Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Vuelta al cole   Pandemia   COVID  

La escuela en casa

Me parece que los abuelos nos vamos a tener que convertir en maestros
Manuel Montes Cleries
lunes, 24 de agosto de 2020, 09:16 h (CET)

Se acerca a pasos agigantados el principio del curso escolar. Para el mismo, solo se encuentran preparados los niños y el resto de los estudiantes más mayores. Ni la administración, ni las autoridades docentes, ni las familias, saben a ciencia cierta que es lo que va a pasar dado que no se aclara nadie con lo que tenemos que hacer. Ni estamos preparados para ello.

Y ahora vuelve a entrar en juego la denostada institución familiar. Ese tipo de comunidad tradicional en el que se cuida de los mayores, se respeta a los padres y se crece en un ambiente acogedor.

No digo que los otros nuevos tipos de familia sean malos, Dios me libre, pero a muchos de ellos les faltan elementos que puedan cubrir la ausencia de los progenitores en situaciones como la presente.


Me malicio que los niños. –los estudiantes mayores pueden superar los estudios virtuales con cierto aprovechamiento-, van a estar abocados a estar muchas horas lectivas en la casa, en ausencia de los padres, sin contar con la necesaria ayuda de alguien que ayude a los maestros que normalmente los educan y ayudan. Aunque los niños cuenten con tabletas y ordenadores que les ponen en comunicación con el profesorado.

Por otra parte, los padres tendrán necesariamente que acudir a su trabajo, no se si “enmascarillados”, o vestidos de astronautas; pero tienen que salir de sus hogares siempre que no se declare el estado de alarma de nuevo. Entonces todos acuartelados. Cosa que subliminalmente se nos está empezando a anunciar.

Y ahí entramos en liza de nuevo los abuelos. Me veo liado con el sustituto del Catón de nuestra infancia, de la enciclopedia Álvarez o del catecismo Ripalda. Me veo cantando la tabla del nueve y haciendo leer a nuestros nietos el “amo a mí mamá”, “mi mamá me ama” y el famoso “ahí hay un hombre que dice ay”. De momento estoy repasando las ecuaciones de segundo grado y la prueba del nueve. Por si acaso.

Las familias que intentamos ser cristianas, procuraremos dar a conocer a nuestros pequeños las mínimas verdades de nuestra fe. A hacerles ver que la Navidad no se creó para poner luces y comprar en el Corte Inglés; que somos trascendentes y que estamos amparados por un Dios que no se vota en las elecciones.

Mi “buena noticia” de hoy se basa en que, gracias a Dios, en los momentos difíciles seguimos estando los abuelos en primera fila para sustituir a los padres o a los maestros. A mí hasta me hace ilusión. Le tengo echado el ojo a un nieto de tres años al que le voy a enseñar a leer, escribir y rezar el Padrenuestro. El antiguo. Con el moderno me lío. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La tragedia de Uvalde

La Segunda Enmienda de la Constitución de los EEUU es impensable en cualquier Constitución Europea

Escarbando en la angustia que da sentido a la existencia

El sufrimiento se encuentra presente patentemente en lo más propio de nuestro transcurrir existencial

La moderna inquisición

España: “Entre todos la matamos y ella sola se murió”

El desafortunado destino de la democracia estadounidense en Afganistán. ¡Una democracia que se arruinó!

Ahora los talibanes han vuelto al poder y estamos presenciando un Afganistán aislado y un país separado de las interacciones internacionales

Sencillez compleja

Hay empeños excesivos en sacarnos de la realidad propia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris