Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Biblia   Corrupción   Teología  

El virus que corrompe a las naciones

¿Existe vacuna contra el virus de la corrupción?
Octavi Pereña
martes, 10 de noviembre de 2020, 11:06 h (CET)

Antonio Muñoz Molina finaliza su escrito La otra pandemia así: “No sé, sinceramente qué podemos hacer los ciudadanos normales, los no contagiados de odio, los que quisiéramos ver la vida política regida por los mismos principios de pragmatismo y concordia por los que casi todo el mundo se guía en la vida diaria. Nos ponemos la mascarilla, guardamos distancias, salimos poco, nos lavamos las manos, hacemos nuestro trabajo lo mejor que podemos. Si no hacemos algo más esta gente (los políticos) va a hundirnos a todos”.

El autor del escrito que menciono creo que hace una crítica muy sensata de la situación política, sanitaria y educativa actual. Termina su realista escrito manifestando su impotencia ante la caótica situación actual que se desborda provocando que tanto la clase política y la ciudadana anden a tientas para no darse cabezazos contra un muro.

“A cada momento”, dice Antonio Muñoz, “la política española se va volviendo más y más tóxica que el virus de la pandemia. El aumento de los contagios y las muertes los hemos visto agravados por el espectáculo cochambroso de la discordia política, de la ineficacia aliada al sectarismo de la irresponsabilidad frívola que poco a poco va mutando en negligencia criminal. La política española es tan destructiva como el virus. Contra el virus llegará la vacuna e irán mejorando los tratamientos paliativos, contra el veneno español de la baja política no parece que haya remedio”. La situación actual, política, social y económica de España la describe muy bien Antonio Muñoz al decir “si no hacemos algo más esa gente va a hundirnos a todos”.

Antonio Muñoz ve así el panorama español: “El buen gobierno, la justicia social, necesitan lo primero de todo de una administración honesta y eficiente. Las mejores intenciones naufragan en la nada o en el despropósito si no hay estructuras eficaces y flexibles y funcionarios capaces que las mantienen en marcha”.

Se dice de Diógenes, el filósofo griego que iba por la calle a pleno sol llevando un candil encendido. Alejandro el Grande que lo vio, se extraña de este comportamiento tan peculiar. Se le acerca y le dice: “¿Por qué vas por la calle con un candil encendido?” La respuesta que le da el sabio es “Busco un hombre”. Esta respuesta pone de relieve que en siglo IV a.C. ya tambaleaban las estructuras políticas. Bamboleaban anteriormente y seguirán haciéndolo en el futuro. El hombre en su condición de ser caído ha perdido la noción de qué es la justicia y se comporta de manera totalmente opuesta a la Ley de Dios.

“La justicia” (resumiendo consiste en comportarse a la manera de Dios),”enaltece a la nación, pero el pecado es el oprobio de los pueblos” (Proverbios 14: 34). La Biblia nos habla de personas justas. Estas personas no son seres perfectos. Son hombres y mujeres cuyos pecados han sido perdonados y lavados por la sangre de Jesús derramada en la cruz y que por la fe en su Nombre se han convertido en personas nuevas. No son perfectos. Han nacido de nuevo por el Espíritu Santo cuya presencia los impulsa a abandonar el comportamiento injusto que los dominaba antes de la conversión a Cristo. Se sienten motivados a hacer aquello que le place al Dios totalmente justo.

Yendo por la calle a plena luz del sol no van a encontrarse con ningún hombre ni con ninguna mujer que arregle el desbarajuste social que nos lleva a la miseria. Los cristianos tienen que salir a la calle no a buscar personas justas que nos saquen del lodazal en que estamos metidos, sino proclamando el Evangelio de Jesús que es la luz del mundo. Cada persona que cree en Jesús, resplandece en su corazón la luz de Dios, resplandor que le hace ver lo que realmente es. Este conocimiento con la ayuda del Espíritu Santo facilita abandonar lo que se era antes de la conversión a Cristo e impulsa a vivir la ética de la Ley de Dios. Estos son los hombres y mujeres que nos ayudarán a salir del peligro en que nos encontramos si se cree el mensaje de la Biblia de la cual son heraldos.

Abandonar la política que es tanto o más destructiva que el Covid-19 en un mundo maldecido por Dios debido al pecado de Adán no se conseguirá ni que toda la humanidad estuviese formada por personas verdaderamente convertidas a Jesús. Que mejoraría mucho la condición en que nos encontramos, evidentemente. Pero una sociedad que reuniese esta condición no sería la ideal porque la justicia no brillaría en todo su esplendor.

Si una cosa tenemos que aprender de la Historia es que las naciones, los imperios, nacen y la corrupción los destruye. Los nacionalismos exacerbados se envuelven con banderas para intentar esconder la corrupción que hay en ellos. El intento no funciona: “el pecado es el oprobio de los pueblos”.

Nabucodonosor rey de Babilonia vio en un sueño una estatua de grandes dimensiones de aspecto terrible. El profeta Daniel interpreta el significado de la descomunal imagen. A partir del imperio babilónico otros imperios nacerán y desaparecerán sucesivamente hasta el fin del tiempo: “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo, desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre. De la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano la cual desmenuzó (la estatua). El gran Dios ha mostrado al rey (Nabucodonosor) lo que ha de acontecer en lo porvenir, y el sueño es verdadero y fiel la interpretación” (Daniel 2: 1-45). Esta es la esperanza del cristiano: ser ciudadano del reino de Dios eterno en done la justicia resplandecerá en todo su esplendor y. “enjugará Dios toda lagrima de los ojos de ellos, y que no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor porque las primeras cosas pasaron” (las que ocurren en el mundo actual) (Apocalipsis 21: 4).

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Se prepara un golpe blando en Argentina?

La Administración Biden estaría seriamente preocupada por la creciente presencia de China y Rusia en el país a raíz del suministro de insumos médicos

Idiotez ambiental

​Alertemos hoy sobre las múltiples maneras de acrecentar la idiotez ambiental

​Pio Alfieri Hernández, símbolo de corrupción y tráfico de influencias en Paraguay

Corrupción, Impunidad y Tráfico de Influencias en un Hospital de Niños pobres de Paraguay en tiempo de Pandemia, Hospital pediátrico Niños de Acosta Ñu

​Ada Colau, el artífice del ensayo narco comunista en Barcelona

La Ciudad Condal, conejillo de indias del comunismo bolivariano, permitido, consentido y favorecido por el gobierno de la Nación

Una mirada al mundo

“Tenemos la oportunidad de crear juntos un futuro distinto y más ecuánime”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris