Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Firmas y Blogs
José Enrique Centén
José Enrique Centén
​Al carecer de argumentos sólidos manifiestan que en la República existían las «Chekas»

El revisionismo franquista para apoyar la Dictadura, solo tiene un argumento para responder sobre la Ley de Memoria Histórica, al carecer de argumentos sólidos manifiestan que en la República existían las «Chekas», efectivamente existieron, pero fue tras el golpe de Estado solo durante los años de lucha armada, y con un número indeterminado de afectados entre 2000 y 6000 personas, estos fueron casi idolatrados desde entonces como mártires de la cruzada fascista, siendo sus familias resarcidas con lo que expoliaron a los asesinados y represaliados posteriores. 


Aunque brutal y deplorable ese episodio, siempre era contra simpatizantes y colaboradores del fascismo, a diferencia de los golpistas, estos desde un principio practicaron el asesinato de mujeres, niños y ancianos, por el mero hecho de ser parientes de sindicalistas, alcaldes, concejales, maestros, durante toda la campaña guerrera hasta varios años después de finalizar, durando hasta 1975, continuó tras la muerte del enano del Pardo, recordemos el asesinato da los abogados de Atocha en 1977, la Triple A funcionaba sobre todo en Madrid, incluso llegaron estos retrógrados fascistas hasta 1987 con los GAL que actuaron incluso fuera de España. Las «Chekas» existieron, pero no comparable a la actuación con saña y odio que demostraron los sublevados contra el pueblo español por el solo hecho de defenderse, masacrando a jóvenes, mujeres, ancianos y niños.


Fueron innumerables, pero podemos destacar por su magnitud dos de ellas. La conocida como Masacre de Badajoz, ocurrió tras la toma de la ciudad por las fuerzas sublevadas contra la República, cometieron una atroz represalia la noche del 14 y la mañana del 15 de agosto de 1936, donde se estiman que fueron asesinadas entre 2000 y 4000 personas, nunca investigadas en profundidad por imposibilidad de los facciosos que destruyeron sus pasajes más sórdidos. 


La más conocida fue la «Desbandá», masacre en la carretera de Málaga a Almería, la acción contra una multitud de civiles y refugiados que abarrotaban la carretera huyendo hacia Almería, fue atacada por mar y aire causando la muerte a entre 3000 y 5000 civiles el 8 de febrero de 1937, una de las peores masacres de todo el conflicto. Pero también ocurrieron en todas las localidades y pueblos de nuestra piel de toro, ejecuciones indiscriminadas de personas de todas las edades, continuaron hasta después acabar la guerra, hay más de 100.000 personas en cunetas, pozos, fosas comunes conocidas y desconocidas y es hora de su reparación.


Aparecen antiguos ministros de la Transición posterior a 1975, tertulianos, supuestos periodistas, que son negacionistas de la Dictadura y su proceder, existen otros personajes peores por su relevancia en la política actual o ejerciendo, junto a ciertos partidos políticos representados en el Congreso, que siguen sin condenar la Dictadura franquista, ni siquiera el actual inquilino de la Zarzuela, como tampoco lo hizo el «niño de Abu Dabi». 


No solo eso, todos ellos parecen estar de acuerdo con aquellas prácticas franquistas al asentir con su silencio las bravatas de ciertos militares de alta graduación que pregonan la necesidad de fusilar a 26 millones de españoles incluidos sus hijos, práctica que debe de estar en su manual patriotero y desean practicar; lo mismo ocurre con la muy cristiana Iglesia Católica española, muda ante tamaña tropelía.

Artículos del autor

Dicen haber triunfado esos bastardos por la sentencia del TC al considerar inconstitucionales los confinamientos durante el estado de alarma de la primera ola de la pandemia, considerándolos ilegales. A pesar de que la Ley que regula el estado de alarma cita textualmente que está prevista para «epidemias».

Justo es exigir a todo gobierno lo que falta a la ciudadanía, pero me llama la atención este brote de protesta en Cuba, país que lleva 60 años con un bloqueo económico por parte de USA, sin conseguir doblegar al pueblo cubano, pero este brote, que los de siempre en España hacen bandera como signo de un país social-comunista, antes fue Venezuela, ahora toca Cuba.

La Banca, el IBEX35, Farmacéuticas, Fondos Buitres, sin olvidarnos de la Iglesia y su secta OPUS-DEI, minan continuamente cualquier alternativa contra el Bipartidismo, desde hace 7 años torpedeando a Pablo Iglesias, como representante UP, él supo amalgamar como si fuese una granada las reivindicaciones del 15M, ese fruto es PODEMOS, posteriormente IU se sumó logrando grandes avances y representación gubernamental con varios ministros, algunos comunistas, inédito en España desde 1939.

Algunos fundadores de PODEMOS fueron los primeros en barruntar la fuerza del acoso contra Pablo Iglesias cuando se inició la campaña de los medios contra él, vieron su oportunidad y actuaron, primero reclamaron más transversalidad sumándose a ellos dirigentes de las llamadas Mareas en determinadas comunidades, o de colectivos concretos.

París mayo de 1968. Una revuelta que no perseguía llegar al poder sino cambiar la sociedad, un movimiento para reivindicar más libertades en la esfera privada.  Se levantaron barricadas. Dos semanas después había diez millones de obreros que secundaban la huelga general convocada por los sindicatos en una paralización sin precedentes en la Francia de las posguerras.

Frente a un programa de reivindicaciones, triunfó la inconsciencia del botellón, en 1939 el fascismo entró en Madrid por medio de las armas de los militares frente a un pueblo que luchó por la libertad.

Es curioso, todas las encuestas vaticinan un margen escaso entre los representantes para la Asamblea de Madrid en cuanto a los progresistas y los inmovilistas (apoyados por fascistas).

No se puede servir a dos amos, y menos aún como responsable en algún estamento público del Estado. Por desgracia en España es muy común que determinados personajes de estancias públicas opten por la corrupción, por sus privilegios o intereses políticos, poniéndose al servicio de determinados partidos o ideología, e incluso directamente actuando contra los más desfavorecidos, siendo relegada la ciudadanía como papel de comparsa, un populacho sin interés relevante.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris