Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   Pandemia   Mascarillas  

Lápiz de labios y triunfo de mascarillas

Sí es cierto que la pandemia cambió nuestra forma de maquillarnos, incluso nos llevó a la dejadez en el cuidado de uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo
Nieves Fernández
jueves, 24 de junio de 2021, 10:22 h (CET)

Tengo una amiga poeta que le gusta dar besos sensoriales, si es que algún beso puede no ser sensorial, al sentir el contacto piel con piel en las mejillas o en loslabios. Cuando la poeta utilizaba un lápiz de labios clásico, antes de la pandemia, por supuesto,nos dejaba la marca de su cariño en la cara, luego te limpiabas si el rojo de sus labios era demasiado llamativo, o te lo limpiaba ella misma riendo, con el pañuelo que llevaba a buen recaudo y, ¡listo!


Era divertido el contacto en el tiempo de no prohibiciones sociales, momento en el que los besos eran exagerados pero libres de dejar en la mejilla de cualquiera, sin problemas de contagio, sin codo aborrecible y usurpador de saludos superficiales.


Después, esa poeta entró en la moda de los labiales permanentes y exageraba aún más el beso divertido y de rigor, conociendo tu pavor en retirarte o en soltar la carcajada contigo. Esos labiales se han vendido bastante en los últimos meses para ser utilizados bajo las mascarillas, no solo de las mascarillas transparentes utilizadas por una de mis compañeras en lenguaje de signos y otros lenguajes terapéuticos y socio-sanitarios, sino debajo de muchas de las mascarillas femeninas, aunque más se venderán de aquí en adelante al tener todos, a partir del próximo fin de semana, la venia para mostrar de nuevo nuestras bocas, sobre todo femeninas, más cercanas al color que siempre predomina en los veranos, el color de la sonrisa.


Sí es cierto que la pandemia cambió nuestra forma de maquillarnos, incluso nos llevó a la dejadez en el cuidado de uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, puesto que ya no veíamos el efecto ojos-labios, y nos dejábamos llevar por la desidia al negarnos al maquillaje facial que antes usábamos. Si además, hemos abusado de trabajar con ordenadores y, los ojos, también sin maquillar, han sufrido lo suyo, se puede decir que este verano habrá una explosión facial de color en el tocador de muchas mujeres,  sean poetas o no, sean profesoras de lenguaje de signos o no, esto lo digo con sonrisa nostálgica y de compañerismo.


Se habrán dado cuenta de que las cejas sí que han cambiado recientemente, más anchas y pobladas, menos flequillos, sombras de ojos diseñadas con valentía, a juego con la línea de ojos marcada, para que la mirada destaque sobre el trozo de trapo y gomas tira-orejas que nos han obligado a usar durante un año. Sí hay que reconocer que algunos de esos trapos eran resultones, a juego con el traje. De todas formas, una experta me dice que es necesario también maquillar y proteger la nariz, las marcas que deja la mascarilla son importantes y hay que hidratar la zona.


Toda precaución es poca, la mascarilla sigue vigente en zonas cubiertas y los pintalabios se mezclarán con ellas para prohibir que digamos palabras con la alegría de los labios pintados.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿España es una isla energética?

Uno los factores que más repercute en la dependencia energética de un país es la cantidad de petróleo y gas que debe importar para la industria y transporte

Imbecilidad dicotómica

Decidimos en cada momento, sí o no, por aquí o por allá; la tarea es natural por nuestras características

Donde fueres, haz lo que vieres

Los países católicos están cediendo ante el empuje de los musulmanes

​Sánchez sucumbe ante ERC, Podemos y su propio interés personal

Ni los propios independentistas se han puesto de acuerdo sobre la verdadera finalidad de esta mesa

​En el sendero de la barbarie

Abordamos con cierto sarcasmo las distintas opciones que buscan ensañarse con un cadáver
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris