Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El segmento de plata   Elecciones   Enfrentamientos   Política   Redes Sociales  

Estamos bombardeados de mensajes por los medios y las redes sociales

No podemos volver a las dos Españas enfrentadas ante cualquier tipo de comicios, encuestas o declaraciones
Manuel Montes Cleries
jueves, 29 de abril de 2021, 15:15 h (CET)

Los pertenecientes al “segmento de plata” hemos vivido una primera etapa, hasta que llegó la transición, en la que parecíamos vivir en una especie de limbo vacío de filiación o compromiso político.


Los años setenta del pasado siglo despertaron en nosotros la inquietud política y el desarrollo de un determinado tipo de ideología. Aquello nos permitió vivir una etapa en la que en el partido de la vida, unos eran zurdos, otros diestros; unos estaban en la defensa y otros en el ataque. Pero todos luchábamos por el olvido de circunstancias muy lejanas y el paso a una democracia y prosperidad que nos permitiera vivir a todos juntos y en armonía.


En la etapa actual los prebostes se han empeñado, y creo que conseguido, convertirnos de políticos (“La palabra política viene del griego polis =ciudad. ... Así llamaban los griegos a la "Teoría de la Polis" (ciudad). También esta íntimamente ligada a la paideia es decir "La Educación") en politizados; para mí, sinónimo de manejados.


Están volviendo a generar odio y división. Las dos Españas cada vez más enfrentadas. Se han vuelto a recuperar frases agresivas tales como rojos o fascistas; esgrimir el “prietas las filas” o el “no pasaran”. Un espectáculo lamentable e impropio del siglo XXI.


Y ¡para que hablar de las redes sociales! Yo solo uso Facebook y  varios grupos de WhatsApp. En alguno que administro he determinado excluir cualquier tipo de entrada descalificante u ofensiva. Las redes se llenan de “gracietas”, “memes” y fotos trucadas llenas de odio y mala leche. He decidido no abrir ni uno a fin de no envenenarme ni dar pie a su proliferación.


Bastante tenemos con lo que tenemos. No podemos volver a las dos Españas enfrentadas ante cualquier tipo de comicios, encuestas o declaraciones. Ya está bien de negar el pan y la sal a aquel cuyas ideas no coinciden con las nuestras. Ya está bien de ver la mota en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio.


Estoy convencido que la gran mayoría del pueblo español piensa como yo. Estamos cansados de odiarnos y recriminarnos cosas. Queremos mirar hacia adelante y librarnos de las lacras educacionales, laborales y sanitarias que padecemos. Por favor, no las utilicemos como arma arrojadiza de los unos contra los otros.


Vamos a llevarnos bien. Votemos a quién nos apetezca y lo que nos salga de las narices. Especialmente estemos atentos del que se preocupa más del hacer que del ser. O el que reconoce sus errores. He dicho.


Segmentoo1

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Ayer estuvimos en Colón

Medianías intelectuales y políticos de precio barato han decidido que las academias nacionales de Lengua e Historia son bazofia del pasado

Recorrido vital

Sin contar con los ciudadanos no hay ciudadanía que valga, ni gobernantes leales

​Las distinciones de Andalucía

La diferencia entre la Medalla de Andalucía y la Bandera de Andalucía radica en que la primera es de carácter autonómico y la segunda provincial

Vio Dios que el mundo era bueno y nos creó libres

El gran atributo de la libertad que se nos regaló cada vez lo usamos peor

​Brutal patada de Íñigo Errejón

La ciudadanía ya está harta y debe plantearse en serio acabar con este tipo de vándalos que se cubren con la piel de ‘padres de la patria’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris