Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Navidad   Epifanía   Protocolo  

La Epifanía, fin de la Navidad

Debido a la importancia de esta festividad, el 6 de enero es día de precepto, es decir, se trata de una solemnidad de la Iglesia que contempla la obligatoriedad de participar de la misa de dicha jornada
María del Carmen Portugal Bueno
@PortugalBueno
martes, 29 de diciembre de 2020, 12:32 h (CET)

La estructura del año litúrgico de la Iglesia católica nos indica que la Navidad finaliza el 6 de enero, fiesta de la Epifanía del Señor.

Esta festividad en el mundo occidental hace referencia a la conmemoración de la adoración del Niño Jesús por los Reyes Magos. Mientras en el oriental, la Epifanía es la fiesta del bautismo de Cristo en el río Jordán.

Esta adoración por parte de Melchor, Gaspar y Baltasar se produce tras un viaje que se inicia en tres puntos territoriales diferentes pero que se unen en un momento determinado convirtiéndose dicho viaje individual en una cabalgata cuya finalidad es la adoración: «¿Dónde está el rey de los judíos recién nacido? Porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarlo» (San Mateo 2:2).

Esta adoración se escenifica con la entrega de regalos, concretamente oro, incienso y mirra. Una escena que se puede contemplar en los belenes que por tradición se montan a inicios de la Navidad.

Con el paso del tiempo, esta cabalgata de adoración se ha transformado en un acto de fiesta popular organizada en la tarde del 5 de enero. Y en este sentido, la Epifanía también es conocida con el término de día de Reyes, ya que esta cabalgata es el preludio del día de los Reyes Magos, el 6 de enero, cuando los niños reciben con ilusión los regalos, en recuerdo a esos dones que recibió el Niño Jesús.

Debido a la importancia de esta festividad, el 6 de enero es día de precepto, es decir, se trata de una solemnidad de la Iglesia que contempla la obligatoriedad de participar de la misa de dicha jornada.

En esta celebración litúrgica, los ministros se revisten con las vestiduras de color blanco para celebrar la manifestación de Jesucristo como el Salvador de todo el mundo, y no solo del pueblo judío.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​No a la beatificación del Padre Andrés Manjón

Afirma que "los gitanos tienen alma como nosotros, pero más animalizada o menos espiritualizada"

Las consecuencias de la caza

Un rastro de muerte y destrucción

​Alegato por la oratoria en edad temprana

Durante años los educadores han detectado deficiencias de comunicación oral en los alumnos

El hijo pródigo, el nuevo orden mundial y el padre

Jaime Fomperosa, Santander

​Cuando el gobierno entra en la ciénaga

Valentín Abelenda, Gerona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris