Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Francia   Macron  

Las discrepancias en la indignación de los países musulmanes contra Francia

​Los musulmanes deben permanecer abiertos al diálogo libre con los no musulmanes y deben abordar las preocupaciones de estos últimos
Niranjan Marjani
@@NiranjanMarjani
lunes, 2 de noviembre de 2020, 10:02 h (CET)

Las declaraciones del presidente francés Emmanuel Macron sobre el islam han enfurecido a muchos países musulmanes y han reaccionado airadamente contra Francia. Los países musulmanes han sido inequívocos al criticar a Francia y algunos países incluso han pedido el boicot de los productos franceses. Si bien puede parecer que Macron ha provocado un problema delicado, debe considerarse desde dos puntos de vista. Uno es la naturaleza de los comentarios de Macron y el segundo es cuán fuerte es la unidad entre los países musulmanes incluso en el tema del Islam.

Las preocupaciones de Macron son reales
Macron habló sobre el separatismo islamista que existe dentro de Francia y la necesidad de contrarrestarlo. La falta de integración en la sociedad de acogida, en este caso la sociedad francesa, ha llevado a la formación de un orden paralelo. Esta situación, dijo, es el resultado de un proyecto político-religioso consciente que va en contra de los valores de la República.

Los líderes de los países musulmanes de todo el mundo han criticado duramente los comentarios de Macron sobre el Islam. Los líderes musulmanes se apresuraron a etiquetar los comentarios de Macron como islamófobos. Sin embargo, antes de utilizar la islamofobia como término general para todos los comentarios de Macron, es importante que los musulmanes introspecten las preocupaciones de los no musulmanes.

Francia es el hogar de una población considerable de musulmanes. Los musulmanes representan alrededor del 9% de la población de Francia. Francia ha acogido a los musulmanes, principalmente de Oriente Medio y África del Norte durante más de 50 años. Sin embargo, una parte significativa de los musulmanes permanece alienada de la sociedad francesa dominante citando diferencias religiosas y culturales.

La libertad de seguir la religión de su elección bajo una estructura multicultural se está convirtiendo ahora en un choque de civilizaciones. En lugar de diálogo y asimilación, se intenta rechazar la cultura de la sociedad de acogida. Los comentarios de Macron se justificaron cuando en un lapso de 15 días hubo dos incidentes de ataques terroristas. Primero decapitaron al profesor de historia Samuel Paty y luego mataron a tres personas en una iglesia en Niza. En los últimos años ha habido varios ataques terroristas en Francia, como también en Europa, en nombre del Islam.

Los musulmanes deben permanecer abiertos al diálogo libre con los no musulmanes y deben abordar las preocupaciones de estos últimos. Hay musulmanes que se oponen a la radicalización y al extremismo. Estas personas deben presentarse y ser más vocales. Es importante entender que un acto de violencia tendría consecuencias y los perpetradores eventualmente encontrarán resistencia. La excusa permanente de la victimización finalmente dañaría a la comunidad musulmana solo porque el mundo ya no simpatizaría con ellos.

Las divisiones entre los países musulmanes
La posición de Macron sobre el separatismo islamista ha provocado fuertes reacciones de los países musulmanes. También parece que Macron ha dado una oportunidad a los países musulmanes de unirse y luchar contra esta llamada islamofobia. Sin embargo, es necesario considerar las divisiones que existen en el mundo musulmán.

Que los países musulmanes no están unidos es evidente por el hecho de que existe una lucha de poder entre Turquía, Arabia Saudita e Irán por la supremacía del mundo musulmán. Turquía ha estado tratando de desafiar el dominio de Arabia Saudita e incluso de los Emiratos Árabes Unidos entre los países musulmanes.

Junto con las creencias religiosas, la supremacía regional y los intereses geopolíticos también son factores importantes que determinan la posición de un país. Las fisuras en el mundo musulmán se vienen desarrollando desde hace mucho tiempo. La Organización de la Conferencia Islámica ha sido considerada la representante del mundo musulmán. Sin embargo, las aspiraciones de poder llevaron a Turquía, junto con otros países musulmanes, a buscar la creación de una organización paralela. En diciembre de 2019 Malasia organizó una conferencia en Kuala Lumpur, entre los asistentes se encontraban Turquía, Irán y Qatar. Todos estos países se oponen a Arabia Saudita a nivel regional y mundial.

Las relaciones con Israel son otro factor que ha expuesto las divisiones entre las naciones musulmanas. En los últimos dos meses, los Emiratos Árabes Unidos y Baréin han establecido relaciones diplomáticas con Israel, mientras que otro país musulmán, Sudán, está listo para normalizar sus relaciones con Israel. Oponerse a la existencia de Israel y apoyar a los palestinos se ha considerado como factores de unión entre los países musulmanes. Pero ahora Israel tampoco es una preocupación mayor.

Dos conflictos más han enfrentado a los países musulmanes. Uno es el conflicto Grecia-Turquía en el Mediterráneo oriental y el otro es el conflicto Armenia-Azerbaiyán. En el conflicto entre Grecia y Turquía, los Emiratos Árabes Unidos se han manifestado en apoyo de Grecia contra Turquía. En el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos e Irán apoyan a Armenia, mientras que Turquía y Pakistán apoyan a Azerbaiyán. El conflicto entre Armenia y Azerbaiyán presenta un escenario interesante en el que el Irán chiita se opone al Azerbaiyán chiita. La razón es que hay una población azerí considerable en Irán que vive en la provincia iraní de Azerbaiyán. Irán teme que, como Nagorno-Karabaj, Azerbaiyán pueda reclamar la provincia iraní de Azerbaiyán.

Existe mucha contradicción e inconsistencia en la posición de los países musulmanes con respecto a la defensa del Islam. Los musulmanes deben abordar las preocupaciones sobre el Islam y deben aprender a adaptarse a la cultura de su país de acogida. Además, en la práctica, los países musulmanes siguen el sistema de estado-nación y priorizan sus intereses en función de factores económicos y geopolíticos. Esto va en contra de la unidad percibida entre los musulmanes de todo el mundo. Por lo tanto, la indignación contra Francia por motivos religiosos es débil.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Sobre la Fe

Josefa Romo, Valladolid

Una experiencia de gracia

Jesús Domingo Martínez, Gerona

​Contra la objeción de conciencia

Juan García, Cáceres

Un paseo entre flores de piedra

Venancio Rodríguez Sanz

​Pedro Sánchez derrotado por Puigdemont

Domingo Sanz, Mallorca
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris