciables

España se encuentra a punto de entrar en cualquier momento en la UPCS (Unidad de perjudicados por el comunismo y el separatismo)

​Mundo vacío

El exceso de comunicación e información no es algo positivo en sí mismo, porque dispersa la atención e impide o dificulta el centrarse en lo valioso

​Un gobierno que no asume sus responsabilidades, ¿de qué sirve?

Cuando le conviene, delega lo que no puede delegar, y cuando piensa que le va a favorecer, se acuerda de que puede imponer su criterio absoluto

​La asignatura pendiente

Domingo Martínez Madrid, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris