Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Cultura
Etiquetas:   Costumbres   Braseros   Calefacción  

Braseros de picón y calefacciones al aire libre

Las calefacciones al aire libre los rescatan, los introducen en mesas camillas más cuadradas, los llevan a la calle de fiesta y merendola
Nieves Fernández
miércoles, 25 de noviembre de 2020, 11:46 h (CET)

La maestra de invierno llegaba a clase y pedía a una alumna colaboradora que se adelantase unos minutos para encender el brasero de picón. Cuando el resto de las niñas llegábamos con las manos frías, ya olía a humo esparcido en el patio de recreo por el viejo cartón y la paciencia. Las brasas llamaban nuestra atención y el brasero con su alambrera, llevado por las asas, pasaba a colocarse bajo los pies de la profesora, hasta que se agotaba la tarea, la mañana y la tarde o el picón.


En casa, el brasero hacía más o menos lo mismo, si no había leña en la chimenea. A menudo, las abuelas te avisaban del peligro que había en la mesa camilla, por si te dormías a su calor. La badila la movían con esmero y sapiencia y duraba en la noche, en la velada de costura, punto o bordado.


Luego los braseros abandonaron el picón y se sirvieron del cable para seguir advirtiendo de su peligro de comedor y gabinete. Más de un incendio doméstico se cobraron y más de una desgraciada desaparición por culpa del anhídrido carbónico. Fue el momento en que los sacos de picón y los piconeros pasaron a la historia, también el lugar donde se almacenaba el negro combustible del picón en cada despensa.


Ahora, las calefacciones al aire libre los rescatan, los introducen en mesas camillas más cuadradas, los llevan a la calle de fiesta y merendola, los dejan al cuidado de camareros que nos recuerdan a las alumnas niñas de hace décadas. Vuelve el picón y el dicho popular de que si tienes los pies calientes, el resto del cuerpo también está caliente.


En el campo, donde las temperaturas bajan con gana el termómetro, en época de aceituna se acostumbraba a llevar de oliva a oliva un cubo con brasas colgado del brazo, como un brasero alto, para que las manos perdieran el entumecimiento del duro campo castellano.


Otras estufas a modo de columnas calientes hace tiempo que tomaron las calles y la hostelería, sobre todo cuando otras prohibiciones, no pandémicas, pero sí de protección ciudadana como el tabaco, se generalizaron en el interior de bares y restaurantes. Con el frío reinante no siempre agradecemos el calor más caro y moderno, aunque ahora parece que el picón por ofrecer mejor precio, estará más usado.


Las aulas de ahora siguen siendo frías, por las normas de abrir durante quince minutos las ventanas a cada hora, por la recomendación de ventilar por miedo al Covid, y porque una buena calefacción se despide por la ventana. Los alumnos ataviados con abrigos en los hombros o encima de las piernas, o con grandes bufandas y pañoletas, intentan seguir los detalles de las clases, los profesores nos movemos de la mesa a la pizarra para no caer en el desánimo y muchos echamos de menos un buen brasero recién encendido de picón.

Comentarios
Escriba su opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

María Piña recibe el Premio César Vallejo a la Excelencia Literaria 2022

Estos galardones reconocen a las figuras más destacadas del año en diferentes modalidades con excelencia

El séptimo sello de Ingmar Bergman desde el punto de vista ajedrecístico

En el intento de hacer una conexión entre el yo existencialista y el yo de Descartes y Kant

La Biblioteca del Reina Sofía ofrece una exposición sobre el arte español en la transición a través del archivo de la Galería Juana Mordó

La muestra podrá visitarse hasta el próximo 14 de octubre

El ceramista castellonense Ángel Igual diseñará un mural que conmemora el reconocimiento de Manises como Ciudad Creativa por la UNESCO

El proyecto se elaborará durante los días 16 y 17 de julio y en él participarán ceramistas de Manises y otras ciudades

​El Cermi ofrece apoyo a Patrimonio Nacional para que la Galería de Colecciones Reales sea accesible para las personas con discapacidad

"Pondrá al alcance de la ciudadanía española los tesoros artísticos que la Monarquía española ha acumulado durante siglos”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris