Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Daniel Laseca
Sapere aude
Daniel Laseca
Ahora que el Tribunal Constitucional se declara contra la amnistía de Montoro, salen los acérrimos defensores de la constitución hasta de debajo de las piedras
El Tribunal Constitución declara nula una amnistía que ya olía muy mal en su momento. Más allá de lo meramente legal, en lo moral, en lo ético y en el buen hacer de las cosas no parecía muy buena la amnistía, llamase como se llamase, del señor Montoro.

Premiar, por acción o por omisión, al que engaña, defrauda, evade y perjudica al total de la sociedad es una forma de fomentar esas acciones. Sin duda es grave, y creo que el Ministro de hacienda debe dar explicaciones y, quizá sí, dimitir.

Pero si se exige la dimisión de Montoro, por aprobar una ley anticonstitucional, ¿qué se le debe exigir a Puigdemont, Oriol junqueras, y su horda de la Cup?

He estado escuchando buena parte del día todo tipo de comentarios, indignados, especialmente de dirigentes del PSOE y de Podemos sobre la sentencia del Tribunal Constitucional contra la amnistía de Montoro. Me pregunto por qué esos dirigentes no defienden la Constitución con el mismo afán a la hora de pronunciarse sobre el intento de referéndum catalanista. Y digo bien, intento. El Tribunal Constitucional ya se ha pronunciado varias veces, muy contundentemente, al respecto, declarando absolutamente inconstitucional toda vía de consulta popular.

Si al Ministro Montoro se le pide que deje el cargo por aprobar una ley más que dudosa, ¿qué se le debe pedir a los que desafían el artículo preliminar de la Constitución, desoyen al Tribunal Constitucional, desafían al Estado español, a las instituciones europeas y amenazan la integridad del territorio nacional?

Lo que ha pasado hoy en Cataluña es grave, muy grave, y eso sí merece una, o muchas dimisiones. Uno no puede ampararse en la libertad de expresión para decir, mucho menos para hacer, lo que quiera. Un estado de derecho se basa en el cumplimiento de la ley. Igual que la debe cumplir Cristobal Montoro, la debe cumplir Puigdemont, incluso la CUP.

El Estado, las fuerzas del orden, el Ministerio de Defensa tienen la función de hacer cumplir las leyes, incluso, de ser necesario, de proteger el territorio nacional de cualquier ataque o intento de desvinculación forzosa.

El mero hecho no sólo aprobar leyes contrarias a la Constitución, sino de reiterarlas, de desoír al Tribunal Constitucional, de desafiar la integridad del territorio nacional, merece mucho más que una dimisión. Estaría bien que aquellos acérrimos defensores de la constitución que piden airadamente la dimisión del ministro Montoro, pidieran, al menos con el mismo entusiasmo, la flamante destitución de Puigdemont y su séquito. Al menos eso les daría un poco de credibilidad. Hasta entonces, más que defensores de la constitución, serán bufones y cómplices de esta pantomima anticonstitucional.

Artículos del autor

Estimado Presidente Puigdemont, por mucho pedir las cosas no hace que sucedan; es más, generalmente son un obstáculo para su consecución.
Pedro Sánchez ha obtenido el 50% de los votos. El mismo porcentaje que quienes anhelaban un cambio de rumbo. El 50% es el máximo de indeterminación.
A raíz de unas declaraciones del reconocido chef Jordi Cruz, dos estrellas Michelín, que afirmaba que tenía varios ayudantes de cocina sin cobrar, se ha suscitado una gran problemática sobre esta actividad. Un hecho que ha defendido prácticamente la totalidad de sus compañeros de profesión.
Son unas palabras que Manuel Valls ha pronunciado respecto al Partido Socialista Francés. Aunque, quizá, lleguen a ser premonitorias de lo que pueda pasar en PSOE en función de los resultados de las primarias que el partido socialista español afronta en una semana.
Escucho, entre sorprendido y preocupado, la polémica que se ha suscitado en torno a las azafatas deportivas por su vestimenta.

Es triste ver a diario todos los casos de corrupción que aparecen en los medios. Pero todavía mucho más preocupante es creer que ese es el principal problema de España. Que quitando al PP, todo se soluciona.
Últimamente las encuestas fallan, y fallan mucho. Pasó con el Brexit, con Trump, con el sorpasso podemita, etc. Por lo tanto deben de ser un referente relativo a la hora de mirar que va pasar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Francia de este domingo.
El Isis se ha autoproclamado unilateralmente estado, al margen de cualquier jurisdicción, que es a lo que aspira exactamente la facción separatista de Cataluña.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris