Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Amor   Abrazos   Religión  

Abrazos

Creo que lo que voy a llevar peor cuando salgamos del confinamiento, va a ser el no poder dar abrazos
Manuel Montes Cleries
jueves, 23 de abril de 2020, 09:23 h (CET)

Soy muy poco besucón, pero, sin embargo, soy un ferviente defensor del abrazo.

Esta inclinación mía nació a través de mis reiteradas visitas a la comunidad de Taizé, un remanso de paz cercano a Cluny, en la meseta central francesa. Allí vive una comunidad ecuménica fundada por Frere Roger después de la segunda guerra mundial. Ellos dedican todo su esfuerzo a buscar los puntos comunes y los mejores sentimientos de los seres humanos, sin acepción de credo, raza o género. Los miembros de esa comunidad y los miles de visitantes (la mayoría jóvenes) que asisten a sus celebraciones celebran encuentros semanales en los que contemplan la vida inspirándose en el Evangelio.

Se celebran diversos encuentros a lo largo del día. Siempre alrededor de la oración y la meditación. Frases cortas, música celestial y un ambiente muy propicio. Normalmente hay en la comunidad casi un ciento de frailes. Llevan unas túnicas blancas con unas mangas muy largas. No hay bancos ni reclinatorios. Bajo una carpa gigantesca los asistentes (y los frailes) se acomodan en el suelo como pueden.

Hasta su muerte, a manos de una perturbada que le apuñaló en medio de la oración, el Hermano Roger seguía el mismo ritual cuando entraba: Tocaba uno a uno a todos sus frailes y a cuantos niños se le acercaban.

Desde entonces, hace ya cuarenta años, me gusta pasar de los besos protocolarios al abrazo sentido. Necesito notar al amigo. Considero más reconfortante el abrazo limpio que el estrechar las manos de una forma impersonal.

Los niños son un ejemplo esclarecedor para nosotros. Habréis observado como, cuando los obligamos, besan con pocas ganas a la visita o al familiar que no les cae muy bien. Cuando de verdad quieren al otro, se abrazan como si no hubiera un mañana.

Los creyentes ansiamos el abrazo de Jesús. Y Jesús el nuestro. Tenemos la oportunidad de hacerlo con frecuencia. Podemos abrazar a Jesús en el pobre, el anciano, el enfermo, el amigo que sufre, los niños y los que te rodean.

Ahora nos van a prohibir abrazar. Pero no nos pueden impedir demostrar nuestros sentimientos a los demás por medio de esa sonrisa, esa escucha, ese abrazo virtual lleno de cariño y comprensión. Tenemos que aprender de Frere Roger que ya está con el Padre.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Victoria sobre el envejecimiento

Las arrugas son indicadores fiables que el cuerpo debe morir

¿Revolución de colores contra Putin?

La implementación de sanciones por EEUU, el colapso del rublo, la caída del precio del petróleo y la subida de impuestos serían misiles en la línea de flotación de la supervivencia económica del Gobierno de Putin

El odio reconcentrado que carcome al comunismo español

​En el colmo de la ignominia, siendo un bien municipal, la ha arrojado, con el mayor de los desprecios a un vertedero. ¿Puede haber mayor ruindad?

Una pandemia de la que la izquierda saca provecho, ¡Inmoral!

Y mientras tanto, aprovechando la vigencia del estado de alarma y manteniendo a los ciudadanos pendientes de la epidemia que asola nuestro país, ellos, de matute, van colando decretos ley para ir formando o tejiendo, como prefieran, su especial cordón sanitario entorno a la Constitución

Filigramma 7: leer y quedar atrapado

No sé qué tiene ese poema, que lo he convertido en mi bandera, en mi divisa, en mi escudo de armas…
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris