Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   ética   Deontología   Valores   Enseñanza  

​La ética, ¿nace o se hace?

Debería ser obligatoria su formación en todos los niveles, ya sea en el ámbito académico o en el laboral
María del Carmen Portugal Bueno
@PortugalBueno
miércoles, 27 de abril de 2022, 10:10 h (CET)

La actualidad informativa de las últimas semanas nos está mostrando actuaciones personales y profesionales que no son, o no deberían ser, ejemplos a seguir. Al margen del carácter legal, ilegal o alegal de determinadas acciones relacionadas con las comisiones, lo que está claro es que carecen de ética y deontología.


Sin embargo, el conocimiento de la importancia del buen comportamiento es conocido por todos. Por ello, grandes instituciones, oficiales y privadas, aprueban sus códigos éticos o de buen gobierno. Pero en ocasiones, este conocimiento se queda en papel mojado. Una conducta no se adquiere por el compromiso, verbal o escrito, de cumplirlo, sino por la ejecución de la misma hasta convertirla en hábito.


La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) tiene aprobado su código ético de obligado cumplimiento para toda la comunidad que forma parte de la RFEF. Esta obligatoriedad es vigilada por el Comité de Ética que se sirve de dictámenes para realizar su labor, aunque carece de facultad sancionadora. En este documento se afirma que la gestión del fútbol ha de «basarse en la integridad, la transparencia y el respeto como máxima expresión» de la buena gobernanza.


Entre los valores que destaca en relación al fútbol, como deporte que mejora la vida social y cultural, son la dignidad de las personas, el respeto a los derechos humanos, la no discriminación, la tolerancia, la justicia, la solidaridad, la parconditio y la igualdad. Unos valores que buscan la «obligación de actuar de buena fe en todo momento y en beneficio del fútbol como evento colectivo».


Este objetivo conductual debe ser alcanzado por clubes deportivos, futbolistas, técnicos, directivos, árbitros, etc., tal y como marca del Código Ético de la RFEF. Pero, ¿se realizan actividades formativas para alcanzarlo? O, ¿se sobrentiende que viene de serie?


El conocimiento y la práctica de un comportamiento ético, ya sea a nivel personal o profesional, se debe adquirir y, sobre todo, asimilar en nuestra vida. Por esta razón, debería ser obligatoria su formación en todos los niveles, ya sea en el ámbito académico o en el laboral.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un alcalde para la eternidad

Se agradece que personas expertas y templadas como Francisco de la Torre lleven el timón de la gobernabilidad de un ayuntamiento

Señora Montero, deje su moralina sexista y presente la dimisión

“La integridad es la base sobre la que todos los otros valores están construidos”, Brian Tracy

Incitación a la pederastia

En cierta ocasión oí: “Tiempo de rojos, hambre y piojos”. Posiblemente esta sea la mejor definición del Comunismo

Conjunción de silencios y sonidos

A través del histórico órgano de Torre de Juan Abad en Ciudad Real

El desmadre prefabricado

El PSOE ha conseguido que el concepto “fin de mes” esté colgado por todas las redes como la auténtica “pandemia inflacionista del miedo"
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris