Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Alfonso Gutierrez Caro
Última fila
Alfonso Gutiérrez Caro nació en Cartagena en el año de Naranjito, también conocido como 1982. Se licenció en Historia por la Universidad de Murcia y ha trabajado de forma esporádica como profesor de secundaria. Enfermizo cinéfilo y confeso apasionado de la literatura negra y de ciencia-ficción, este tío se dedica en sus ratos libres a rellenar el fondo en blanco de su Blog con variados relatos de ficción, artículos de opinión y recomendación, galerías de fotografías más o menos artísticas y páginas de cómics que guioniza pero no dibuja.

En su haber cuenta con algunos relatos publicados por la Revista Redes para la Ciencia, la UPCT y la Federación de Fantasía Épica Española. Según cuentan ha visto más de 3000 películas de toda época y nacionalidad, aunque es una cifra sin contrastar.

Email: alfonsogc82@hotmail.com
Alfonso Gutierrez Caro
Últimos textos publicados
‘Enemy’, conoce a tu doble
El director canadiense Denis Villeneuve vuelve con un film inquietante, desasosegante e hipnótico
Tras dejar el listón bien alto el pasado año con ‘Prisioneros’, el director canadiense Denis Villeneuve vuelve a la cartelera con ‘Enemy’, un film inquietante, desasosegante e hipnótico que adapta la novela ‘El hombre duplicado’ de José Saramago. ‘Enemy’ nos cuenta la historia de Adam (Jake Gyllenhaal), un introvertido e inseguro profesor de historia que se halla instalado en una vida monótona, repetitiva y carente de alicientes. Todo eso dará un vuelco cuando, por mera casualidad, descubra en una película a un actor de tercera que resulta ser idéntico físicamente a él. Dará comienzo entonces una insana obsesión por descubrir quién es esa persona, cómo se llama, qué hace y por qué diablos es exactamente igual a él. Esta búsqueda aportará a Adam la emoción que su vida precisa pero a un alto coste, zambulléndose a sí mismo y a cuantos tiene cerca en un mar de inquietud.


Enemy
Lo que más llama la atención de ‘Enemy’ es lo sobrado que anda Villeneuve para crear atmósferas opresoras, enrarecidas y desasosegantes. Es increíble cómo puede hacer que una simple escena panorámica de Toronto te haga sentir tal sensación de agobio e irracional mal rollo con la simple presencia de esos colosos inmóviles que de alguna manera amenazan a todo aquel que pasa por allí. Una intranquilidad presente en todo momento, en cada insignificante rincón. Esta es una película en la que no ocurren grandes cosas, no hay aquí hechos fabulosos ni escenas excitantes, siendo una de las grandes cualidades de ‘Enemy’ la de crear verdadera tensión e intriga prácticamente de la nada, con hechos en su mayoría cotidianos, cuatro personajes y cuatro escenarios. Por supuesto también cuentan a la hora de crear esta atmósfera malsana las oscuras escenas de interiores, algunos pasajes oníricos, la cuidadísima fotografía y esa inquietante música de ambiente, elementos todos que ayudan a meterte de lleno en esta compleja y fascinante película.

‘Enemy’ es el show de Jake Gyllenhall, actor que parece haber alcanzado ya la madurez interpretativa y que se luce y de qué manera dando vida a dos personajes diametralmente opuestos (uno callado, humilde y con graves dificultades para relacionarse; el otro engreído, retorcido y echado para adelante), manteniendo él solito el 90 % del peso de la película. Si en ‘Prisioneros’ ya estaba soberbio, aquí deja ya a las claras que estamos ante una apuesta segura. Un actor ya de presente. Le acompañan las hermosas Melanie Laurent (vista en ‘Malditos Bastardos’ y ‘Beginners’), Sarah Gadon y la veterana Isabella Rosselini en el papel de la intrigante madre del protagonista.


Enemyposter
La película de Villeneuve es de esas que muestra muchas cosas, imágenes sugerentes, frases a medio decir, pero que al final explica más bien poco. ‘Enemy’ es un thriller psicológico, una película de marcada naturaleza introspectiva que pone de relieve temas tan antiguos para el hombre como la identidad y la relación con el prójimo y los miedos que ésta provoca. En ella se advierten ambientes lynchianos y ciertos momentos kafkianos, esa ansiedad y manía persecutoria, en los que el surrealismo que se haya planeando como una sombra sobre toda la película salta a la palestra. ¿Es todo un problema de desdoblamiento de la identidad? ¿Sueños, deseos de escapar? ¿Es un gemelo, un siamés, un clon? Preguntas todas que asaltan durante la hora y media de metraje y de la que quedan variadas interpretaciones.

Un punto crítico de la película es su, para algunos, muy discutido final, momento que puede llegar a resultar frustrante si no se sabe lo que se ha ido a ver. ‘Enemy’ no es un conjunto de respuestas, es un conjunto de preguntas. Es un viaje oscuro, turbado, a los deseos más ocultos, a las inquietudes más profundas del ser humano. ‘Enemy’ es de esas películas que requieren de más de un visionado para captar la multitud de detalles que se nos presenta, para hilar entre las diferentes partes y juntar las piezas de este obsesivo puzle de la identidad.

jueves, 3 de abril de 2014.
 
‘Dallas Buyers Club’, la vida con SIDA
Ron Woodroof es la viva imagen del estereotipo de tipo duro texano, rudo y malhablado, de escasos modales y homófobo
Ron Woodroof es la viva imagen del estereotipo de tipo duro texano, rudo y malhablado, de escasos modales y homófobo. Además de todo eso es un mujeriego, un alcohólico y un drogadicto. Vamos, una autentica pieza. Una vida despreocupada y colmada de excesos que desemboca en un final que nunca habría imaginado. El principio del fin tiene lugar un día cualquiera cuando Woodroof sufre un pequeño accidente laboral por el cual pierde el sentido y es llevado a un hospital. Allí los médicos, tras realizarle una serie de pruebas y análisis, le darán la fatídica noticia de que tiene el virus del VIH.

Treinta días, esa es la esperanza de vida que los médicos le dan a Woodroof el cual, incrédulo e irascible, hará de la negación su bandera hasta que el agravamiento de su enfermedad le haga tomar otras cartas en el asunto. Comienza entonces una búsqueda contrarreloj de medicamentos o cualquier tipo de remedio que le ayude a sobrellevar su día a día y alargar lo máximo posible su vida.

‘Dallas Buyers Club’ es un buen biopic que nos narra la auténtica lucha que llevaron a cabo miles y miles de personas, en los años ochenta ante el avance de esa nueva y terrorífica enfermedad llamada SIDA. Se podría decir que es una película sobre la enfermedad en la que se nos muestra la cara más oscura de las compañías farmacéuticas y los organismos de sanidad, aquella en la que impera el dinero y los contratos, por encima de las necesidades reales de los enfermos. Pero ‘Dallas Buyers Club’ también es una película sobre los excesos y sus consecuencias, sobre la intolerancia y los prejuicios y cómo estos quedan aparcados cuando lo que une a las personas es algo más profundo que la mera orientación sexual.

El director Jean-Marc Vallée construye una película entretenida y muy interesante apoyada en personajes tan reales como carismáticos. ‘Dallas buyers club’ es Matthew MConaughey, quien parece haber dejado definitivamente atrás su etapa de ‘galán de comedia romántica’ para meterse en la piel de personajes mucho más arriesgados y conflictivos. Aquí lo borda dando vida a un tipo nervioso, vicioso y pendenciero para el que tuvo que adelgazar cerca de treinta kilos, aportando fiereza y emotividad a su demacrado personaje. Un hombre que no se detendrá ante nada ni nadie por conseguir el objetivo más básico: seguir vivo. Una actuación que le ha valido el Oscar y que, junto a su estelar papel en la serie ‘True detective’, le colocan como uno de los mejores intérpretes del momento. A su lado destaca y mucho Jared Leto, que al igual que su compañero Matthew ha ganado este año el Oscar, el Globo de Oro y todo premio que s ele ha puesto por delante. El actor y cantante hace el rol de Rayon, un travesti en fase terminal de la enfermedad que dará más de una lección moral a Woodroof. Un personaje sorprendente y ciertamente adorable que es fundamental en el cambio interno que sufre el protagonista.

‘Dallas Buyers Club’ es una película dinámica, muy bien construida y que raya a un magnífico nivel actoral. Además es de esas películas que te dejan con buen sabor de boca, un canto a la vida, a la lucha por la supervivencia en un momento en el que el miedo y el desconocimiento ante una enfermedad tan terrible como el SIDA ponen en jaque las vidas de millones de personas.
jueves, 13 de marzo de 2014.
 
‘Dallas Buyers Club’, la vida con SIDA
Película dinámica, muy bien construida y que raya a un magnífico nivel actoral
Ron Woodroof es la viva imagen del estereotipo de tipo duro texano, rudo y malhablado, de escasos modales y homófobo. Además de todo eso es un mujeriego, un alcohólico y un drogadicto. Vamos, una autentica pieza. Una vida despreocupada y colmada de excesos que desemboca en un final que nunca habría imaginado. El principio del fin tiene lugar un día cualquiera cuando Woodroof sufre un pequeño accidente laboral por el cual pierde el sentido y es llevado a un hospital. Allí los médicos, tras realizarle una serie de pruebas y análisis, le darán la fatídica noticia de que tiene el virus del VIH.

Treinta días, esa es la esperanza de vida que los médicos le dan a Woodroof el cual, incrédulo e irascible, hará de la negación su bandera hasta que el agravamiento de su enfermedad le haga tomar otras cartas en el asunto. Comienza entonces una búsqueda contrarreloj de medicamentos o cualquier tipo de remedio que le ayude a sobrellevar su día a día y alargar lo máximo posible su vida.

‘Dallas Buyers Club’ es un buen biopic que nos narra la auténtica lucha que llevaron a cabo miles y miles de personas, en los años ochenta ante el avance de esa nueva y terrorífica enfermedad llamada SIDA. Se podría decir que es una película sobre la enfermedad en la que se nos muestra la cara más oscura de las compañías farmacéuticas y los organismos de sanidad, aquella en la que impera el dinero y los contratos, por encima de las necesidades reales de los enfermos. Pero ‘Dallas Buyers Club’ también es una película sobre los excesos y sus consecuencias, sobre la intolerancia y los prejuicios y cómo estos quedan aparcados cuando lo que une a las personas es algo más profundo que la mera orientación sexual.

El director Jean-Marc Vallée construye una película entretenida y muy interesante apoyada en personajes tan reales como carismáticos. ‘Dallas buyers club’ es Matthew MConaughey, quien parece haber dejado definitivamente atrás su etapa de ‘galán de comedia romántica’ para meterse en la piel de personajes mucho más arriesgados y conflictivos. Aquí lo borda dando vida a un tipo nervioso, vicioso y pendenciero para el que tuvo que adelgazar cerca de treinta kilos, aportando fiereza y emotividad a su demacrado personaje. Un hombre que no se detendrá ante nada ni nadie por conseguir el objetivo más básico: seguir vivo. Una actuación que le ha valido el Oscar y que, junto a su estelar papel en la serie ‘True detective’, le colocan como uno de los mejores intérpretes del momento. A su lado destaca y mucho Jared Leto, que al igual que su compañero Matthew ha ganado este año el Oscar, el Globo de Oro y todo premio que s ele ha puesto por delante. El actor y cantante hace el rol de Rayon, un travesti en fase terminal de la enfermedad que dará más de una lección moral a Woodroof. Un personaje sorprendente y ciertamente adorable que es fundamental en el cambio interno que sufre el protagonista.

‘Dallas Buyers Club’ es una película dinámica, muy bien construida y que raya a un magnífico nivel actoral. Además es de esas películas que te dejan con buen sabor de boca, un canto a la vida, a la lucha por la supervivencia en un momento en el que el miedo y el desconocimiento ante una enfermedad tan terrible como el SIDA ponen en jaque las vidas de millones de personas.

martes, 11 de marzo de 2014.
 
 
‘El lobo de Wall Street’, el dinero y sus vicios
Un film de una experiencia intensa en un carrusel que rezuma excesos, sexo y verborrea
jueves, 23 de enero de 2014.
 
‘La gran belleza’, el gran vacío
Gambardetti siente como todo cuanto le rodea se marchita irremisiblemente
martes, 3 de diciembre de 2013.
 
Gravity, un paseo por la inmensidad
jueves, 17 de octubre de 2013.
 
‘Riddick’ vuelve a las andadas
Vuelve a hacer lo que mejor se le da: aniquilar toda clase monstruos babosos y sobrevivir a toda adversidad
martes, 17 de septiembre de 2013.
 
'Cruce de caminos': la vida sigue igual
La nueva cinta de Derek Cianfrance narra de modo cronológico tres historias distintas íntimamente enlazadas entre sí
martes, 10 de septiembre de 2013.
 
'Only God forgives’, el limbo de Winding Refn
La música, al contrario de lo que ocurría en ‘Drive’, pasa mucho más desapercibida
viernes, 26 de julio de 2013.
 
‘El hombre de acero’, el Superman del siglo XXI
No lleva calzoncillos rojos cuando es el héroe, ni tampoco usa gafas cuando se oculta tras su alter ego Clark Kent
jueves, 27 de junio de 2013.
 
R3sacón sin resaca
Tercera parte de una trilogía, que debe ser el total desmadre
miércoles, 5 de junio de 2013.
 
'La caza', el martirio de un hombre inocente
Buen cine europeo que merece ser visto
lunes, 27 de mayo de 2013.
 
Cannes 2013, la nueva cosecha
Sol, playa, glamour, estrellas y dos semanas de buen cine. El festival de Cannes ha comenzado
viernes, 17 de mayo de 2013.
 
To the wonder, Malick sigue a lo suyo
No hay duda de que el estadounidense Terrence Malick es uno de los cineastas más personales del panorama actual
viernes, 10 de mayo de 2013.
 
La aventura de la vida de Pi
Una experiencia para los sentidos, un mar (nunca mejor dicho) de emociones
jueves, 2 de mayo de 2013.
 
Django desencadenado, el curioso western de Tarantino
Una cosa a tener en cuenta antes de ver una película de Tarantino es que es casi imposible calificarla dentro de un único género
viernes, 26 de abril de 2013.
 
Archivo
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris