Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
Etiquetas:   Entrevista   Gerard Jofra   Humorista   Hijo   Eugenio   Espectáculo   Barcelona  

“Un país sin humor no es un país”

Entrevista a Gerard Jofra, humorista, hijo de la cantante Conchita Alcaide y del humorista Eugenio
Teresa Berengueras
@berealsina
lunes, 16 de mayo de 2022, 09:34 h (CET)

Gerard Jofra es humorista, hijo de la cantante Conchita Alcaide y del humorista Eugenio. Ambos murieron jóvenes, la madre, de cáncer y el padre de un infarto. Conchita y Eugenio, cantaban en la emblemática sala barcelonesa “Saulalito”, eran “Els Dos”, tenían éxito, la gente acudía a su sala para cantar, beber y amar.


La pareja se quería, un día Conchita tuvo que dejar de actuar para atender a un familiar, ¿qué hizo Eugenio?, al no cantar, contó chistes que tenía escritos desde hacía un montón de años. Así nació una estrella del humor corrosivo, más allá del que abundaba en esos momentos. Ironía, vestía de negro, luto absoluto, como alguno de sus chistes, sus anillos, sus cruces, destacaban de su estricta indumentaria, él, en realidad, había estudiado, en La Massana, joyería, era joyero, no sabía que el humor le llenaría su vida destrozada al morir Conchita.


Gerard Jofra, tiene 53 años y durante todos los anteriores, los que pasó con sus padres, cantando a los dos años en Sausalito, vivir la muerte de su madre, estar desde los once años al lado de su padre ejerciendo todo tipo de acompañamiento, más allá de las de un hijo, ha trabajado en el mundo del humor, durante todos estos largos años se ha ocupado de mantener viva la llama de sus progenitores.


Ha sido productor y director de representaciones humorísticas en las que se recordaba a Eugenio, estando él entre bambalinas. Gerard, tras ese tiempo, ha descubierto que el humor es su vida.

Sin pena, sin pensar si será motivo de comparaciones con su padre, se ha lanzado a crear un espectáculo para hacer reír al público, “Eugeniadas by Gerrad”.


Él dice que el humor le ha salvado en los buenos y malos momentos de su vida, han sido muchos.

Le encuentran en el Aquitània Teatre de Barcelona, en la Avinguda Sarrià, actúa a las 18 horas, seís de la tarde como dice él, es la hora del vermut de la cena. Hay que reír, hay que pasarlo bien, hay que dejar los sacos pesados con que la vida nos sorprende y lo mejor para ello es el humor.


Este Jofra lleva una carpeta de 50 chistes, se lo aconsejo. Diviertánse con él. Aquí, en esta entrevista, se desnuda, le van a conocer un poco más.


GERARD JOFRA 3

Está trabajando en el Aquitània Teatre de Barcelona

Pues sí, la vida te trae estos regalos, después de recordar a mi padre en diferentes espectáculos llega un momento en que la vida te pone en el lugar donde debes estar o a uno le apetece.


Estrena un espectáculo que se llama “Eugeniadas by Gerard”, lo dirige y actúa, es el nombre de un disco de su padre, el querido y recordado humorista Eugenio.

Eugeniadas fue el título de un disco de mi padre, y me pregunté, ¿que pongo?, ¿qué haces?, Eugeniadas es, posiblemente, todo lo que he vivido durante todos estos años.


¿El espectáculo se basa en el contenido de este disco de su padre o en lo que usted ha vivido a su lado y es para recordarlo a él y a su madre?

Es lo que he vivido y el humor a mi manera, y lo que he vivido al lado de mi padre, mi padre se levantaba por la mañana y ya hacía alguna Eugeniada, el haber vivido tan cerca de él me permite ponerle a mi espectáculo este título, en el sentido que yo explicaré mi humor, que es lo que me ha salvado la vida, me he tomado la vida con humor, teniendo en cuenta cómo están las cosas.


GERARD JOFRA 1

Usted tuvo la suerte de vivir al lado de su padre desde muy jovencito, de niño aún, ¿su humor es distinto al de su padre?

Estoy más cerca de la esencia Eugenio que de la de Arévalo, Chiquito de la Calzada o Gila, ¿qué me gusta de Eugenio?, tal y cómo en los ensayos explicaba sus chistes, su manera de hacerlo, lo que yo les enseñé a los actores para que hicieran de Eugenio, eso era una interpretación. Ahora no imito a mi padre ni creo que deba hacerlo, explico algún chiste de él, es natural, pero mi espectáculo es mi esencia, mi forma de ser y la forma como entiendo el humor, mi padre fue un número uno, mi padre fue cómico, si llega ser futbolista y yo ahora me decido a seguir sus pasos, a los 53 años, lo tengo complicado.


Usted no tuvo que ir a ninguna escuela, su escuela la tenía en casa, ¿fue su padre una buena escuela?

Estudié, pero cuando llegaba verano viajaba con mi padre, quería estar con él para saber que es lo que había, mi padre conmigo fue una persona muy sincera en el sentido de que teníamos conversaciones de padre e hijo, hacia de representante, de secretario o de un asistente, viví cosas muy auténticas y cosas muy bonitas. En aquellos momentos mi padre conversaba y estaba con personas muy auténticas, y me decía, siéntate aquí, mira y escucha, esto me hizo aprender mucho y me enseñó a mirar la vida de otra manera . Viví situaciones así a los once años, viví cosas que a lo mejor no me correspondían a esa edad.


El hecho de que su padre sufriera tanto a causa de la muerte de su madre, podría decirse que fue la causa de su muerte, ¿cómo le afectó a usted esta situación?

Eso me permitió tener conversaciones muy profundas con mi padre y sentimientos de culpa y de responsabilidad. Mi padre, durante un viaje, reconoció que con la muerte de mi madre no podría hacer todo lo que hubiese querido hacer en la vida. Yo me encuentro ante la realidad de reconocer y darle su lugar a mi madre, mi padre muere el día que nace mi hija, por lo tanto me encuentro viviendo algo muy parecido y como hijo uno tiene una admiración. He llorado la muerte de mi padre y la de mi madre, el humor que he heredado de mi padre me ha salvado de las situaciones que nos ha tocado vivir, a mis hijas les toca vivir también su momento, han pasado una pandemia y una guerra, en este sentido me siento un privilegiado de la época que he vivido, y con el miedo de pensar qué haré al ser hijo de Eugenio, no es fácil porque tengo un listón muy alto. Hice un documental de mi padre, puse todo el corazón, la primera parte es una maravilla, la segunda no tanto porque describe a mi padre de una manera que no es.


¿El contenido de ese documental le hizo escribir un libro?

Una persona no puede decir que conoce a otra porque haya tomado un café o haya cenado con ella, se conoce a una persona cuando sabe cómo respira, cómo siente, cómo está cuando está en silencio o cuando está pensando. Quienes hicieron el documental dijeron que querían reflejar todas las verdades de Eugenio, pero tergiversaron la verdad, parece que el que hizo famoso y millonario a mi padre fue el representante, hay comentarios en el documental que a mí me hacen daño porque no es cierto lo que dicen, y así lo digo en la rueda de prensa. Eso me hizo escribir un libro hace dos años, “Eugenio”, que edita Planeta, con prólogo de Pedro Ruíz, en este libro pongo las cosas en su sitio. Mi padre, durante seis años de su vida, pierde su fuerza y su autenticidad y cambia como persona, eso es lo que yo escribo, y, afortunadamente, tengo la suerte que, hace dos años una multinacional, no le digo todavía el nombre, se ha interesado por él y estamos a punto para rodar una película.


Con David Trueba como director.

Este tema aún no es oficial, Edmond Roch es el productor y David Trueba, según me dijo él, va a ser el director y se ha hecho un guión con Albert Espinosa, Albert expresa muy bien los sentimientos y el dolor.


“Sausalito”, la sala de fiestas de sus padres, era un lugar emblemático de Barcelona.

La historia de mis padres fue una historia de amor, a los dos años mis padres me sacaban a cantar en la sala “Sausalito”, he sido muy querido y he vivido todo al lado de ellos, la vida me llevó por ese camino, después ese amor se trunca, a causa de la muerte de mi madre, joven, a causa de un cáncer, eso destroza a mi padre, también joven, él ya ha triunfado en el mundo del humor, sigue su camino y yo con él, digamos que he estado siempre con él y llega un momento, en que los dos se han ido, y yo ya he hecho todo lo que creo que tenía que hacer y he encontrado mi camino y aquí estoy, tengo ahora 53 años, a los 51 años decido acabar con todo el tema de Eugenio y firmo unas actuaciones para hacer el humor cómo lo entiendo yo, la historia ha cambiado, ahora, el que sube a los escenarios, soy yo, en dos años he hecho mis actuaciones, subes al escenario y sientes que te pasa algo, en este tiempo me he convencido que también soy humorista, dejo de huir de todo lo que me ha llevado aquí y me veo con fuerzas para estar en una escenario haciendo lo que sé hacer.


GERARD JOFRA 4

El pasado no se puede olvidar, pero ya ha pasado, usted, durante muchos años ha hecho lo posible para que nadie se olvidara ni de su madre ni de su padre, con su trabajo les ha dado su sitio, ahora empieza su propia trayectoria, ¿cree que siempre será el hijo de Eugenio cuando salga al escenario?

Si antes no he subido a los escenarios es porque uno tiene sentido del ridículo, mi padre era un tío tímido, era un tío que subir al escenario se le hacía difícil, ahora lo hago porque a los 53 años uno empieza a conocerse, la vida me ha puesto en el lugar adecuado y uno empieza a estar a gusto en donde está, ser hijo de…, no ha sido nada fácil, las comparaciones son odiosas. En mi espectáculo explico cinco u ocho chistes de mi padre y todo lo demás son chistes nuevos, mucha gente me dice que me tengo que expresar como soy, porque, evidentemente, recuerdas a tu padre, tienes la esencia de él, pero yo soy un tío mucho más empático, soy una persona que río, un tío que tengo otras cosas, no aquella sobriedad de Eugenio, aquella forma tan seria de hablar y expresarse, y cuando me convenzo de todo esto, me lanzo a representar mi espectáculo, nunca podré negar que soy su hijo, pero tengo un nombre propio que es Gerard Jofra, ahora voy a interpretar mi vida en el escenario, ¿de qué manera?, explicando lo que yo mismo sé hacer, empiezo con el chiste de los “tics” que es el chiste con el que mi padre acababa sus interpretaciones y a partir de aquí hago una serie de 50 chistes en las que en medio mezclo historia de mi vida. Cuando mis padres me dejaban en casa de mis abuelos. Mi abuelo era un tío muy machista pero a cambio tenía al lado mi abuela que era un ángel, era como mi madre, nos cuidaba cuando mis padres se iban, ella decía: ¿queréis cenar, niños?, teníamos, 6/7 años, nos preparaba pan con vino y azúcar en una casa que hacía un frío que pelaba, después de tomarnos cinco rebanadas cogíamos una moña importante, inconscientemente, después no íbamos con la bicicleta y caíamos, nos hacíamos un chichón y la abuela nos llevaba a la habitación donde tenía toda la parafernalia de todas las vírgenes y demás, y te daba para beber un poco de Agua del Carmen, y la abuela decía eso quita todos los dolores, y añadía: “un poco por ti y uno para mí” y eso, son esas pequeñas cosas y esas coñas, que las he vivido, que tienen su parte de humor y así hablo de los abuelos que también han sido importantes en mi vida, mis hijas no han podido gozar como yo de sus abuelos.


A partir de los 11 años estuvo al lado de su padre.

Fue una razón para hacer lo que he hecho ahora, para subir encima de una escenario pienso que uno tiene que haber nacido con eso dentro, no lo hice antes por cobardía, por miedo, por el qué dirán, no estoy alejado de la forma de hacer de mi padre, es como fumar, estoy intentando dejar de fumar, mi idea es no fumar en el escenario, ahora hay estos cigarrillos de hierbas que en un momento dado te pueden dar ese tempo que tenía mi padre, mi padre en los últimos espectáculos que hizo en Luz de Gas ya no podía fumar, de eso la gente tampoco se acuerda, si un día el hijo de Messi quiere jugar a fútbol no puede imitar ni ser como su padre, ahora, me parezco físicamente a Eugenio pero es imposible que sea igual que mi padre, tampoco Jordi Cruyff jugaba como su padre, son ejemplos, Johan fue un maestro en todo, Jordi, donde destacó fue como entrenador y ahora como staff del Barcelona, lo que lleva es el nombre que es lo que vende, en su caso Cruyff.


¿Sabe que lo tendrá difícil?

Lo tengo muy difícil pero tampoco me preocupa, ¿difícil por qué?, ¿por sentirme realizado?, ¿por sentirme yo mismo,?, ya me siento, he tardado muchos años en empezar a ser lo que siento que soy, por eso puedo dar el paso, cuando uno empieza a saber y a entender quién es es cuando dice subo a hacer esto porque es lo que quiero hacer, me apetece hacerlo, y estar estos últimos tres años encerrado a causa de una pandemia a mi me ha salvado el sentido del humor. Ya no lo tengo difícil, ya sé quién soy, ahora no sé si voy triunfar o poder realmente vivir de esto, no soy adivino, y la vida me dice que igual este es un paso, que puedo llegar a hacer otra cosa como es hacer radio o una colaboración de algo, ¿donde acabaré?, no lo sé, lo que sí sé es que hago lo que quiero hacer. 


En la época de su padre los humoristas comenzaban en una sala de fiestas o en un teatro, si triunfaban llegaban a la TV, ahora pasa todo lo contrario, si un humorista no triunfa previamente en la televisión las empresas no le llaman para actuar en un teatro.

Es cierto, hoy aquel que no sale en televisión no es nadie, pero en ese sentido soy un cómico privilegiado porque tener un espacio en un teatro. viniendo de la Covid, es casi un milagro, yo debuto en el Aquitània Teatre y me doy con un canto en los dientes.


¿En el mundo del humorismo quién triunfa ahora, a quién quiere ver el público?

Están Los Morancos, el tema es que he estado 21 años recordando a Eugenio y está en todos los chascarrillos, unos lo llevan en la cabeza y otros en el corazón, el tema es ver de quién se hablará dentro de 20 años, ¿de Carlos Latre?, lo ignoro, es una persona que hace voces, y ya está, ¿Andreu Buenafuente?, salió de la radio y el gran público lo conoce por la tele, ¿Los Morancos?, recuerdo estar en Madrid con mi padre y con Los Morancos, entonces unos desconocidos, mi padre les presentó a Chicho Ibáñez Serrador, ellos lo dicen siempre: “A nosotros nos metió en televisión Eugenio”.


¿Su padre, que ahora tendría más de 80 años, todavía triunfaría en el mundo del espectáculo?

Totalmente, el humor de mi padre es un humor que aún sigue vigente, es actual, hay chistes que, probablemente, hay que contarlos de otra manera pero, ¿no cree que la vida es maravillosa que un hijo después de haber dedicado su vida a él ahora coja el toro por los cuernos y después de haber estado en teatros, en una plaza de toros, es un símil, para que se me entienda, bebiendo coca colas, dando cojines, vistiendo a los toreros, ir a los toros, llevarlos a la enfermería, acabe diciendo que lo que me falta es torear y se suba a un escenario?, para mi esto es maravilloso, el hecho de que pueda pasar esto.


Me parece que es muy valiente, se atreve con un Miura, ya que estamos hablando en términos taurinos. Usted ha superado dos muertes muy importantes en su vida, en dos circunstancias muy bestias, ¿cómo lo ha hecho para pensar que lo suyo es subirse a un escenario para contar chistes?

Para llegar adonde he llegado tenía que pasar por superar todos estos temas duros, la muerte de mi madre y de mi padre fueron duras e imprevisibles, lo fueron para un niño o para un joven y después, más adelante, que tuviera problemas con actores que hacían de mi padre en espectáculos producidos y dirigidos por mí, eso me dolió mucho, la verdad, me vinieron a buscar para hacer una película sobre mi padre, y les dije ¿adónde vas, una película?, me parecía algo impensable, entonces, a esa persona, lo dirigí de la mejor manera posible y cuidé tanto como cuidé a mi padre, he pasado todo lo que tenía que pasar hasta que ha llegado un momento que todo lo que he hecho por mis padres se va a acabar ahora con una gran película, con un guion excepcional.


¿Interpretará a su padre en esa película?

Espero que no, esta película es la historia de la vida de un cómico vista por uno de sus hijos, es un niño que crece, que está con ellos, esta historia de amor está descrita por un testigo que soy yo y que al final salgo en el escenario haciendo de Gerard, no subo a un escenario para recordar a mis padres, no, subo a un escenario porque es lo que yo siento por mí y para que mis hijas se sientan orgullosas de su padre como yo me he sentido de los míos.


¿La película sólo se basa en la historia de amor entre su madre y su padre, las otras mujeres que tuvo su padre no estarán presentes?

Aún no está claro como irá todo, claro que van a aparecer, lo tienen que hacer, cuando mi padre muere en el “Oliver Hardy” estaba con Isabel, y de una forma u otra estaban ahí, yo en el libro hablo de las cosas claramente.


¿Tiene contacto con Isabel Soto?

No, se la invitó cuando se presentó el documental y desapareció, yo sabía quién era Isabel, su relación me enfrentó con mi padre después de estar años con ella, cuando mi padre me dice lo que pretende hacer con esta mujer le di mi opinión, a él le daba igual, mi padre, no necesitaba mi opinión, yo quería protegerle de la forma en la que lo había estado haciendo y le dije como acabaría esa relación con Isabel, le dije que se lo quitaría todo, pero también le dije que aquella era su decisión y, evidentemente, la cabeza de mi padre no estaba para lo que yo le decía después de haber tenido un infarto, perdió toda su esencia, toda su fuerza.


¿Isabel era actriz?

No, no lo era, ella va con mi padre por su dinero, que lo tenía, se lo quedó todo, se lo gastó todo, y se lo llevó todo, las cosas de mi madre también, las joyas de mi madre, se quedó con todo lo que tenía mi padre.


¿No conserva ninguna joya de su madre?

No, no, tengo alguna cosa, pero me da igual lo que yo tengo de mi madre lo llevo en el corazón.


¿Le hubiera gustado tener algún recuerdo?

Bueno, usted sabe lo listas que pueden ser las mujeres en un momento dado y los hombres en esos momentos dados, también. A partir de aquí, ¿en qué me quedo?, en cómo es mi madre, la elegancia que ella tenía, la mujer que hizo a mi padre.


Su padre tuvo una gran fuerza al actuar el día en que su madre murió.

Era otra época, otro momento, las cosas se hacían de otra manera y fue su medicina. De la misma manera que para mi lo ha sido ser hijo de Eugenio, haber hecho todo lo que he hecho, me miraba al espejo y preguntaba, ¿quién eres? ¿tú a que te dedicas?, esto era el miedo de no querer acabar cosas por el hecho de que pasaría después, tengo que armarme de valor, decido acabar porque así lo pongo en el libro con data de caducidad de esta historia y por fin poder entender tu vida y ahora esto es lo que queda de mi, ¿qué lo tengo difícil?, por descontado, ¿qué tengo la suerte de poder crear el morbo de quererme ver?, también, ¿qué quieren conocer al Gerard?, me tomo la vida con humor, si, ¿que me ha salvado el hecho de vivir situaciones extremas?, me ha salvado el humor, no hay más, lo único que quiero es sentirme bien conmigo mismo, quiero ser yo, respirar y transmitir esta pasión que siento por el humor.


GERARD JOFRA

¿Cómo se entiende que su padre no tenga rotulada con su nombre una calle, un teatro o un árbol?

Quise que eso se llevara a cabo en su momento, hice una petición al Ayuntamiento de Barcelona para que una calle llevara el nombre de Eugenio y eso está en estudio, ha sido un trabajo que espero, y estoy seguro de ello, que algún día llegará, hace doce años que lo pedí. Un país sin humor no es un país, mire lo que está pasando con la guerra de Ucrania, el Presidente es actor, lo hace todo con elegancia y perseverancia y todo el mundo lo está apoyando, este hombre es un ejemplo, creo que gracias al humor, a los humoristas, o a la gente, la pandemia ha sido un poco más ligera para mucha gente, y eso nunca lo llegarán a reconocer porque vivimos en un país con muy poca memoria.


¿Ha pensado en poner el nombre de un teatro a su padre?

¿Por qué no darle el nombre de la Avinguda del General Mitre?, dejan el nombre de un general y no ponen el de un humorista como Eugenio, son cosas que ni usted ni yo podemos llegar a entender. Cuando estaba Trias en la alcaldía hubiera sido distinto, creo que se merecía otro mandato y se hubieran podido hacer muchas cosas de las que usted y yo ahora estamos hablando, era una persona que me apreciaba mucho y le gustó mucho el trabajo que estaba llevando a cabo, Eugenio es un referente querido aquí y fuera de aquí.


¿Qué le ha impulsado a hacer todo lo que ha llevado a cabo?

Lo que he hecho ha sido por pasión, todo lo que hecho con los Reugenio ha sido por pasión, por amor, es lo que realmente ha funcionado. Cuando uno hace las cosas por amor y pasión los resultados siempre son positivos.


De su padre decían que lo único que le interesaba era cobrar.

Era todo broma, él me preguntaba: “¿has cobrado?,” sí, “pues nos vamos”, me decía y mientras yo le respondía: “no papa, sal a actuar”. Era su forma de ser, su sentido del humor. Si alguien toma al pie de la letra lo que dice un cómico demuestra tener muy pocas luces.


¿Es bueno tener sentido del humor?

El humor debería ser una asignatura, desde los parvularios hasta la Universidad, esto lo digo en el espectáculo, también es necesario en casa, hay que tomarse la vida de la mejor manera posible, y con la mejor cara, porque las cosas pasan por algún motivo, y lo tienes que superar porque si no no pasarían. Todo es una cuestión de práctica, el humor puede salvar una vida.


¿De qué ha vivido durante todos estos años?

De todo lo que he creado en torno al humor de Eugenio. He creado, producido y dirigido espectáculos de humor, con los que hemos estado trabajando por toda España. Eugenio era conocido en Chile y Argentina y a lo mejor ahora es el momento de ir a estos países. He vivido de lo que he hecho, y lo que no he hecho ha sido salir a la calle con una escopeta para robarle a nadie.


¿Tiene alguna pena en el corazón?

He tenido muchas de penas, ¿por superar?, igual hubiera podido ser un padre más exigente, he estado mucho con mis hijas y les he enseñado los valores que a mi me enseñaron mis padres, pero pienso que todos siempre lo podemos hacer mejor, lo único que quiero es que mis hijas se sientan orgullosas de su padre, ahora toca hacer y que ellas lo vean porque, en el caso de que venga el fracaso, éste no me llevará a las más profundas cavernas del planeta, ahora sé quién es Gerard, el problema es cuando uno no sabe quién es, valoramos a la gente por el tanto tienes tanto vales, uno se da cuenta de que menos es más, no es necesario el consumismo, ni todo lo que nos están imponiendo. Todo es mucho más sencillo, se vive de la imagen y de muchas otras cosas que creo no valen para nada, posiblemente hay que acabar de superar todas estas cosas.


¿Tiene una pena como la que llevó a la muerte a su padre?

Afortunadamente no, no tengo una pena así. Lo único que quiero es estar bien con mi ex mujer, poder pasarle una pensión, que mis hijas estudien lo que quieran estudiar, tengo presente que es de ley que los hijos vuelen solos, yo he volado solo dedicando mi vida a mis padres, ahora, toca que me quiera un poco más a mí, posiblemente más de lo que me he querido.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Down Madrid premiada por fomentar la igualdad de oportunidades en la tecnología

XI Edición Premios Solidarios Orange

Lady Di: un icono para la eternidad

Recordamos la figura inmortal de la princesa del pueblo, con motivo del que sería su 61 cumpleaños. Un referente social y de estilo que trasciende generaciones

Emirates potencia la conectividad entre España y México

Mire cuáles son las alternativas que ofrece la aerolínea para viajar al territorio azteca

​¿Sabes cómo encontrar la mejor hipoteca del mercado?

Cuatro claves que te ayudarán a elegir la mejor hipoteca

Aldeas Infantiles SOS lanza una guía para prevenir y abordar en familia la violencia entre niños, niñas y adolescentes

El documento incluye consejos dirigidos a menores afectados, causantes o testigos de agresiones como el acoso o la violencia emocional
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris