Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Daniel Laseca
Sapere aude
Daniel Laseca
El PSOE ha vuelto para atrás
Pedro Sánchez ha obtenido el 50% de los votos. El mismo porcentaje que quienes anhelaban un cambio de rumbo. El 50% es el máximo de indeterminación.

Con el renombramiento de Pedro Sánchez como Secretario General, el PSOE da un paso atrás, vuelve a su pasado más infausto, reniega de su historia más gloriosa al desoír a sus líderes históricos y se parte en dos definitivamente. Una elección que contenta a pocos y beneficia a menos. Perjudica a Podemos, algo al PP y muchísimo al propio PSOE. Si alguien sale beneficiado de este nombramiento es, ligeramente, Ciudadanos y sobre todo los nacionalismos.

Los nacionalismos, una vez más, tienen todas las llaves del Congreso. Suena a chiste, o a burla, pero así funciona España; se concede poder a quien quiere romper el Estado únicamente para que esté calladito, creyendo que no va a conseguir nunca su objetivo, hasta que se consiga.

Ahora el sectarismo catalán, por un lado, y la mesura y prudencia del PNV por otro, tienen la capacidad de hacer y sobre todo de deshacer. Volvemos a una tesitura, de la mano de Pedro Sánchez, como la de hace un año, y como la de hace año y medio. Deshacemos lo andado, lo cual no es muy alentador. Y se corre el serio riesgo de partir el Congreso también exactamente en el 50%, y de entrar en un bucle estacionario o regresivo.

Mientras, Podemos sigue de cara a la galería, amenazando con una moción de censura sin ninguna posibilidad de éxito, y que es más una moción de censura al PSOE que al PP, para que los socialistas se pronuncien y tengan que elegir entre PP y Podemos, o asumir ellos el riesgo del fracaso. Pero como Pedro copia a Pablo todo lo que hace -cómo han cambiado las cosas, en los Picapiedra era justo al revés-, no tardará el PSOE en plantear otra moción de censura, avocada también al fracaso. Al fracaso, ya bien de la moción en sí, o de la venta de España a la obsesión separatista catalana y a Bildu.

Pero a Pedro Sánchez, cuyo afán de protagonismo es casi igual que el de Pablo Iglesias, lo ha elegido tan sólo el 50% de los afiliados, que no de los votantes, del PSOE. Lo que en política se llama voto duro, pero que en este caso representa apenas el 4% del total de los votantes socialistas. Y aunque Pedro Sánchez quiera emular, una vez más, a Pablo Iglesias, autoproclamándose líder supremo y único del partido; el PSOE sigue teniendo un Comité Federal, que bien es cierto no puede volver a destituir inmediatamente a Pedro Sánchez, pero tampoco puede permitir que Bildu y los partidos catalanes gobiernen España.

Por lo tanto les toca domesticar, o educar más bien, a su nuevo/antiguo líder, para evitar que siga imitando a quien ya no tiene solución, antes de que sea España entera quien no la tenga. El socialismo se tambalea en buena parte de Europa, absorbido por la extrema izquierda y por el liberalismo moderado. Y cuanto más gira a la izquierda, más desaparece. Así ha sido en Francia y más que probablemente en Reino Unido. Esto es algo que el PSOE comprendió, pero no Pedro Sánchez. Y esta es, otra vez, la tesitura en la que se encuentra el PSOE, dividido en dos, para que los nacionalismos no dividan a España.

Artículos del autor

A raíz de unas declaraciones del reconocido chef Jordi Cruz, dos estrellas Michelín, que afirmaba que tenía varios ayudantes de cocina sin cobrar, se ha suscitado una gran problemática sobre esta actividad. Un hecho que ha defendido prácticamente la totalidad de sus compañeros de profesión.
Son unas palabras que Manuel Valls ha pronunciado respecto al Partido Socialista Francés. Aunque, quizá, lleguen a ser premonitorias de lo que pueda pasar en PSOE en función de los resultados de las primarias que el partido socialista español afronta en una semana.
Escucho, entre sorprendido y preocupado, la polémica que se ha suscitado en torno a las azafatas deportivas por su vestimenta.

Es triste ver a diario todos los casos de corrupción que aparecen en los medios. Pero todavía mucho más preocupante es creer que ese es el principal problema de España. Que quitando al PP, todo se soluciona.
Últimamente las encuestas fallan, y fallan mucho. Pasó con el Brexit, con Trump, con el sorpasso podemita, etc. Por lo tanto deben de ser un referente relativo a la hora de mirar que va pasar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Francia de este domingo.
El Isis se ha autoproclamado unilateralmente estado, al margen de cualquier jurisdicción, que es a lo que aspira exactamente la facción separatista de Cataluña.
No me entusiasma el excesivo espacio que la presa generalista le viene dedicando al deporte en los últimos años.
Se niega a que Nicola Sturgeon, su homóloga escocesa, inicie ningún trámite para convocar un referéndum para la independencia de Escocia.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris