Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Vargas Llosa   Escritor   Perú   Genocidio   castellano  

​El marqués de Vargas Llosa hace apología al genocidio castellano

Ha ido evolucionando hasta convertirse en un apologista de los Fujimori y del colonialismo
Isaac Bigio
miércoles, 25 de mayo de 2022, 08:24 h (CET)

El novelista peruano se hizo famoso al ganar el Nobel de literatura en 2010 y al año siguiente el título de marqués que le entregó el rey Juan Carlos I. Basándonos en esos galardones, el único mistiano miembro de la nobleza castellana ha querido reforzar sus intervenciones políticas. Estas, sin embargo, cada vez más reflejan el atraso, la altanería y la miopía política de los herederos del feudalismo monárquico peninsular. 


Vargas Llosa ha hecho una serie de nuevas declaraciones que son bastantes reveladoras. Dos de ellas tienen que ver con la actualidad peruana, pero la más importante es una en la cual él justifica lo que ha sido el mayor holocausto que haya tenido el Perú, las Américas y el planeta. Vargas Llosa acepta que no hubo fraude… pero también insiste en que lo fundamental es saber votar bien.


En una ponencia que Mario Vargas Llosa dio a mediados de mayo en el Centro de Estudios del desarrollo en Montevideo, él sostuvo que en el Perú: “ha habido unas elecciones limpias y los peruanos han votado mal. Los peruanos han votado muy mal y eso hay que decirlo con absoluta claridad. Es importante que haya elecciones libres, pero es más importante todavía que en esas elecciones libres los electores voten bien, y en el Perú han votado mal”.


Esas declaraciones implican un viraje y un distanciamiento ante Keiko Fujimori, a quien endosó incondicionalmente. Cuando se dieron los resultados del balotaje peruano del 6 de junio, Varas Llosa se adhirió al fujimorismo denunciando un gran fraude. Hoy acepta que estos comicios fueron “limpios”, lo cual es un desplante para Fuerza Popular y para Renovación Popular, que aún siguen hablando de “fraude”, que no son capaces de probar ello tras haberse gastado más de 150 mil soles en la comisión que preside el almirante (R)Jorge Montoya y que ahora buscan promover las acusaciones que ha dado un delincuente en sentido de que el “anforazo” se produjo en la primera vuelta.


A pesar de que el escritor admite que las elecciones fueron transparentes, para él lo importante es saber votar bien y no mal. Ahora acusa a sus compatriotas de haber votado “muy mal” y eso es lo que importa. De manera paternalista, él quisiera enmendar el error de los peruanos apuntalando al golpismo de la ultraderecha. Este es el pensamiento del conservadurismo español, en el cual él milita desde que adquirió tal nacionalidad, y con el cual se ha buscado intervenir militarmente en Venezuela y se puede buscar desbancar a varios gobiernos de la región.


Vargas Llosa, que se hizo un hombre de letras promoviendo la revolución cubana y luego simpatizando con el gobierno del general Juan Velasco (1968-75) ha sobrepasado sus 85 años de edad renegando de todas sus ideas de juventud. Tras habérselas pasado 3 décadas atacando a Alberto Fujimori como uno de los dictadores más sanguinarios y corruptos de la historia, en abril 2021, tras haber fracasado en sus intentos de transformar a Pedro castillo en un nuevo Ollanta Humala, él se convirtió en escudero del fujimorismo.


Vargas Llosa ha llamado a votar por todas las fuerzas de la derecha y extrema derecha. En Chile apoyó a José Antonio Katz, pese a sus abiertas simpatías con el pinochetismo y a su afiliación al Foro de Madrid de los franquistas de Vox. En las elecciones del Brasil llama a apoyar a Jair Bolsonaro contra Lula. Como casi todos sus candidatos presidenciales han venido perdiendo en Latinoamérica, él se siente muy deprimido con lo que pasa en su región natal. Nada queda de aquel Vargas Llosa que denunciaba a las dictaduras derechistas, pues ahora él llama a votar por quienes en Chile y Brasil reivindican a las totalitarias que oprimieron ambos países, mientras que para él las únicas dictaduras que hay que condenar son las que se basan en el modelo cubano (que él antes apuntaló).


Analfabetismo


En una entrevista al diario La Tercera de Chile (17-4-2021), Mario Vargas Llosa dijo: “El Perú no sale adelante, está entrampado, por haber elegido mal, por haber elegido un presidente que es absolutamente un analfabeto, una persona que no tiene digamos la información necesaria y un gobierno que ya muestra muchos síntomas de corrupción, de malos manejos, de manejos irresponsables”.


Caracterizar a Pedro Castillo de ser “un presidente que es absolutamente un analfabeto” es una falsedad y un insulto racista. Castillo es un profesor de colegio con grados y postgrados universitarios. Su profesión es educar a los chicos y chicas a que sepan leer, leer y escribir.

Sin embargo, como él es el primer presidente electo del Perú que no proviene de la elite dominante, que nunca ha sido parte de cualquier parlamento o gobierno local o nacional y que ha vivido casi toda su vida en uno de los distritos más pobres y abandonados del país, la “alta sociedad” le desprecia. Para esta, Castillo es un “analfabeto absoluto” porque no está educado en todos sus trucos y formas de despreciar a los andinos.


Incluso en el caso de que Castillo no supiese leer o escribir, eso es algo que no puede conllevar a que sea menospreciado. No sabían leer libros (ni conocieron estos) ninguno de los grandes gobernantes que tuvo el Perú prehispánico, que construyeron la mayor red de caminos peatonales de la historia universal, que edificaron inmensas construcciones antisísmicas (como Machu Picchu, Cuzco, Kuelap, Caral y otros que causan admiración mundial), que le dieron a la humanidad la papa, la quinua, las llamas, el cuy y otros productos y que crearon el mayor imperio nativo que hayan tenido tanto los hemisferios del sur como del occidente.


El deber de un intelectual no es el adoptar una actitud soberbia ante su pueblo, sino buscar entenderlo e identificarse con sus problemas y necesidades. Vargas Llosa vive completamente divorciado de las grandes mayorías y dedicado a frecuentar a nobles y ricos. Es él quien muestra analfabetismo, pero no de lecturas, sino de vivencias, de compenetrarse con la realidad y de poder conectarse con su propio pueblo, al que desprecia.


Cuando la elite criolla desprecia a Castillo por ser un “analfabeto” o un “burro”, en verdad se está insultando a sí misma. Pese a su gran “intelecto”, a haber tenido una multimillonaria campaña electoral y a haber sido apoyado por los grandes partidos y gremios empresariales de la derecha, por quien entonces había sido el único presidente electo en dos quinquenios separados (Fernando Belaúnde) y también era el popular alcalde de Lima (Ricardo Belmont), Vargas Llosa entra en 1990 en la historia peruana como el primer candidato que ganaba en una ronda inicial para perder en la final.


Castillo, a diferencia de Vargas Llosa y de Keiko Fujimori, ganó en las dos vueltas electorales (y todo ello pese a no tener el apoyo de ningún canal de TV, diario o semanario, y de haber sido el candidato más terruqueado del hemisferio). Si un “asno” logra eso, ¿qué se puede pensar de quienes fueron incapaces de ganarle y hasta ahora no pueden vacarlo?


Vargas Llosa ataca a Castillo de tener “un gobierno que ya muestra muchos síntomas de corrupción”. Es verdad que el ex secretario y sobrinos del Presidente se han dado a la fuga, que el número 2 de Perú Libre está preso y que el secretario general de dicho partido está procesado, pero no hay prueba alguna que demuestre que cualquiera de los 2 integrantes de la plancha presidencial haya cometido un robo, pese a todos los intentos de la prensa de encontrar ello. Sin embargo, TODOS los candidatos presidenciales por los que Vargas Llosa ha llamado a votar en este último tercio de siglo han estado están presos o requisitoriados: Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala y PPK. El rey Juan Carlos I que le convirtió en marqués, se ha fugado a una petro-monarquía huyendo de tantos escándalos por corrupción.


Keiko Fujimori, a quien él apoyó en el último balotaje, fue la primera dama de la que fue, según sus propias palabras, una de las peores y más corruptas dictaduras. Vargas Llosa hizo campaña por ella, pese a que esta ha sido la única candidata presidencial en la historia americana que había estado entrando y saliendo de la cárcel por corrupción, y que no podía salir del país. Ni siquiera pudo asistir a la cumbre iberoamericana que Vargas Llosa organizo en Quito. Vargas Llosa se jugó todo su prestigio para endosar a la cabecilla de una “organización criminal” (tal y cuál es la caracterización oficial de la fiscalía con respecto al partido fujimorista).


El novelista vive en una novela donde la fantasía sustituye a la realidad y donde la panfletaria barata subjetiva remplaza a cualquier análisis crítico, objetivo y serio.


Justificando el peor genocidio de la historia humana


En esa misma entrevista al diario La Tercera de Chile, Vargas Llosa se puso del lado de quienes cometieron el peor holocausto que haya conocido la humanidad. Según él:

"No tiene sentido mirar el pasado. En el pasado había 1.500 lenguajes en América y cómo en ese entonces no se entendían, entonces se mataban. El español vino a resolver ese problema. Ese español que hablan 500 millones de personas en el mundo y que es, después del chino mandarín, la lengua más importante hoy en el mundo, integró a América Latina. Tenemos que agradecerle mucho a los españoles porque sentaron las bases de una comunidad que fue el gran sueño de Bolívar."

Esta idea muestra un culto extremo y muy subjetivista al imperialismo españolista con sus masacres y genocidios.


Empecemos por las impresiones de menor importancia para ir llegando a las más graves. El castellano es la segunda lengua materna más hablada del mundo después del mandarín, pero el inglés, que sí es el principal idioma global, tiene más personas que lo hablan como segunda lengua que la totalidad de los que entienden cualquier lengua china o ibérica. Si bien al sur de EEUU un 60% de sus 600 millones de habitantes habla el castellano, esta lengua es minoritaria en Sudamérica (donde los 210 millones de parlantes del portugués le aventajan).


En el recomendable libro "1491, nuevas revelaciones de las Américas antes de Colón", Charles Mann cita a numerosos especialistas que concluyen que antes de la llegada de los "civilizadores" españoles había alrededor de 100 millones de amerindios. En ese entonces esa gran cantidad de gente equivalía a la población de Europa. Sin embargo, dichos académicos, concluyen que entre el 90% al 98% de ellos murieron tras las plagas y abusos que trajeron los conquistadores. Nunca antes ni nunca después en la historia universal se ha dado un caso similar en el que casi todas las decenas de millones de habitantes de dos continentes enteros fueron aniquilados.


Para Vargas Llosa: "No tiene sentido mirar el pasado." Esto es algo que se contradice con muchas de sus obras que, precisamente, se centran en hechos antes ocurridos. Todo historiador o analista político debe investigar lo que previamente ocurrió para ver qué es lo que causa el presente y cómo se puede corregir para el futuro. ¿Cómo él le puede pedir a las víctimas judías, semitas o eslavas del holocausto nazi que no miren el pasado? ¿O lo mismo a los más de 200 millones de americanos que ignoren la trata de esclavos con las cuales llegaron sus ancestros cazados o transportados como bestias desde el continente negro?


Vargas Llosa ha nacido en Arequipa y ha vivido en Cochabamba y Lima, ciudades que, al igual que el Perú, tienen nombres amerindios. No sabemos si en su ADN corre sangre mestiza o no, o si él sufre del complejo de muchos acriollados que quieren negar sus raíces autóctonas. Ninguna persona oriunda de lo que fue el Tahuantinsuyo, el mayor imperio nativo surgido, ya sea en el hemisferio occidental o en el del sur, puede querer hacerse el de la vista gorda de lo que este antes fue.


Las guerras no se dan por discrepancias idiomáticas


Las guerras no se daban en las Américas prehispánica (ni se siguen dando en el mundo) debido a que la gente pueda hablar idiomas diferentes. No es cierto que los pueblos amerindios de "entonces no se entendían, entonces se mataban". Pueblos vecinos con lenguas ininteligibles han logrado convivir en paz en todos los rincones del planeta, mientras que naciones con las mismas lenguas han librado guerras fratricidas.


Tlaxcalas y aztecas eran enemigos feroces, aunque ambos hablaban náhuatl. Los primeros prefirieron aliarse con Hernán Cortés para masacrar a los segundos y conquistar Tenochtitlan. Los arqueólogos han demostrado que entre distintas ciudades mayas se dieron carnicerías (como también pasó lo mismo entre los distintos mini-Estados griegos), pese a que entre ellos se entendían hablando. Varios de los pueblos dominados violentamente por los incas, que se rebelaron contra estos o que prefirieron aliarse a Francisco Pizarro en contra de ellos, eran quechua-hablantes. Huáscar y Atahualpa se enfrentaron entre sí, pese a ser hermanos y comunicarse en la misma lengua materna. Dentro de sus seguidores tenían soldados que hablaban decenas de idiomas que no se entendían entre sí mismos.


Luego, todas las guerras civiles que se dieron entre los conquistadores (como entre los Pizarro y los Almagro), entre los criollos y los peninsulares y entre las distintas fracciones de la era republicana, se dieron entre bandos hispano-parlantes.


Tras la independencia se han dado decenas de guerras entre distintas repúblicas que comparten la misma lengua o familia lingüística. Tal vez la más sanguinaria de estas fue la de la "Triple Alianza" de 1864-70, en la cual Uruguay, Argentina y Brasil se unieron para exterminar a casi todos los adultos varones del Paraguay. La más brutal guerra civil que haya tenido Iberoamérica ha sido la española de 1936-39, en la cual murieron millones de personas que podían comunicarse entre sí.


La propia Biblia está llena de relatos de guerras entre los reyes Saúl y David, entre Judea e Israel, entre distintas tribus israelitas, o entre estos y los cananeos, o diversos pueblos de los que hoy forman parte Jordania, Siria, Líbano o Israel/Palestina. Todos esos reinos, salvo los filisteos, hablaban el mismo idioma y lo escribían en el mismo alfabeto. Luego, los imperios babilonio y asirio conquistaron la media luna fértil y "Tierra Santa" haciendo que el arameo se convierta en la lengua franca (la cual utilizaban a diario Jesús, sus 12 apóstoles y sus oyentes), pero la Biblia no reivindica ese hecho, así como la posterior imposición de los idiomas griego o latín sobre el Medio Oriente y todo o gran parte del Mar Mediterráneo.


Las numerosas guerras entre ciudades-Estado helenas y las decenas de guerras civiles entre romanos se dieron entre líderes que empleaban la misma lengua materna. Más bien, muchos de los ejércitos bárbaros que atacaron o invadieron a Roma eran coaliciones de tribus con idiomas que no se entendían entre sí mismos.


Todos los grandes imperios de la humanidad han sido multilingües. Aún hoy, China, que apunta a ser la primera potencia económica, tiene varias lenguas. EEUU está cerca de convertirse, como Canadá, Bélgica o Reino Unido, en un país oficialmente bilingüe. Suiza, el país más neutral y estable de Europa, siempre ha tenido 4 idiomas oficiales. La España, que tanto admira Vargas Llosa, tiene muchas lenguas nativas (catalán, gallego, vasco, valenciano, mallorquín, asturiano, aragonés, extremaduriano, leonés, fala, eonaviego, occitano, dariya y caló), y el porcentaje que allí habla el castellano es menor que el que tiene Hispanoamérica.


Además, muchas de las actuales repúblicas hispanoamericanas no tenían una mayoría nacional que hablase castellano cuando se dieron las independencias. En Perú, Bolivia, Ecuador, Guatemala, la isla de Santo Domingo y Paraguay, así como en grandes partes de México, Chile, Argentina, Colombia y el Caribe, los que entonces usaban el español a diario eran menos que los que se comunicaban en un idioma nativo o criollo.


La hispanización de Latinoamérica y el Caribe fue posterior a la colonia y ha sido y es limitada, pues al día de hoy unos 400 millones de americanos, solo un poco más de la mitad de los territorios americanos que fueron parte de la corona de Madrid, hablan el castellano. El portugués lo hablan más de 200 millones, el inglés unos 100 millones, lenguas de origen amerindio y africano unos 50 millones y el francés o el holandés varios millones más.


El contar con un idioma europeo no implica ir hacia el progreso, algo que se ha mostrado con los casos de Japón, Corea o China. La primera república americana (Haití) siempre ha tenido como lengua predominante el criollo afro-galo, con la cual llegó a ser toda una potencia regional. Paraguay fue inicialmente la principal fuerza en el corazón de Sudamérica, teniendo a todos sus habitantes (incluyendo blancos) hablando el guaraní. La primera república americana que logró la alfabetización completa de toda su población fue la cheroqui al sur de los actuales EEUU (lo cual lo consiguió creando su propio alfabeto para su propia lengua), pero esta fue étnicamente arrasada por Washington, quien expulsó a todos sus habitantes. Los esquimales (inuits) de Groenlandia, quienes han logrado un mejor nivel de vida y autonomía que la mayor parte de los nativos americanos, han logrado rebautizar a la mayor isla de las Américas y del mundo con su propio nombre (Kalaallit Nunaat) y han hecho que su idioma ancestral sea el único oficial (siendo este el único territorio americano donde no hay ninguna lengua europea de Estado).


Genocidio


El español, como hemos visto, no vino a resolver esas discrepancias lingüísticas. Tampoco "vino a resolver problemas" derivados de esa amplia variedad idiomática. Todo lo contrario, vino para destruir naciones y civilizaciones enteras, incluso a punto de exterminar a todos sus habitantes.


No podemos justificar el genocidio cultural ni la desaparición de cientos de idiomas nativos (incluyendo el puquina, la hoy poco conocida lengua original de los incas), pues todos ellos tienen tesoros claves para entender a nuestra historia y medio ambiente. La españolización trajo, además, la destrucción de todos los libros mesoamericanos (salvo 4) y de decenas de miles de quipus (incluyendo la desaparición de todos aquellos que pudiesen interpretar o componer en su escritura de tacto, tridimensional y multi-colorida). Todo esto, sin contar con el hecho de que hay numerosas posibles escrituras cuyo contenido o idioma ya no se pueden entender, gracias al genocidio ibérico.


Lo más grave es que Vargas llosa se alinea con los apologistas de la conquista, como los de los franquistas del partido Vox y su Foro de Madrid (en los cuales están directivos de Fuerza Popular, Renovación Popular y Avanza País) quienes aseguran que los castellanos llegaron para civilizar e impedir las matanzas entre indios.


La realidad es lo opuesto. El mayor holocausto de todos los tiempos es el que ocurrió en las Américas, apenas Colón llegó al "nuevo mundo". Pueblos enteros han desaparecido de los anales históricos.


Se supone que en el Viejo Mundo las grandes civilizaciones surgieron en torno a los grandes ríos como el Nilo de Egipto, la Mesopotamia, los de la India o los de China. En las Américas hay dos grandes ríos (el Amazonas, que es el que tiene más agua, afluentes y valles) y el Misisipi (menor al Nilo en extensión, pero mayor en vertederos). En ambas cuencas hubo grandes civilizaciones, de las cuales no se sabe ni cómo se llamaban ni qué hablan. Recién se han empezado a encontrar algunos de sus restos en el Misisipi (como Cahokia, la cual llegó a tener más habitantes que varias capitales europeas contemporáneas).


En el Amazonas se ha corroborado la existencia de gigantescas urbes interconectadas entre sí por canoas y mega-trochas, las mismas que crearon grandes granjas de peces y la tierra más fértil que la humanidad conoce (la "terrapreta" cuyos secretos no se descubren del todo) y sobre la cual se logró que en dicha cuenca haya más humanos de los que hoy hay allí (y sin dañar el ecosistema). Hoy se sabe que el Amazonas es el mayor jardín cultivado del planeta, pues el alto porcentaje de frutas comestibles evidencia que este fue artificialmente modificado durante milenios por sus nacionalidades originarias.


Cuando los conquistadores llegaron a Tenochtitlan se asombraron, pues ninguna ciudad europea era tan grande, ordenada y aseada. Las parcelas que cultivaban muchos productos en islotes artificiales eran más productivas que los campos europeos. Los mesoamericanos desarrollaron literatura, poesía y ciencia que rivalizaba con la del viejo mundo. Su astronomía era más perfecta que la occidental.


Cuando Europa estaba en el oscurantismo de la edad media inicial, en la pequeña península de Yucatán habitaban decenas de millones de mayas, quienes transformaron una jungla sin ríos en grandes campos de cultivo. Ellos descubrieron el número cero y varias cuestiones de matemáticas, medición del tiempo y astronomía mucho antes que sus contemporáneos europeos.


El maíz, que es uno de los 3 granos más consumidos en el mundo de hoy, ha sido el primer alimento genéticamente modificado en la historia mundial. Sus orígenes se remontan al río mexicano Balsas, antes de que en Europa se construyan sus primeras urbes. La papa, la yuca y el camote son los principales tubérculos que nutren a la humanidad. Su origen es americano. En los Andes se han desarrollado unas 5 mil diferentes clases de papas. Sin esta raíz hubiera sido imposible la revolución industrial, pues no había otro sustituto masivo para dar energía a los primeros obreros de las fábricas y minas.


Además de estos alimentos, las civilizaciones amerindias contribuyeron a la dieta mundial con cacao, vainilla, quinua, coca, maca, tomate, ajíes, frejoles y otros productos. Durante el primer milenio y medio del cristianismo nadie celebraba navidad con pavo o chocolate, algo que solo conocieron los seguidores de la Biblia tras la llegada de Colón.


Grandes civilizaciones


Los antiguos americanos lograron construir edificaciones que desafiaban los sismos, incluso desde Caral hace 5 milenios, con sus pirámides son tan antiguas como las de Egipto. Las que hay en el valle del río Lambayeque superan en número (y algunas hasta en tamaño) a las del Nilo, a pesar de que este río es decenas de veces más extenso. Las pirámides de piedra esparcidas por todo México llegan a ser tan o más descomunales que las del Medio Oriente.


Los incas estructuraron una red de decenas de miles de kilómetros de caminos con tambos, chasquis y puentes colgantes, los mismos que iban desde el mar hasta los volcanes más altos del planeta. Estos eran desconocidos en el viejo mundo y deslumbraron a los conquistadores.


En los Andes se desarrollaron formas de cultivo con andenes o con "islas" rodeadas de canales en el altiplano, el mismo que, pese a estar a casi 4 kilómetros sobre el océano, con poco oxígeno y grandes heladas, fue altamente productivo y poblado. Waris, tiahuanacotas e incas son los únicos imperios que surgieron sobre los 3 a 4 mil metros encima del nivel del mar para abarcar a territorios desde el océano y sus desiertos de la costa hasta la mayor jungla del planeta.


Los andinos crearon civilizaciones basadas en archipiélagos ecológicos en los cuales se recolectaban una amplia variedad de productos desde el Amazonas al Pacífico, pasando por la puna y la cordillera.


El Tahuantinsuyo fue más civilizado que el imperio hispano, pues su población tenía un sistema de riegos, almacenes, cultivos y caminos colectivos que evitaba el hambre. Su derrota en manos europeas se debió, sobre todo, a la viruela y otras plagas que exterminaron a sus jerarcas, tropas y pueblos.


Varias técnicas de textiles, artesanía y orfebrería fueron superiores en las Américas. El platino fue tratado en la actual frontera colombo-ecuatoriana mucho antes de que en Europa. Colombia fue la sede de espectaculares artesanías con metales preciosos y recién se vienen descubriendo grandes urbes, como la ciudad perdida de Santa Marta. Otras civilizaciones se vienen hallando en la selva atlántica de Honduras y Nicaragua.


Entre las Américas también se dio un gran comercio marítimo y fluvial. Canoas de todo tamaño surcaban las cuencas de los ríos Amazonas y Misisipi, así como el Mar Caribe, tan grande como el Mediterráneo. Pizarro en sus viajes capturó a una gran balsa que iba desde la costa norperuana o ecuatoriana hacia Panamá. Se sabe que por esa vía se intercambiaron varios pueblos, productos y técnicas entre las Américas del Norte y del Sur.


Según el gran historiador peruano José del Busto, el relato del viaje del inca Túpac Yupanki a Oceanía fue cierto y él lo ha comprobado al visitar a la Polinesia francesa y a Rapa Nui (la isla de Pascua), donde hay totora del Titicaca y formas de construcción con piedra tipo Cuzco. Antes de que los europeos llegasen a las Américas, el camote sudamericano llegó a Nueva Zelandia y al Pacífico asiático, siendo conocido con el mismo nombre que lo tiene en quechua o aimara, algo que solo puede ser explicado por el comercio polinesio-andino.


Hoy se conoce la escritura azteca y maya, aunque la inca y sus quipus, así como la de otras naciones originarias, aún no puede ser descifrada. Resulta impensable que un imperio, como el andino, que en 1491 era más grande que la suma de todos los países católicos del mundo, pudiese haber sido tan bien organizada y sin ninguna forma de escritura.


Los primeros pueblos en ser aniquilados por los conquistadores fueron los del Caribe, cuya lengua taína se ha perdido. Ellos y los mesoamericanos desarrollaron sus propios juegos de pelota antes que los europeos, logrando procesar a la goma de los árboles en bolas que rebotasen. Luego, las técnicas que ellos inventaron serían desarrolladas para fabricar neumáticos y otros objetos hechos con resina de caucho.


Desde Costa Rica a Venezuela se han encontrado lugares con gigantescas esferas de piedra perfectamente talladas, algo tan difícil de hacer. Como varios de esos pueblos fueron los primeros en contagiarse de los virus europeos, no se conoce bien quiénes las hicieron ni por qué.


Varios de los últimos pueblos en haber logrado mantener su independencia ante los europeos, como los que residen en las partes más extremas del norte y del sur de la costa Pacífica, han llegado a preservar muchos elementos de su identidad cultural. Los mapuches lograron impedir la conquista española y los del oeste de Canadá han creado una rica cultura basada en la pesca, caza y descomunales tótems y esculturas de madera. La civilización guaraní fue tan poderosa que impuso su lengua y cultura a los blancos y mestizos. Las praderas que van a lo ancho de Norteamérica fueron artificialmente producidas por los mal llamados "pieles rojas" para canalizar y mejorar la caza de los búfalos.


Diferentes conquistas


La conquista europea arrasó varias de esas civilizaciones. Los primeros reinos que los ibéricos sometieron estuvieron en Asia y África. Antes de dominar a los aztecas e incas, los portugueses conquistaron los reinos de Ceilán (Sri Lanka) y de lo que fue durante medio milenio Goa (al lado de Bombay en India, la cual en algún momento les perteneció). Sin embargo, ninguna de las posesiones ibéricas, desde Guinea, Angola y Mozambique hasta Omán y Qatar, la India, Malasia, Timor, China, Japón o Filipinas, llevó al exterminio masivo ni a la desaparición de sus lenguas originarias. Hoy se va a jugar el mundial 2022 en Qatar, península que ha logrado retener todas sus tradiciones, pese a que antes ha sido dependencia ibérica, turca y británica.


La diferencia de esas colonias con las de las Américas es que los europeos trajeron los virus de las vacas, caballos, ovejas, cabras, asnos y otros animales domesticados por ellos que no conocían los amerindios. Esto produjo una pandemia mucho más letal que la del coronavirus actual. Naciones enteras se extinguieron cuando la viruela llegó incluso antes que las espadas y las cruces. En las naciones africanas y asiáticas, el dominio de ninguna potencia europea produjo el exterminio vía virus y muchos de sus antiguas colonias aún retienen sus culturas e idiomas autóctonos.

La brutalidad de la conquista (que se basó en el exterminio mediante enfermedades y maltratos) despobló gran parte del "nuevo mundo", el cual debió ser repoblado por mano de obra esclava negra o semi-esclava asiática.


Vargas Llosa cree que los latinoamericanos debemos agradecer a los españoles por su conquista y por habernos traído su idioma. La verdad es lo opuesto. Gracias a expandirse hacia las Américas, los reyes católicos se consolidaron y enriquecieron, pero a costa de mantener un sistema feudal obsoleto que no tardó en explotar, algo que fue canalizado por sus rivales franceses, británicos y norteamericanos.


Antes del arribo de los europeos, las Américas no eran un paraíso. Había guerras, masacres, explotación entre humanos y traslados masivos de pueblos enteros (como los mitimaes). También es cierto que los europeos trajeron varios animales, frutas y granos domesticados, así como medios más sofisticados de arado, armas y navegación. Y, sobre todo, hizo que se encontrasen las 2 grandes masas terráqueas que habían estado divorciadas por milenios, creando por primera vez un gran intercambio y una economía globales.


Sin embargo, la conquista condujo al peor exterminio humano de todos los tiempos en el planeta. Hace medio milenio hubo más decenas de millones de muertos que en cualquiera de las 2 guerras mundiales del siglo XX. Además del genocidio físico y cultural, los europeos trajeron una mayor discriminación por sexo, raza y clase. También importaron un sistema de esclavitud y de servidumbre masiva por el color de la piel, así como un sistema de haciendas privadas. Ser descendiente de los habitantes oriundos se convirtió en símbolo de discriminación.


No se puede conjeturar qué hubiese pasado en las Américas si los europeos no hubiesen llegado o si estos no la hubiera semi-despoblado con sus plagas y espadas. Lo que sí se puede decir es que si el dominio europeo no se hubiera dado junto con un masivo exterminio, las civilizaciones indígenas de las Américas hubieran sobrevivido como las de la India asiática, las cuales, pese a haber sido conquistada por mongoles, musulmanes y británicos, retuvo sus decenas de idiomas y culturas regionales.


Si Japón, China, India, Qatar u Omán lograron mantener sus respectivas identidades ante el colonialismo ibérico, esto fue más difícil de dar en las Américas tras el masivo exterminio de multitudes.


Es cierto que hoy se habla el español en una veintena de países al sur de EEUU, pero eso no ha traído la unión estatal entre ninguno de ellos. Ni siquiera esto pasa con las 5 repúblicas centroamericanas que comparten los mismos colores de su bandera y la misma fecha nacional de independencia (15 de septiembre de 1821). Varios territorios de habla inglesa han sido incorporados a Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Colombia y de habla holandesa al Brasil. Tampoco la lengua inglesa ha logrado reunir en un solo Estado independiente a las decenas de islas o territorios anglo-parlantes del Caribe. Lo mismo vale para los de habla francesa u holandesa de dicha región.


La unión de la "patria grande" ha de darse manteniendo varios idiomas oficiales de origen europeo, amerindio u africanos, respetando todas las culturas y valorando los grandes aportes de las naciones y lenguas originales.


Del Vargas Llosa de sus primeros tiempos casi no queda nada. Quien se hizo escritor apoyando la revolución y las guerrillas castristas, quien luego apoyó al velasquismo y quien, más tarde, se convirtió en un liberal que combatió al fujimorismo, ha ido evolucionando hasta convertirse en un apologista de los Fujimori y del colonialismo y del holocausto castellano en su propia tierra.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Tertulias programadas… en venta

Se organizan de forma que esté asegurada la confrontación, que no significa, por desgracia, claridad y objetividad en el tratamiento de los temas

​Alva baba y las 40 carpas

Alva se burla de los saharauis por ser unos "nómades"

Los soldaditos de plomo del Kremlin

“El campo de batalla es una escena de caos constante. El ganador será el que controla el caos, tanto el propio como el de los enemigos”, Napoleón Bonaparte

Cestas grandiosas

Se llamaba el “suministro”, algo así como las cestas sociales actuales de la inflación

Trescientos millones

En Gijón hay ejemplos de grandes inversiones que no han servido para nada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris