Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cristo   Cristianismo   Consumo de alcohol  

Botellón

Los neurólogos confirman que el alcohol cierra la parte crítica del cerebro impidiendo pensar correctamente
Octavi Pereña
martes, 19 de enero de 2021, 11:30 h (CET)

El 1 de noviembre de 2016, una niña de 12 años de San Martín de la Vega falleció después de sufrir un desmayo cuando participaba en un botellón.La autopsia confirmaba que la niña moría debido a un coma etílico. En tanto niños de 12 ó 13 años ingresen en los hospitales debido a comas etílicos, no podemos mirar hacia otro lado. Ante el consumo desordenado de alcohol, que va en aumento, en niños de 12 ó 13 años, la ministra de Sanidad Dolors Montserrat, ha dicho: “Queremos progresar con paso firme y decidido en el objetivo común de consumo cero entre los menores”. Es evidente que las medidas anti botellón adoptadas por diversos municipios han fracasado a la hora de cerrar el acceso al alcohol y su consumo entre los menores.

El director general de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción Ignacio Calderón, asegura que las medidas que quiere tomar el Ministerio de Sanidad son un primer paso, pero que no es suficiente, se necesita “la sensibilización de la sociedad ante la gravedad del problema y ante la responsabilidad colectiva para enfrentarse es clave”.

Hace más de 3.000 años que la Biblia alerta de los peligros del alcohol: “Oye a tu padre, aquel que te engendró, y cuando tu madre envejezca, no la menosprecies…¿Para quién será el ay? ¿Para quién el dolor? ¿Para quién las rencillas? ¿Para quién las quejas? ¿Para quién las heridas en balde? ¿Para quién lo amoratado de los ojos? Para los que se detienen mucho en el vino, para quienes van buscando la mistura. No mires el vino cuando rojea, cuando resplandece su color en la copa. Se entra suavemente, mas al fin como serpiente morderá, y como áspid dará dolor” (Proverbios 23: 22, 29-32).

Cuando el Dr. Willot dice: “Conviene dar más importancia al desequilibrio mental que impulsa a beber que los graves accidentes que provocan los bebedores empedernidos”, nos recuerda que antes de atacar las consecuencias de beber en exceso debe irse a a raíz del problema, que es mucho más profundo que un desequilibrio mental ya que es el resultado de un desbarajuste espiritual.

“Los menores son el futuro de nuestra sociedad, bien preciado que debemos cuidar, y la ingesta de alcohol puede tener consecuencias para la salud en dos tiempos. Por un lado, consecuencias inmediatas, en ocasiones graves, por los efectos directos del alcohol sobre su organismo.  Pero también hay efectos perjudiciales a largo plazo. El alcohol afecta al menor durante una etapa en la que su cerebro está todavía en pleno desarrollo, interfiriendo en que alcance su plenitud física, psíquica y mental” (Beatriz Azkunaga, médico adjunto del Servicio de Urgencias de Pediatría del Hospital Universitario de Cruces, Vizcaya).

La sociedad ve con buenos ojos el consumo moderado de alcohol. Está socialmente aceptado: celebraciones familiares, inauguraciones, comidas de empresa…El alcohol es omnipresente en sus diversas formas de presentarse. ¿Con qué autoridad moral  puede aconsejar una sociedad así a un niño que se mira en sus padres? Alguien ha dicho. “Verdaderamente el alcoholismo no comienza con una copa, pero sí que empieza con una copa bebida  sin darle importancia”. Los padres además de ser un referente por lo que hace al consumo de alcohol, deben serlo también en el aspecto espiritual, pues, la espiritualidad de los hijos no es sana, con más o menos intensidad manifiestan los desequilibrios mentales  de que nos habla el Dr. Willot.

La verdadera espiritualidad no consiste en la práctica religiosa, aun cuando sea sincera y no impuesta. La religión no hace del ser humano una nueva criatura. Puede suavizar la aparición de las pasiones del alma, pero no eliminarlas. Los hijos no viven en un ambiente estéril. La atmosfera en que se mueven está contaminada de pecado. Si solamente se les enseña a practicar una religión, ¿cómo se las arreglarán para no dejarse influenciar por lo que se respira entre sus compañeros? La educación que los padres deben impartir a sus hijos tiene que ser mucho más profunda que la práctica rutinaria de la religión. La instrucción que tienen que aportarles tiene que afectar a sus almas. He aquí dos preguntas clave: ¿Son los padres un modelo de espiritualidad para sus hijos? ¿Están capacitados para instruirlos en la auténtica espiritualidad?

La palabra espiritual se aplica a diversos campos culturales. La espiritualidad a que me refiero  es la que es fruto del Espíritu Santo que Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo otorga a quienes creen en su Hijo como único Salvador. Los padres que poseen esta espiritualidad están en condiciones de encaminar a sus hijos por los caminos del Señor. Si los hijos creen en Cristo, además de la salvación eterna, reciben por la presencia del Espíritu Santo en sus almas la fuerza necesaria para no dejarse arrastrar hacia las concentraciones en donde el botellón sea el imán que atraiga. En Cristo, el menor, el adolescente, el adulto, encontrarán sentido a sus vidas y no necesitarán el alcohol que esclaviza y destruye.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una gobernación muy dañina

España va en caída libre en muchas cosas

Qualia o no qualia

O nos implicamos como personas, o las avalanchas mediocres nos desintegrarán

Acabar con los despropósitos

Lo sensato es unirse y reunirse para poder enfrentarse al mayor quebranto de irregularidades y miserias que golpean al planeta

​¡Váyase, ministra Maroto, váyase ya!

No me extrañan sus penosas declaraciones porque ha mamado del socialismo menos atractivo y más parasitario; ese socialismo que sólo aspira a poner la bota sobre el individuo

Una mesa renqueante

Aunque algunos quieran hacer ver a la ciudadanía que el independentismo es una nueva deriva de las elites catalanas, esto no es cierto
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris