Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
Etiquetas:   Entrevista   Magia   Mago   COVID   Ilusionismo  

“La gente, aún con mascarilla y a dos metros de distancia, agradece tú espectáculo” Mag Stigman

Creía que nunca podría vivir de la magia, ahora lleva cinco años dedicado exclusivamente a ella y ya no quiere bajarse de su forma de trabajar
Teresa Berengueras
@berealsina
martes, 10 de noviembre de 2020, 10:03 h (CET)

El mago Stigman es un hombre joven que desde pequeño ama el teatro, la danza y la magia, cuando la descubrió en el diminuto teatro de “El Llantiol”, situado en el casco antiguo de Barcelona, empezó a introducir en su vida la magia para mezclarla con la música y creó sus propios espectáculos.

Creía que nunca podría vivir de la magia, ahora lleva cinco años dedicado exclusivamente a ella y ya no quiere bajarse de su forma de trabajar.

Ignasi Steegman, ha introducido en el mundo de la magia el baile, él no es un mago estático, un mago que se pasea con un sombrero copa por el espacio escénico, no sólo hace eso, hace más, hace magia y baila, hace malabares con magia y hace sus trucos bailando.

En esta larga entrevista explica claramente que ahora, en la vida del mago, lo menos importante es el truco, a estas alturas de la vida ya todos sabemos que los magos hacen trampas.

Hemos descubierto sus poderes para pasarlo bien con su espectáculo, en donde hay mucho más que trucos.

En esos momentos duros, en que la cultura, el cine, el teatro, el mundo del espectáculo está en sus casas por orden de un virus que mata, La Covid-19, el Mag Stigman, hace magia a través de las redes.

Eso no significa que esté contento con las medidas sanitarias tomadas, todo el mundo está en contra del cierre total a la cultura, todo el mundo sabe que la cultura es segura, que los cines, los teatros, cuando abren, lo hacen con medidas sanitarias milimétricas, aforo reducido, aforo desinfectado, el público con mascarilla, a dos metros de distancias, con hidroalcoholico a la entrada, a la salida, toma de la temperatura.

En Catalunya al menos, y con los datos oficiales de que disponemos, no ha habido ningún caso de Covid de ninguna persona que haya ido a ver un espectáculo.

Stigman, explica en esta entrevista, que las personas que van al cine, al teatro, a la danza, a ver un espectáculo de magia, todas, sin excepciones, van muy concienciados de que han de ir como se señalan las autoridades sanitarias.

STIGMAN UN MAGO QUE BAILA


Usted se llama Ignasi Steegmann, ¿es ese su apellido o bien es su nombre artístico?
Mi padre nació en Barcelona pero mi abuelo era una mezcla entre alemán e inglés y este es mi apellido real.

Se lo pregunto porque muchos magos se cambian el nombre auténtico
En mi caso es real, es mi apellido, el que tengo en el DNI, aunque parezca un nombre artístico. Cuando era muy jovencito, al empezar, mucha gente me llamaba Mag Ignasi, pero un día un representante me dijo, ¿cómo puede ser que te llames Mag Ignasi teniendo el apellido que tienes?, y lo cambié.

¿Comenzó muy joven en el mundo de la magia?
Antes empecé a hacer teatro, también me gustaba mucho bailar, y mi madre me matriculó en la escuela “Memory” de Barcelona, en aquella época la llevaban Àngels Gonyalons y Ricard Reguant. Tuve algún problema a la hora de la matricula porque era muy pequeño, y al tener pocos chicos en la escuela, al final hicieron una excepción y entré. Hice teatro musical, me gustó muchísimo, representé dos espectáculos a nivel profesional y un día, con los compañeros de la escuela, fuimos a ver un espectáculo de magia y quedé flechado, aluciné tanto que dije que para mí sería muy interesante hacer magia y juntarla con todo lo que había aprendido haciendo musicales.

¿Dónde fueron a ver aquel espectáculo de magia?
A “Llantiol”, actualmente soy muy amigo, porque me gusta mucho todo el mundo del show, y hablo con Joan Gimeno, él fue uno de los artistas que trabajó años en el “Llantiol”, después de una larga carrera ahí y en otros escenarios, se fue a actuar en barcos de cruceros. Hago un programa en una televisión local de la “xarxa” (Redes) de televisiones locales de Catalunya, y Joan Gimeno es colaborador del programa, ahora está a punto de jubilarse, dejó los cruceros, y viene al programa a hablarnos de la historia del Paral-lel, hace una sección “vintage”, es en la televisión de Hospitalet de Llobregat.

¿En qué consiste su programa?
Habitualmente grabamos los martes en plató, hablamos de teatro, de cine, del mundo de la cultura. Joan Gimeno siempre me habla del “Llantiol”, de su dueño, Lluís, la época en la que comenzó este teatro no la pude vivir porque era muy pequeño, yo nací en el año 1984 y este teatro se abrió en el 1980, pero sí recuerdo ir a ver en el “Llantiol” un espectáculo de Àngel Llácer, cuando Àngel, todavía no era conocido, ni famoso, y esa noche también actuaba el Mag Lari

¿Los magos son superhombres?
No, somos artistas, actores que interpretamos a un súper hombre en todo caso, en mi caso, soy una persona que con buen rollo hace magia y va ilusionando y generando buena energía en el público.

David Copperfield, hacía desaparecer la edificios, en una entrevista que le hice me dijo “puedo hacer desaparecer la Torre Eiffel, pero no para siempre, solo durante un momento mágico”, ¿usted, exactamente qué hace?
Soy generalista, en los espectáculos que represento en teatros hago grandes ilusiones, no como David Copperfield, porque Copperfield, en su momento, tenía un presupuesto brutal, aún está en activo, ahora ha parado por el tema de la Covid-19, él hacía dos funciones al día en Las Vegas. Mi espectáculo es familiar y para todos los públicos y hago un poco de todo, grandes ilusiones, magia general, que es la magia que se hace con cuerdas, con objetos de la vida cotidiana, como, por ejemplo, haciendo servir los móviles, tabletas, redes sociales. Mi característica, mi hecho diferencial, es que lo hago bailando, soy el único mago que bailo, a la mayoría de magos no les gusta bailar, suelen ser muy estáticos, muy elegantes, pero no les gusta bailar, en mi caso, lo hago todo con coreografías y a ritmo de música, y también incluyo malabares.

¿Su espectáculo, es el “West Side Story” de la magia?
Podríamos decirlo así, aquí no hay historia pero si hay participación del público, los magos, a diferencia de un espectáculo como “West Side Story”, no tenemos cuarta pared, todo el rato estamos interactuando con el público, en cambio, en los musicales, ves la historia y la cuarta pared existe, la diferencia es que en mi espectáculo no hay historia pero si contacto con el público, y en mi caso hago que la gente interactúe. Al final del espectáculo les hago bailar, y lo vivimos como si fuera una fiesta.

Mag stigman 03


¿Puede hacer este espectáculo ahora en tiempos de Covid?
Sí, me lo están pidiendo muchísimo, la única cosa que no se puede hacer ahora es que la gente se mueva, cada persona tiene que estar en su silla y con distancia de seguridad, con la mascarilla, por supuesto.

¿Cómo es ahora la interactuación con el público?

Ahora lo que no podemos hacer es que los niños suban al escenario, tienen que estar sentados en su silla y tampoco podemos soplar, antes, los magos, decíamos a la gente: “soplen bien fuerte”, pues ahora, ya no podemos, a causa del virus, nadie sopla, ni nosotros, ni el público,

¿En las actuales circunstancias ha tenido que cambiar mucho su espectáculo?

Lo hemos tenido que reestructurar totalmente, afortunadamente como la magia tiene muchos recursos, el público no sabe los cambios que hemos introducido.

¿Por qué la magia desprende buena sintonía con los espectadores?
Hay mentalistas que no siempre dan esa sensación, y están dentro del mundo de la magia porque usan los mismos trucos que nosotros, Anthony Blake, por ejemplo, tiene mala leche y mal rollo pero él dice que es mago, pero tanto Tamariz, como Lari, como el Mag Andreu, yo mismo y tantos otros, hacemos servir la magia como un instrumento para generar bueno rollo, es decir no sólo hacemos magia el ciento por ciento, de hecho la magia, sólo hacer magia, es aburrida, pero como le ponemos humor, le ponemos música, es un arte escénico que se utiliza y se nutre de otras artes y eso hace que genere muy buen rollo porque llega a todos los sentidos. Cuando haces una gran ilusión, por ejemplo, es la música la que te da ese buen rollo conjuntamente con la parte visual y con el ambiente que se está generando y todos esos factores, ayudan a crear esa sensación de bienestar y de pasarlo bien. Y la gente sale diciéndolo al final de los espectáculos, aún con mascarilla, y el resto de medidas que han tomado antes de entrar al teatro, el público agradece este tipo de espectáculos, y te da las gracias a los dos metros de distancia preceptivos. Por un rato han olvidado toda la presión que están viviendo. Tal vez sólo con magia creo que no llegaríamos al público, pero el humor, la música, el baile y la participación creamos un espectáculo muy completo que genera buenas vibraciones. .

¿Se ha encontrado con alguna persona que le haya dicho que venía a ver su espectáculo para conocer sus trucos?
Sí, pero esa situación es horrible y mucho peor para ellos. A mí mientras paguen la entrada al teatro me da igual. Afortunadamente la magia ha cambiado mucho en los últimos años. Hemos vivido una evolución muy grande desde el Mag Andreu hasta ahora. Antes la gente tenía la duda de saber si el mago tenía poderes realmente o si era un artista que les estaba engañando con la única finalidad de entretener al público, hoy esta duda ya no existe, todo el mundo sabe que los magos hacemos trampas y el tema está en que no somos súper hombres. No puedo adivinar el número de la lotería, pero sí que puedo hacer, durante unos segundos, que la gente piense que la magia existe. Un mago es un actor que interpreta el papel de un mago, todo el mundo sabe que la magia no es verdad, la magia es una ilusión, el mago hará un truco para generar entretenimiento. La mayoría de gente que viene a verme, viene a pasarlo bien, también es cierto que un porcentaje muy pequeño, entre un 5 o un 10 por cien, principalmente hombres con profesiones liberales, vienen a buscar la trampa, y la realidad es que no se lo pasan bien, acaban sin descubrir nada porque llevamos muchos años haciendo magia y es difícil pillar los trucos, salen frustrados y con mal rollo, afortunadamente cada vez hay menos personas así.

Mag stigman 02


¿Qué le motivó a estudiar Psicología?

Ya había hecho espectáculos de magia y había estudiado teatro, pero quería estudiar una carrera, me gustaba mucho Filosofía, pero vi que la Psicología era ideal porque la magia la utiliza mucho para hacer trampas, para engañar al espectador hacemos servir los procesos psicológicos la percepción, la memoria, la tensión. Todos esos procesos están involucrados cuando se hace un efecto de magia

La Covid está creando muchos problemas psicológicos, ¿ha visto que el público, a causa de este virus, haya cambiado?
Lo que veo es que la gente necesita más que nunca ir a ver espectáculos, necesita buen rollo, tenemos unos meses en que nos hemos sentido muy agobiados, estamos muy tocados, nadie podía imaginar que esto iría de la forma que está yendo, y la gente necesita magia en sus vidas, digo magia pero quiero también decir que necesita teatro, necesita cultura, ahora mismo es una necesidad que la gente quiere y aplaude, también porque los espectáculos tienen un componente de unión social, los humanos, somos animales sociales, y necesitan tener contacto con los demás. Todas las restricciones que nos está imponiendo este maldecido virus hacen que la comunicación sea más difícil y necesitamos este sentimiento de comunidad de grupo que se tiene cuando estás en un teatro. Veo que la gente lo necesita mucho porque el agradecimiento final es brutal en estos momentos.

¿Pudo trabajar durante el confinamiento?
En noviembre del 2019 estrené el espectáculo “El circ dels impossibles” (“El circo de los imposible”), en el que se aúnan la magia y el circo. En el mismo interviene también una actriz que al tiempo es la regidora, es la que se mete en las cajas y aparece y desaparece, baila conmigo en el escenario y durante todo el espectáculo hace intervenciones y hasta en uno de los momentos hace magia, aunque no es maga, es actriz. Teníamos muchos bolos e incluso nos habían seleccionado para acudir a un festival, pero con la Covid se cayó todo y no sabemos lo que pasará. Padres y madres a los que a sus hijos les gusta la magia me pidieron que hiciera algo para tenerlos entretenidos, y he estado haciendo lo que he llamado “Confinamiento con magia”, cada semana colgaba videos en mis redes sociales, haciendo trucos de magia para los niños que estaban en casa confinados que no podían salir, también he estado colaborando con el programa “Catakrac” que hacen en BTV (Barcelona Televisió) y allí todas las semanas les he enseñado a hacer un pequeño truco de magia, muy básico.

Es decir, teletrabajaba
Si, y la última cosa que ya no me esperaba en mi vida es que me llamaron de una empresa y me pidieron un espectáculo virtual de magia y lo hice, y después me llamaron de una escuela, y después de otra escuela, por lo tanto, he hecho espectáculos virtuales, videos con magia, una sección de magia en BTV, seguí haciendo el programa de tv por la “Xarxa” (Redes) de televisiones locales, lo hemos seguido haciendo desde casa y de esta forma he podido ir repartiendo magia que es lo que a mí me gusta, la magia, de todas maneras, se tiene que vivir en directo.

¿Es muy duro el confinamiento en el mundo de la cultura?

Es horrible, en menos de 24 horas puedes recibir la información de que no puedes hacer un espectáculo para después dar el ok, se han anulado muchos bolos, muchas actuaciones y, la verdad, no tiene ningún sentido hacerlo porque la cultura es segura, la gente, cuando va al teatro se le toma la temperatura, hay un registro de datos de quién ha venido a ver el espectáculo, todo el mundo lleva máscara y si alguien no la lleva se le pide que se la ponga, hay la distancia adecuada, los teatros han reducido el número entradas, hay gel hidroalcohólico y no entiendo por qué esto no se entiende, cuesta mucho que se comprenda esta situación.

¿Cómo es el público que acude a un teatro?
La gente cuando viene al teatro es súper cívica, está súper preparada, muy bien informada, hay un porcentaje de gente que no es responsable, sale por las noches, pasa de todo, seguro que hay este tipo de personas, pienso que son pocas, pero la gente que va al teatro a las siete/ocho de la tarde, que paga una entrada para ver un espectáculo, son familias, es gente que están muy concienciados y la única cosa que quieren es pasar un buen rato, al principio me enfadé mucho al ver que no entendían el que se pudiera ir al teatro, o al cine, ahora me estoy aguantando y poco más puedo hacer.

MAG STIGMAN ACTUANDO EN TIEMPOS DE PANDEMIA


¿Ha trabajado con niños con dificultades?

Si, cuando acabé la carrera de Psicología, y ya hacía magia, empecé a trabajar en una escuela, me especialicé en Psicología escolar, y en la escuela en la que trabajaba lo hacía con niños que tenían trastornos de Asperger , autistas y trastornos del aprendizaje, como dislexia, cuando empecé con ellos me di cuenta que la magia era una herramienta brutal, lo supe poco a poco, no de la noche al día, hice pruebas estando con ellos y en lugar de hacerles terapia, como se hace habitualmente, les enseñé a hacer magia y participaban muchísimo. Estos niños todos los problemas que tienen es la falta de empatía, con ellos el psicólogo, o el psico educador lo que tiene que hacer es trabajar la empatía, colocarse en lugar del otro, y comprenderlos y, claro, para hacer magia es súper importante trabajar la empatía porque tienes que ponerte en el lugar del espectador y comprender que es lo que está mirando, que es lo que está viendo, que es lo que está haciendo y me di cuenta que la magia es un instrumento educativo brutal, aparte de que es motivador, porque a ellos les gusta mucho y también tiene la vertiente de que puedes trabajar muchas cosas, como la Matemagia, donde hacen servir las matemáticas para hacer magia, la gente aprende las dos cosas, matemáticas y magia, esto lo hacemos en los Institutos de enseñanza para demostrar principalmente que las matemáticas son importantes, los magos hacemos servir mucho las matemáticas, por ejemplo, Juan Tamariz, cuando hace un juego de cartas hay un componente matemático muy importante, esto de la Matemagia no me lo he inventado yo, hay un profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Fernando Blasco, que ha escrito un libro sobre este tema Yo hago servir herramientas para enseñar a los niños a aprender cálculo mental, a aprender cómo utilizar los números, cómo usar las cantidades.

A estos niños con los que usted trabajó, ¿qué les interesó más la magia como magia o aprender a hacer magia?
Las dos cosas, pero principalmente querían aprender a hacer magia, porque después, para mí era la parte más importante, cuando llegaban a casa le podían hacer a su familia un efecto de magia, eren efectos muy fáciles y sencillos, pero ellos, al hacerlos ante la familia tenían su momento de protagonismo, era como decir a los suyos: “yo también valgo”. De esta experiencia nació la idea de un curso que doy en la Blanquerna, en Universitat Ramon Llull, llamado “La magia como instrumento educativo”, mayormente acuden maestros, el objetivo no es aprender a hacer magia sino aprender a hacer servir la magia como una herramienta educativa para sus alumnos.

A usted se le comenzó a conocer más después de una actuación en la sala Luz de Gas de Barcelona, ¿es cierto?
Sí, al dueño de la sala, Fede Sardà, le gusta mucho hacer magia y yo fui una de las personas que le enseñó a practicarla. Me ha ayudado muchísimo y le tengo mucho cariño, le encanta la magia, cuando íbamos a comer juntos no paraba de hacerles juegos de magia a los camareros, y éstos estaban encantados, ahora ya no podemos hacerlo, todo está cerrado, maldito virus. Tenemos mucha amistad, fue uno de mis primeros padrinos, me dijo que fuera a actuar a Luz de Gas y allí fue donde empecé profesionalmente.

¿Quiere ser siempre mago?

Me encantaría dedicarme siempre al mundo del espectáculo, me gusta la Psicología, pero mi pasión y lo que más me gusta es hacer magia, hacer espectáculos, me encanta que la gente se lo pase bien. Estaba convencido que no podría vivir de la magia por eso estudié una carrera, pero ahora, que ya estoy acostumbrado a este oficio y hacer horas de carretera para hacer bolos, por mi estaría toda la vida así.

¿En sus comienzos había algún mago que le llamaba la atención?
Me gustaba mucho el Mag Andreu, también el Mag Lari, los admiro mucho, y admiro a mucha gente que no son del mundo de la magia, pero que me inspiran mucho, como por ejemplo Hugh Jackman, soy súper fan, hace una espectáculo en el que canta canciones de musicales y en varios momentos del mismo hace trucos de magia, desaparece, vuelve a aparecer, me gusta mucho este tipo de show, la magia ha evolucionado mucho y ahora el truco es lo de menos, todo el mundo sabe que hay truco, luego hay que nutrir el show con otras artes, con otras técnicas, que hacen que la magia sea más bonita, más potente.

¿Sin truco habría magia?
Sí, porque hay la magia de la vida.

Pero la vida a veces es muy dura
Sí, pero está la magia de las personas, en eso soy positivo, la magia más importante de todas es la magia de las personas, la magia de la conexión, que es lo que se crea realmente en un teatro, al final da lo mismo el truco, lo importante es que nos conectemos entre nosotros, entre el público y el artista, a mí me han pasado cosas increíbles gracias a la magia, conexiones con personas que me han conocido y han pasado los años y me han recomendado o, por ejemplo, cuando conocí a Fede Sardá, cosas que son increíbles y que para mi forman parte de la magia de la vida. El truco de magia es el que me sirve para hablar para abrir el contacto con las personas pero después pasan cosas.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Tarot de Patty – vidente Patty y Tarotista buena en Madrid sin gabinete y particular

​¿Qué tipos de preguntas y problemas puedes aclarar o resolver al momento de consultar el oráculo?

Los cursos online crecen con la pandemia

Aprender y potenciar idiomas, los cursos de diseño gráfico, descargar AutoCAD y hacer algún curso, formaciones en Excel, en marketing…

Una sola visita a Menorca es insuficiente para disfrutar todas sus maravillas

​Es tanto lo que ​Menorca tiene para ofrecer, que un solo viaje a este paradisíaco lugar es insuficiente

Cogollos de marihuana legales a domicilio

Porque no todo el cannabis tiene los efectos que muchos imaginan

Tarot de Cristina Tomás – Vidente Cristina y tarotista muy buena real y fiable por teléfono

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris