Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Francisco Morales Lomas
Los trabajos y los días
Francisco Morales Lomas
La realidad española siempre ha tenido un tufo complaciente entre el esperpento y la tragedia. Y sin uno ni otra no existiríamos
La realidad española siempre ha tenido un tufo complaciente entre el esperpento y la tragedia. Y sin uno ni otra no existiríamos. Pretender construir un estado legítimo desde la ilegalidad que concede un parlamento que incumple la ley (su propio Estatut) es un acto esperpéntico, un espacio escénico propio para la chirigota. La señora Forcadell, con su mirada perdida de dolorosa envuelta en la señera, accionó una ilegitimidad histórica, el primer paso para una revolución silenciosa en la que el espacio del Juego de la Pelota era el Parlament catalán. Querer construir un discurso legal desde la ruptura de la legalidad es obra de un artificiero o de un pirómano.

Pero el transcurso de estos días y el 1-0 y subsiguientes puede devenir en tragedia. Son los dos polos que ya Valle creó en su Luces de bohemia. España es una realidad deformada y trágica.

Los antecedentes históricos son un reclamo que puede ser sujeto de atención pero no es algo nuevo porque la construcción de un espacio catalán diferenciado es un asunto que transita diacrónicamente por varios siglos ya. Y, cuando el nacionalista observa que el estado español está debilitado, lo muerde sin compasión para obtener rentabilidad. Así ha sucedido durante los años de crisis en que quisieron convertirse en mentirosos adalides, en que la solución a todos los problemas del ciudadano vendría con la independencia. Igual sucedió en la II República, cuanto más debilitado estaba el gobierno proclamaron la República catalana. Esta traición, en palabras de Azaña en sus memorias, fue lo peor que le sucedió en su vida antes de la guerra.

Pero, ¿quién está detrás del Procés alimentándolo? ¿Por qué hay tanto silencio de muchos empresarios o incluso algunos se muestran comprensivos? ¿Hay intereses en esta independencia? ¿Se han echado al monte muchos burgueses catalanes? ¿Han echado mano de los Robespierre, Danton, Marat…?

Y otra pregunta, ¿quién es el Fouché del Procés? ¿Quién mueve tan bien los hilos de esta revolución que ha logrado poner contra las cuerdas al enigmático “cuanto peor, mejor para todos. Y cuanto peor para todos, mejor. Mejor para mí, el suyo. Beneficio político”?

Cuando España pasó de una dictadura a una democracia las Cortes desde la legalidad construyeron el modelo constitucional y territorial. No hubo revolución, sí Transición. Plenamente aceptada al cabo. Pero pretender construir un país, una nación, un estado desde un acto ilegítimo no hay precedente, salvo en una revolución o en un golpe de estado.

Lo que quieren ahora algunos catalanes enfervorizados con la calle, el asamblearismo de corrida de toros y la sinecura del control de medios favorecedores y la inoperancia de un statu quo es construir la política de los hechos consumados.

Cada día que pasa es más farsa, más guiñol, más esperpento… y, ojalá, no sea más tragedia.

Artículos del autor

Eran estoques clavados hasta el corvejón. Allí no se andaban con florituras ni bálsamos. Era una guerra. Pero como todas, pírrica. ¿Qué ganaron los contendientes?
De aquel incendio que daban por extinto, pero lo ha avivado de nuevo Sánchez de la mano de Quico Toscano, ese alcalde de Dos Hermanas que le he salido como un forúnculo en el lagrimal de la presidenta.
Tras la votación llevada a cabo por más de un centenar de miembros de la Asociación Andaluza de Escritores y Críticos Literarios durante el mes de enero para el XXIII Premio Andalucía de la Crítica (2017) en las modalidades de novela, relato y poesía, han sido elegidos como finalistas los escritores y escritoras relacionados abajo.
No es de hace poco, de cuando guillotinaron a su secretario general Pedro Sánchez.
Se nos van muriendo los buenos escritores: Marcos Ana, Francisco Nieva, Darío Fo, Josep Lluis Sirera… pero siempre tendremos el lenitivo de los políticos con su insignificancia.
Susana quiere coger al fin las riendas del rucio cojitranco del partido y ha asomado su rostro campechano por las cadenas televisivas esta semana.
Un nuevo fantasma recorre el mundo. Y aunque tenga nombre de pato, Donald, no lo es. Su apellido significa triunfo, Trump. Y, sobre todo, significa que el mundo está en peligro o acaso al borde de un ataque de nervios.
Muchas cosas puede discutirle la clase política paraguaya a la norteamericana, pero no precisamente sobre las ventajas de la reelección
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris