Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Educación   ASTURIAS   Oposiciones   Interinos   Profesorado  

​Sobresfuerzo de los interinos

No se está pensando que los docentes interinos también tienen derecho a descansar como cualquier trabajador
José Manuel López García
viernes, 7 de mayo de 2021, 02:33 h (CET)

Ante una carga de trabajo excesiva de los docentes interinos en Asturias es evidente que se comprueba la imposibilidad de conciliación entre la vida laboral, la adecuada preparación de la oposición y la vida privada con el derecho al descanso diario. Los profesores interinos no son robots o cerebros electrónicos para tener que soportar esta situación estresante porque así lo decidan las autoridades de esta Comunidad Autónoma. Por tanto, es absolutamente necesario que la oposición en Asturias sea aplazada. Es imprescindible.


No se puede pretender que los interinos no duerman para poder tener tiempo para estudiar de verdad bastantes horas cada día y que además preparen e impartan las clases, corrijan multitud de exámenes, celebren reuniones de equipos educativos y sesiones de evaluación,  y atiendan los servicios telemáticos y las clases online y otras múltiples tareas en los centros educativos.


Con la pandemia el trabajo se ha duplicado o triplicado por razones que no hace falta explicar. No se puede exigir un esfuerzo sobrehumano a los interinos para que estudien sin tener tiempo, porque atienden perfectamente todas sus obligaciones como docentes comprometidos con una enseñanza de calidad. Es el círculo cuadrado, si se considera que  esto es lógico y justo.


No hay suficiente número de horas para que los interinos que imparten clases puedan preparar con una mínima garantía de poder superarla. Esto es algo que parece que se quiere ocultar y es la pura realidad ya que no vale la exageración y la manipulación ni tampoco vale disfrazar lo  que salta a la vista.


A esto se añade que la situación sanitaria sigue siendo preocupante por el número de contagios por coronavirus. Pretender que se va a lograr que con 7.000 opositores va a haber una oposición segura es una fantasía falsa a todas luces y no hace falta hablar con los expertos en cuestiones médicas.

No se va a poder garantizar la distancia de seguridad  de modo total a todos los interinos. Ya han muerto profesores por la pandemia en Asturias y en el resto de España.  Parece como si esto no tuviese importancia y la tiene, sin duda.


En realidad, es un cúmulo de despropósitos que no deben conducir a que se celebre la oposición. En cualquier caso, ya se sabe  que al final la autoridad  manda  y puede ordenar casi lo que desee, pero eso no quiere decir que esté justificado con la lógica, la ética y los derechos humanos en las manos.


Lo que dicta la razón  es que hay numerosos argumentos profundos  que se pueden esgrimir de tal manera que se imponga el raciocinio sobre la imposición irracional. Los docentes interinos cumplen y cumplirán su deber como siempre: impartiendo clases y realizando una labor educativa extraordinaria, aunque sea sacrificando sus posibilidades de seguir trabajando, porque en una situación pandémica no pueden prepararse adecuadamente para una oposición que debería aplazarse.


No se está pensando que los docentes interinos también tienen derecho a descansar como cualquier trabajador y esto parece que tampoco se tiene en cuenta por parte de las autoridades o la Administración. No se quiere ceder ante estas peticiones de miles de interinos en Asturias   que están reclamando que se aplace la oposición por motivos de carga  laboral y  sanitarios.  Es lamentable, a mi juicio, y lo escribo con todo el respeto que sea necesario decir las cosas de una manera tan clara y diáfana para que se entienda la realidad de lo que está sucediendo. La igualdad ante la oposición salta por los aires.  Las aglomeraciones son peligrosas y esto parece que da igual.


Los derechos individuales parece que quedan en un segundo plano y son irrelevantes. Si se aplaza la oposición se estará teniendo en cuenta una ética mínima y cordial como la que desarrolla Adela Cortina y que también  está  en armonía con los Derechos Humanos, con un entendimiento integral y completo de lo que representa y supone realmente la humanización de la existencia. Es decir un no rotundo a la deshumanización. Ya que los docentes interinos tienen unos derechos que deben ser respetados. Si a esto se añade la cuestión del fraude de ley la situación se agrava todavía más hasta llegar a niveles difícilmente soportables. Ya hay procedimientos judiciales en marcha con resultados positivos.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Calendario de Adviento

Cuidado con esas falsas esperanzas que pueden diluirse con la cruda realidad burocrática

Constitución, parlamentarios, ciudadanos

Los votos son poder, los gobiernos son delegaciones del pueblo

​La Vanguardia, la valedora de la burguesía separatista catalana

Vemos como un medio de comunicación, que en otro tiempo se caracterizó por su objetividad, ha caído en lo más bajo del proselitismo y el sectarismo separatista

Larga vida a nuestra Constitución

Estoy tratando de digerir la rabia y la pena que me causa la decisión de la mesa del Congreso de no invitar a los parlamentarios constituyentes al encuentro

Un poco de historia

Amo a España y sé algo de su historia que hoy comparto con mis lectores
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris