Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El Cid   Teatro   Colegio  

Hashtag #CidCampeador, la más lucido-lúdica versión del fundacional cantar

Los “pingüinos” han vuelto a hacer uso de su horma, que torna calzables a cualesquiera los clásicos universales
Diego Vadillo López
miércoles, 20 de noviembre de 2019, 08:24 h (CET)

Di Llobet y Z Vaquero lo han vuelto a hacer, han remozado un clásico, de esos “a priori” alejados de los gustos del público más joven, y, al llevar a cabo tal empresa, le han añadido una serie de ingredientes de lo más fascinadores. Sin ser en ningún momento infieles a la trama argumental de “Mio Cid”, han acoplado a tal base una serie de esos inanes rudimentos que condimentan el actual día a día, mas, al hacerlo, han otorgado al tiempo a estos un impensado fuste, pues al formar parte de la representación, quedando muy afinadamente entreverados, han sido elevados a muy otra dimensión y categoría. Whatsapp, Netflix, Amazon y demás fruslerías son mentadas a lo largo de la representación de manera muy pertinente, contribuyendo a incrementar la fruición del respetable, pues tales anacronismos, así manejados, son sin duda una pasarela de edificante posmodernidad que obra el milagro de que los infantes tomen la iniciativa de allegarse a esos libros recetados por los plúmbeos currículos educativos. Y, aparte de hacer guiños al mundo tecnológico-comunicativo contemporáneo de la manera más oportuna, en la obra se hacen otra serie de reseñas, nada gratuitas, de índole cívica, aprovechando pasajes que, residenciados en el Poema de referencia, no han sido remarcados suficientemente por la crítica, como son el entendimiento entre civilizaciones o el rechazo a la violencia de género.

Lo que hacen en Un pingüino producciones, se nos antoja harto profundo, no en vano, a decir de los propios actores-productores, dedican largo tiempo a darle vueltas a las esencias de las obras que adaptan en aras de otorgarles una nueva significación sin que durante tal trayecto se pierdan dichas bases conformadoras, las que las dotaron de tamaña perdurabilidad cronológica.

Los papeles (múltiples) que desempeñan Esther González, Isabel Di Llobet y David Z Vaquero son entrañables y encandiladores. Pese a la economía de medios rellenan el cojín escenográfico con sus respectivas improntas, dechado de talento y oficio. Asimismo, juegan con las nuevas lógicas teatrales: lo audiovisual, luminotécnico, la ruptura de la cuarta pared…

Se nota que disfrutan interpretando, y no es para menos cuando lo que se está representando es el producto de la devanación de los sesos residenciados en sus respectivos caletres de dramaturgos todoterreno. Si Menéndez Pidal resucitase y viera esta obra, no dudaría en irse de farra con tan traviesos y geniales cómicos.

Es la tercera obra a la que tengo el gusto de acudir de esta compañía y cada vez soy más afecto a sus miembros, ya que muchos de sus procedimientos me remiten a la niñez, a aquellos años ochenta en los que la televisión (y la vida) poseía impronta lúdico-pedagógica (“La Bola de Cristal” sería un ejemplo paladino), no entendida tal cosa en el sentido banal y anodino que señorea la tosca actualidad. Un Pingüino Producciones enseña y divierte a la manera horaciana, y lo hace brillantemente porque emplean toda su sensibilidad en entrever cómo conseguir llegar a los corazones de los espectadores, sobre todo de los más jóvenes.

El pasado 19 de noviembre acudí con mis alumnos de 3º de ESO y otros profesores del IES Sapere Aude a ver HASHTAG#CIDcampeador y salimos todos encantados.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​250 años de la Real y Distinguida Orden de Carlos III

Con la proclamación de la I República en el año 1873, la orden es declarada extinguida y dos años más tarde, en 1875, es restablecida por Alfonso XII

​El Gobierno, desbordado por el correctivo madrileño, pierde los nervios

Sánchez y su ejecutivo, temerosos de los efectos de su debacle en Madrid, se decantan más a la izquierda

Decaimiento y amontonamiento

Pero hay decaimiento, (intentamos entender a los del botellón y la juerga semanal o constante), cuando debería haber alegría por vivir, incluso en esta época nefasta

Generación privilegiada / generación perdida

La sociedad que hemos construido es una degradación de todo

Vivencias de mayores... sin nostalgia

A muchos de mi generación “la espiritualidad de Estado” les fue esculpiendo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris