Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La buena noticia   voluntariado   COVID  

La soledad

Este es el mal endémico de nuestra época que más hace sufrir a la humanidad
Manuel Montes Cleries
lunes, 14 de diciembre de 2020, 12:33 h (CET)

Aunque los cerebros pensantes de nuestro país no se caracterizan especialmente por su sensibilidad, se están planteando el permitir la presencia de “allegados” durante estas navidades en los domicilios de aquellos que no cuentan con familiares dispuestos a acompañarlos, o que, directamente, renunciaron a la institución familiar cada día más en desuso.

Tengo cierta experiencia en este tema debido a mi trabajo como orientador en el teléfono de la esperanza. Las estadísticas nos dicen que el mayor porcentaje de las llamadas basan su contenido en “estado de soledad o incomunicación”.

Supongo que estarán al corriente de la cantidad de personas que viven solas. Unas veces de una forma voluntaria y, la mayoría, por encontrarse en una situación impuesta por las circunstancias.

Mi buena noticia de hoy se basa en que las personas buenas, que hay muchas, han observado esta realidad y están tomando medidas para remitirla en lo posible. Hay grupos de voluntarios que están conectado con personas solitarias (especialmente mayores) y les acompañan telefónicamente o en visitas personales.

Hace años que vengo intentando implicar a los jóvenes en la “adopción” de abuelos o de abuelas. De hecho así lo vienen haciendo los pertenecientes a la fundación Harena, una ONG que se preocupa de este colectivo con su proyecto Soledad 0.

Por otra parte el Teléfono de la Esperanza, con el que me honro en colaborar, sigue realizando su labor los 365 días del año en un servicio permanente de 24 horas. Puedo hablarles de experiencias muy enriquecedoras vividas por los llamantes y los receptores. El secreto profesional me impide comentarles las mismas, pero precisamente he tenido este fin de semana, en la que estuve como orientador, una llamada de un hombre que lleva muchos años solo y se ha sentido muy feliz de que alguien le escuchara durante un cuarto de hora al otro lado del teléfono. Esta llamada me hizo recordar la frase de Víctor Hugo: No es la soledad lo que espanta, sino las voces que la pueblan”. Llenémoslas de voces amigas.

Por lo tanto les animo a ser “allegados” de aquellos que se encontrarán solos en los próximos días. Una simple llamada puede encender una lucecita en el corazón de aquel que no tiene con quien compartir la Navidad. Vosotros podéis ser una buena noticia para alguien.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La traición, perfectamente urdida por Sánchez contra España, se consuma

¿Lo útil, práctico, lo que mejor convenga o lo de interés para el Gobierno, por encima de la Ley, de la Constitución y del Estado de derecho?

El demonio tiene un papel activo en nuestras vidas

Aunque él trate de hacernos el mal, Dios puede sacar bien de este mismo mal si nosotros queremos

Se puede confiar

Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala, es el silencio de la gente buena. Mahatma Gandhi

Luis Héctor Epul, pulmón de la vida cultural marplatense

Hay tanta poesía en mis pulmones que mis respiraciones finales serán un poema y mi último suspiro un verso...

Nefasto Plan de Empleo comunista

No podrán contratar trabajadores temporales sino indefinidos, tal y como reza el texto de la próxima normativa de empleo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris