Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Gas   Vinaroz  

La flatulencia del gas se deja sentir aunque no huela

Temblores en la costa mediterránea alteran la vida de los vecinos de Vinaroz
Jose Pérez Suria
@jpesu
domingo, 6 de octubre de 2013, 10:37 h (CET)
Podemos estar tranquilos. El susto no durará más de unos pocos días. En cuanto cesen los temblores, los nervios y temores se disipan con rapidez y todos volvemos a la normalidad ajenos a los peligros e inconvenientes en los que hemos asentado nuestra sociedad de consumo.

No hace falta hablar nuevamente de la polución, la contaminación acústica o lumínica o el calentamiento global. Nuestra sociedad de consumo demanda de unas infraestructuras, mecanismos de transporte y almacenamiento de energía que nos obligan a convivir con ciertos peligros e incomodidades.

Todos queremos disponer y derrochar energía eléctrica a nuestro gusto, bañarnos en lugar de ducharnos, encender la calefacción central en cuanto sopla la primera brisa del invierno o coger el coche para visitar al vecino de enfrente.

Todo ello implica la necesidad de mantener y construir centrales nucleares, depósitos para almacenar petróleo, gas u otros combustibles, porque las energías renovables se muestran incapaces de atender una demanda cada vez mayor y fuera de cualquier control racional. Hemos convertido los lujos en necesidades.

Pero claro, la central nuclear, el depósito de gas, la refinería, el embalse, la planta de tratamiento de residuos o el almacén nuclear, en el pueblo vecino.

La Tierra suele ser paciente, generosa, pero de vez en cuando anuncia, advierte o parece quejarse levemente de los daños que los humanos le infringimos a diario, porque nuestra sucia y corrupta conciencia ecológica sólo aflora una vez al año.

Por cierto, les informo que existen cinco depósitos de gas en España: el yacimiento de Serrablo, situado entre las localidades de Jaca y Sabiñánigo (Huesca), el de Gaviota, situado frente a la costa de Bermeo (Vizcaya), Yela, ubicado en Brihuega (Guadalajara) que empezó a funcionar a finales de 2012, el de Marismas y el proyecto Castor, cuya actividad se ha interrumpido durante la fase previa a la explotación debido a los seísmos.

Ahora toca el gas, pero en otro tiempo futuro será otro problema. Así que de momento respiran tranquilas las centrales nucleares que siempre fueron foco de criticas ecologistas. Igual mañana serán las refinerías y los olvidados pantanos, pero aunque no es mi pretensión alarmarles, puede que tanto ustedes como yo pasemos cada día cerca de uno de estos peligros que nos atorgan vivir cómodamente.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La tetrarquía destructiva

En el siglo II a. C. la economía era un auténtico desastre: la inflación se disparó, el comercio se paralizó y las provincias quedaron aisladas entre sí.

​Feliz Navidad filtrada

Hay niños que no entenderán por qué Santa Claus los ha dejado sin regalos, a pesar de haberse portado bien

​Autogolpes de Fujimori y de Castillo

El miércoles 7 antes del mediodía, el Presidente Castillo leyó un mensaje desde su despacho decretando la disolución del Congreso

​Pedro Castillo como el maestro Ciruela

Fue una insensatez instaurar un Gobierno de emergencia nacional, momentos antes del debate de la «moción de vacancia», algo así como la sentencia de destitución que le apartaba de la Jefatura del Estado

Asturias, ninguneados y olvidados

No podemos seguir teniendo un sistema de trenes que no es suficientemente rápido y que no está adaptado al ancho estándar
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris