Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Francisco Morales Lomas
Los trabajos y los días
Francisco Morales Lomas
Se acercó al detalle sensato de la vida, a su pequeñez desnuda para ver el mundo sin anteojos en la claridad de un amanecer
Se nos van muriendo los buenos escritores: Marcos Ana, Francisco Nieva, Darío Fo, Josep Lluis Sirera… pero siempre tendremos el lenitivo de los políticos con su insignificancia.

Ha muerto un luchador, pero sobre todo ha muerto un poeta. Cuando un poeta muere en algún lugar deja de lucir un fanal, una forma de mirar el mundo en lo trascendente. Nos enseñaron a ver las cosas con su pálpito y su dolor desde el encierro. Los días parecían entonces tristes sudarios en aquel patio que siempre quiso contemplar desde fuera para huir de la melancolía que lo envolvía.

Marcos Ana se acercó al detalle sensato de la vida, a su pequeñez desnuda para ver el mundo sin anteojos en la claridad de un amanecer.

No fue un poeta que surgió del frío, sino de una larga espera en el dolor, pero no se amarró a él para perecer en su fermentación sino que anduvo lúcido mirando el mundo y su humanidad, luchando porque el ser humano comprendiera que es finito y lleno de sombras, pero sobre todo un proyecto para ser y estar en la tierra.

Marcos Ana no quiso ser ciego en el odio. Y, sin perder la memoria, que siempre debe estar presente, supo perdonar aquella ceniza con que le atragantaron y buscar el encuentro en la lumbre, el encuentro en la cercanía de una patria.

Solo los corazones en estado de espera pueden comprender el dolor con la promesa de una lucha por la humanidad. Una voz siempre presta a conducir en sombras, pero a sabiendas de que al final serían derrumbados todos los sollozos.

Hay en su obra un ruido de vida siempre efervescente que va creciendo a medida que el poema se hace fácil camino para comprender la existencia, aun a sabiendas que hay lágrimas que tienen la estatura de estrellas, como decía en uno de sus poemas.

Con Marcos Ana se ha ido una voz rota, que no pedía clemencia, que no pedía perdón, que no juntaba la voz temblorosa en un ruego… pero reclamaba banderas y corazones prestos para abrirse al mundo y no sentirse cautivos de las soledades del muro. En su palabra crecían las flores, la libertad tomaba nombre de agua y la tierra no era redonda sino “un patio cuadrado/ donde los hombres giran/ bajo un cielo de estaño.

La concordia fue una palabra que le supo bien y también estuvo dispuesto a perdonar, pero sin alzhéimer.

Artículos del autor

Susana quiere coger al fin las riendas del rucio cojitranco del partido y ha asomado su rostro campechano por las cadenas televisivas esta semana.
Un nuevo fantasma recorre el mundo. Y aunque tenga nombre de pato, Donald, no lo es. Su apellido significa triunfo, Trump. Y, sobre todo, significa que el mundo está en peligro o acaso al borde de un ataque de nervios.
Muchas cosas puede discutirle la clase política paraguaya a la norteamericana, pero no precisamente sobre las ventajas de la reelección
El Partido Socialista Obrero Español, que se ha ido dejando algunos adjetivos por el camino, deberá escoger a partir del lunes 27 entre susto o muerte.
Una vez sabido que Rajoy ganará las elecciones, el secreto de estas es saber si finalmente habrá sorpasso. Las encuestas, tozudas, lo reclaman para Unidos Podemos, que se apuntan a la moderación si antaño enarbolaban la cal viva como argumento parlamentario.
Las nuevas formas de hacer política consisten en lanzar tuits, escribir cositas en Facebook, realizar espectaculares paseos por la acera del Congreso ante las cámaras, regalos de libros con dedicatorias amables, saludos cruzando las manos como aguerridos sindicalistas y unas enormes ganas de parecer ante los demás de modo que no les culpabilicen de que el país está como unos zorros gracias a ellos.
El lenguaje siempre tuvo un papel tentador, como el mismo Lucifer. ¿Quién lo duda? El lenguaje ha podido ser con frecuencia una actitud y, en ocasiones, una forma de ocultación y matanza.
¿Llamarán a Pablo Iglesias a una cena con Mariano Rajoy en casa de algún director de medios? Así lo hizo en su momento Anguita con Aznar en casa de Pedro J. Ramírez, por entonces director de El mundo y hoy acuchillado, para la pinza contra Felipe González.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris