Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

También quiero una reforma laboral

Después de conocer las preocupantes cifras del paro, Mariano Rajoy cree que la solución pasa por la reforma laboral que se hará, presumiblemente, con las quejas de los sindicatos y la oposición
Santiago Arroyo
@arroyosanti
lunes, 5 de diciembre de 2011, 08:20 h (CET)

La preocupante cifra del paro situada en el 21,5% (cifra de la EPA en el tercer trimestre) que nos deja la herencia Socialista después de haber negado la crisis hasta la saciedad y una Ministra de Economía negando lo evidente años después de haber empezado la misma, hace chocante que los sindicatos españoles, más parecidos hoy a un grupo de matones que se enriquecen con el mal ajeno, se molesten, o lo que es peor, se despreocupen ante la propuesta hecha por Mariano Rajoy y su partido, pactar otra reforma laboral.

No es de extrañar que, con todos los regalos encubiertos que les han sido otorgados en estos años por el PSOE, con el cual UGT comparte su origen en 1988 e ideología socialdemócrata, o CCOO, que aunque vinculada al Partido Comunista de España, ha ido pasando a una organización también socialdemócrata, no quieran apoyar una reforma laboral contundente pero a la vez necesaria, aunque su deber como organizaciones sindicales debiera empezar apostando por un fuerte mercado laboral, mejorar la productividad y por ende mejorar el país y a sus trabajadores que, a día de hoy, muchos de ellos no disfrutan de un derecho primordial como es el trabajo.

Creo que no discreparemos demasiado en que la reforma laboral que organizó el gobierno de Zapatero, no fue más que una medida para intentar paliar la presión que ejercía la Unión Europea y los mercados, pero que hoy en día se hace evidente que no sirvió de nada, pues esa presión sigue existiendo y se agrava el hecho insoportable de aguantar a cinco millones de desempleados.

Los créditos impagados, que han hecho subir la tasa de morosidad de la Banca hasta niveles catastróficos y la falta de ingresos a las arcas del estado y a la Seguridad Social, son dos de los ejemplos perniciosos para la economía española y el sistema financiero que, unidos a la falta de consumo por parte de los ciudadanos, hace que el PIB se encuentre a niveles decadentes y dramáticos.

La CEOE, con una actitud arrogante, ha pedido a Mariano Rajoy que pase a la acción y deje de dar titulares. No obstante, el próximo presidente del Gobierno, les ha pedido que para después de Reyes, por aquello de no meter prisa y fastidiar las vacaciones, tengan preparado un texto consensuado con los sindicatos.

Cándido Méndez, secretario general de UGT, ha asegurado que no se siente presionado por el plazo que ha dado el futuro Presidente del Gobierno, para alcanzar acuerdos en materia laboral para después de Reyes, de hecho aseguró que aparte de los plazos de su hipoteca, no tenía otros plazos. Además indicó: "dentro de la literatura esto no es lo más importante", y aseguró que el actual marco de negociación colectiva "satisface suficientemente los problemas que puedan tener las empresas". Es decir, es innecesaria otra reforma.

Las claves del éxito son relativamente fáciles de entender, pero difíciles de llegar a la unanimidad por parte de los sindicatos y patronal. Según Mariano Rajoy se debe apoyar la flexibilidad al mercado de trabajo para incentivar la creación de empleo como abaratar el despido, descentralizar la negociación colectiva y que prevalezca el convenio de empresa negociado por empresarios y trabajadores, salarios en base a productividad y no a la inflación, hacer más fácil la contratación para reducir la temporalidad y la dualidad del mercado y reducir en la medida de lo posible la cuantía de los subsidios de desempleo, que ha día de hoy son un 45% superiores a la media de los países de la OCDE.

Evidentemente no son medidas que gusten y que nos alegren la vida, pero desde luego son necesarias. Cinco millones de desempleados son razones suficientes para llegar al consenso de una reforma laboral estable.

Noticias relacionadas

​Los “lamentos” de Otegi

Solo se merecen que el recuerdo y la voz de los mártires de su sinrazón, persigan y remuevan sus conciencias hasta el fin de sus días

Hablando de sustancias

Si algo nos gusta hasta la debilidad de la voluntad razonada es ese peculiar diálogo con lo desconocido

​Una fiscalidad abusiva, como sistema recaudatorio contra la propiedad privada

Resulta penoso que se estén dando, por parte de los gobernantes, señales inequívocas de pretender convertirse en un sanedrín autoritario

Congreso PSOE-Sánchez sin 'g' ni 'r'

La novedad no es solo nominal. Afecta al histórico y serio Partido Socialista Obrero Español, privado del anzuelo y uña que le caracterizaba

¿Cómo vencer el sufrimiento?

No es tiempo de batallar contra nadie, sino de celebrar esa cultura del abrazo que nos invita a levantar el ánimo para asegurar ese futuro común
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris