Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Geopolítica   Azerbaiyán   Armenia  

Juego caucásico para dos o más participantes

El concepto de guerra subsidiaria es útil, aunque envuelve con justificaciones externas elementos internos y entrecruzamientos difíciles de encasillar
Augusto Manzanal Ciancaglini
miércoles, 9 de diciembre de 2020, 12:58 h (CET)

La pugna permanente en Nagorno Karabaj ha desembocado en otra guerra con un consiguiente acuerdo de paz que deleita a Azerbaiyán, apena a Armenia y posibilita nuevas temporadas bélicas. Más allá de la gestión concreta de la situación en cuanto a combates, desplazamiento de poblaciones, treguas rotas, resultados militares y consecuencias políticas, esta es otra oportunidad para intentar entender la complejidad de los conflictos desde perspectivas menos simplistas.


El concepto de guerra subsidiaria es útil, aunque envuelve con justificaciones externas elementos internos y entrecruzamientos difíciles de encasillar. Armenia y Azerbaiyán se enfrentaron una vez más por esta región originalmente azerí y controlada de facto por armenios, pero la trenza de esta proxy war tiene diferentes niveles: en lo más bajo habrían luchado combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y mercenarios sirios, ofrenda que Turquía pone a sus hermanos étnicos y sobre todo a su propia influencia que crece a través de los rastros otomanos.


A simple vista sería un enfrentamiento entre dos Estados túrquicos, Turquía y Azerbaiyán, y dos armenios, la República de Armenia y la República de Artsaj. El problema comienza cuando aparecen otros actores importantes que quedan a contrapié.


Irán debería volcarse con uno de los pocos países de mayoría chiita. Sin embargo, por su propia población azerí y las buenas relaciones entre Azerbaiyán e Israel, su alianza con Ereván parece tener más peso. Rusia, por su parte, está en una situación más complicada: con una responsabilidad histórica sobre ambos Estados postsoviéticos, se decanta por Armenia. No obstante, por cuestiones energéticas y armamentísticas no puede soltar a Bakú. Los límites oficiales del juego ruso a dos bandas se encuentran en territorio armenio, donde Moscú estaría obligado a intervenir en virtud de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva. Al final, Rusia supo dar su zarpazo inteligentemente y salvó in extremis a una Armenia abocada a una derrota todavía más aplastante.


La ambigua relación de Rusia con Turquía se vuelve a reflejar en un conflicto en el cual, entre el peso de la diáspora armenia y el gas azerí, todo se termina de embrollar con la implicación de Francia: aquí llega el punto más elevado de las tensión regional; París y Ankara van acumulando fricciones que se desbordan a través de la patria azul de cada uno, es decir, los mares. Allí embeben más su rivalidad con historia, ideología y religión.


Dentro de una galería de actores regionales sencillamente materialistas, Francia echa mano de su esencia al igual que Turquía: el portaestandarte de la ilustración occidental y el más reciente aglutinante del islam se acechan en un contexto de crisis sanitaria que solapa la conflictividad social y religiosa. El último trazo de la frontera cultural y de intereses entre ambos países con vocación de líder se dibuja en un semanario satírico.


Azerbaiyán es la joya de las coronas y todo indicaría que esta partida se cerró con un triunfo claro para Rusia y Turquía. Sin embargo, un éxito simultáneo es algo incongruente y además la supuesta movida maestra de Moscú podría estar siendo imitada por otros desde un nivel más alto: en este delicado juego de superposiciones de zonas de influencia es posible entregar pequeñas parcelas de desgaste mutuo asegurado o de modestas victorias como maniobras de diversión para recoger algún fruto. Francia no disfruta de este privilegio, por lo cual debe planear su siguiente jugada; teniendo en cuenta que el próximo secretario de Estado creció en París, el tablero podría volverse más cómodo.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La realidad más allá de la pantalla

En la sociedad actual tiene un mayor peso el obtener dinero que la familia, el éxito profesional más que el éxito de nuestro matrimonio

​¡Dimite, Belarra, dimite ya!

La presidenta del Congreso, doctora en derecho y abrumada por su calamitosa postura, decidió no acabar como la golpistas y proterrorista, Carmen Forcadell

Un ministro en el espejo

Albares, el ministro, atendió todas las preguntas que le hicieron, contestó las que quiso y como quiso, y mejoró la figura de su predecesora en el Gobierno

​Día de los Fieles Difuntos, norma monástica del siglo X

No fue ni en territorio español ni portugués en donde se fraguó la festividad de los fieles difuntos. Fue en Francia

¿Y ahora qué?

Desde mi ateísmo moderado, rezo cada noche para que lo peor haya pasado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris