Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Diario de un español en crisis   Poesía   -   Sección:   Opinión

Marcos Ana

Se acercó al detalle sensato de la vida, a su pequeñez desnuda para ver el mundo sin anteojos en la claridad de un amanecer
Francisco Morales Lomas
sábado, 26 de noviembre de 2016, 11:01 h (CET)
Se nos van muriendo los buenos escritores: Marcos Ana, Francisco Nieva, Darío Fo, Josep Lluis Sirera… pero siempre tendremos el lenitivo de los políticos con su insignificancia.

Ha muerto un luchador, pero sobre todo ha muerto un poeta. Cuando un poeta muere en algún lugar deja de lucir un fanal, una forma de mirar el mundo en lo trascendente. Nos enseñaron a ver las cosas con su pálpito y su dolor desde el encierro. Los días parecían entonces tristes sudarios en aquel patio que siempre quiso contemplar desde fuera para huir de la melancolía que lo envolvía.

Marcos Ana se acercó al detalle sensato de la vida, a su pequeñez desnuda para ver el mundo sin anteojos en la claridad de un amanecer.

No fue un poeta que surgió del frío, sino de una larga espera en el dolor, pero no se amarró a él para perecer en su fermentación sino que anduvo lúcido mirando el mundo y su humanidad, luchando porque el ser humano comprendiera que es finito y lleno de sombras, pero sobre todo un proyecto para ser y estar en la tierra.

Marcos Ana no quiso ser ciego en el odio. Y, sin perder la memoria, que siempre debe estar presente, supo perdonar aquella ceniza con que le atragantaron y buscar el encuentro en la lumbre, el encuentro en la cercanía de una patria.

Solo los corazones en estado de espera pueden comprender el dolor con la promesa de una lucha por la humanidad. Una voz siempre presta a conducir en sombras, pero a sabiendas de que al final serían derrumbados todos los sollozos.

Hay en su obra un ruido de vida siempre efervescente que va creciendo a medida que el poema se hace fácil camino para comprender la existencia, aun a sabiendas que hay lágrimas que tienen la estatura de estrellas, como decía en uno de sus poemas.

Con Marcos Ana se ha ido una voz rota, que no pedía clemencia, que no pedía perdón, que no juntaba la voz temblorosa en un ruego… pero reclamaba banderas y corazones prestos para abrirse al mundo y no sentirse cautivos de las soledades del muro. En su palabra crecían las flores, la libertad tomaba nombre de agua y la tierra no era redonda sino “un patio cuadrado/ donde los hombres giran/ bajo un cielo de estaño.

La concordia fue una palabra que le supo bien y también estuvo dispuesto a perdonar, pero sin alzhéimer.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Control de armas en EE.UU.

Los estudiantes sobrevivientes de la masacre de Florida muestran el camino a seguir

Cuidadín, cuidadín

Cada vez cuesta más trabajo hablar o actuar sin correr el peligro de ser perseguido sañudamente por los vigilantes de lo políticamente correcto

A la calle sin motivo

El colectivo de profesores interinos de Asturias está formado por miles de trabajadores

¿Fútbol?

Esta semana, Bilbao se convertía en el nuevo escenario de batalla campal que enarbolan los equipos de fútbol. Su víctima —directa o indirecta—, Inocencio Alonso, ertzaina

La dudosa salud de nuestra democracia

¿Cuándo tendremos políticos que piensen en el bien común?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris