Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Rock   Felicidad   Del Bosque  

Condena

“Cuando miró al suelo, solo vio estrellas”
Raúl Galache
@RaulGalache
viernes, 26 de marzo de 2021, 10:41 h (CET)

Le sucedió leyendo la Eneida. En el momento en que Casandra advierte a los troyanos de la destrucción que oculta el caballo de madera, la lectura se volvió incoherente. Lo que leía no encajaba con lo que había leído, como si algunos párrafos hubieran sido absorbidos por el vacío. Empezó a hojear las páginas revoloteando frenético de una a otra. La edición no tenía erratas; la había leído varias veces. Una vez apaciguado el desconcierto, no cupo otra explicación. La página que estaba leyendo en aquel momento había desaparecido, se había diluido en el aire de su mirada. La que veía era la siguiente. No le costaba rellenar con su memoria el fragmento perdido, así que, simplemente, siguió avanzando. Pero pronto la nueva página desapareció y dejó ante sus ojos la siguiente, que, apenas pasados unos instantes, tampoco estaba. En pocos minutos, vio el reverso de la cubierta y, al rato, leía su propia mano. El libro, sin embargo, seguía pesando sobre sus palmas.

Miró alrededor. Estaba sentado en un sofá que no veía. Frente a él, ninguna pared visible separaba su salón del de la casa contigua; su vecina planchaba moviendo las caderas al ritmo de un rock antiguo. A su espalda, la fachada dejaba paso a la avenida arbolada con su hilera de coches en el semáforo. Pero, muy pronto, vio más allá. La casa de su vecina también se disolvió como polvo en el aire, y luego el edificio acristalado que atrapaba su bloque de pisos, y los suelos de las viviendas que sobre la suya había, y vio, más allá de la avenida, como si una corriente de desamparo atravesara la tierra, cómo desaparecían el parque de las afueras, el bosque, la montaña. Y, sin embargo, todo estaba allí, todo seguía allí, pesando en el aire, habitando un espacio que él no veía. Cuando miró al suelo, solo vio estrellas.

Se fijó en sus manos. Deseó que desparecieran; las manos, los pies, todo él: dejar de verse, diluirse en el aire. Pero no ocurrió. Esa era su condena. Un castigo a la altura de su agravio. Estaba solo, solo en medio del latido del mundo. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Luis Enrique, otro que tal baila

Hemos hecho el ridículo más espantoso, a pesar de las fanfarronerías de quien estaba “vendiendo la piel del oso antes de cazarlo”

​El rosa, significado y uso en Adviento

Tenemos que trasladarnos hasta el siglo XVI para encontrar el origen de este color en las celebraciones litúrgicas

Reorientar políticas y recuperar derechos

Nuestros mayores problemas actuales tienen su origen, precisamente, en la violación de lo sensato y en el incumplimiento de nuestras obligaciones

Inhabilitada de por vida y condenada a prisión

La inhabilitación a perpetuidad y los numerosos años de cárcel que le han caído le servirán para la reflexión, que no para el arrepentimiento

Adiós, Qatar

¿Por qué lanzaron los penaltis con esa desgana y abulia?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris