Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Díaz Ayuso   Salvador Illa   Comunidad de Madrid  

Los perros del hortelano

Le ha faltado a la sectaria y atrabiliaria izquierda madrileña decir que es una mala noticia para la sanidad esta inauguración del Hospital Público “Isabel Zendal”
Jesús  Salamanca
jueves, 3 de diciembre de 2020, 11:20 h (CET)

No entiendo por qué a los sectores de la izquierda más radical siempre se les llenaba la boca de “sanidad pública”, pero son incapaces de defenderla con coherencia; el “pancartismo” no es coherencia sino “ladrido” bolchevique ya anquilosado. Visto lo visto en Madrid, compruebo que esta izquierda “a la española” no soporta la inauguración de un nuevo hospital público en Madrid.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) felicitó a la Comunidad de Madrid por el trabajo que se estaba realizando con la construcción de este centro hospitalario, así como por la eficaz gestión de Isabel Díaz durante la crisis sanitaria. Hasta algunos “renegados” de la oposición en la Asamblea madrileña, además de “condenados por sentencia”, han acudido a insultar y vociferar a las autoridades que han asistido a la inauguración. Eso de llevar el odio incorporado al ADN no es bueno para la salud ni para la convivencia diaria.


Todos los lectores han supuesto que estamos hablando del Hospital Público de Pandemias y Emergencia “Isabel Zendal”. Sépase que Isabel Zendal fue la gran olvidada; entregada a la ciencia. En el siglo XVIII, Zendal, madre soltera y enfermera se marchó al Nuevo Mundo formando parte de una Expedición Filantrópica internacional de la Vacuna. Esta insigne gallega afrontó con entereza y dedicación su cometido y se encargó del cuidado de los niños a quienes se había inoculado con el virus. Como tantos desconocidos que entregaron su vida a la medicina y a los demás falleció casi olvidada “al otro lado del Atlántico mientras solicitaba una pensión para su hijo”. Esa expedición pretendía erradicar la viruela en todas partes del Imperio español. Justo, aunque tardío, es este reconocimiento que la izquierda madrileña desprecia por simple ignorancia, analfabetismo histórico, sectarismo y mala fe.


Construido en apenas algo más de tres meses, el nuevo hospital público madrileño tiene como objetivo prioritario “aliviar la presión hospitalaria del resto de centros sanitarios de la región”. El tiempo de construcción, los servicios que puede prestar, el número de camas y el coste son datos para quitarse el sombrero: en su día lo hizo la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la propia presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. De momento sólo hay una incertidumbre y es la que se refiere al personal que lo va a atender. Mientras formaciones como Unidas Podemos, Más Madrid o el PSOE dedican su tiempo y esfuerzo a “masacrar” Madrid y soliviantar a los madrileños, Díaz Ayuso trabaja a modo de hormiguita y planta cara a quienes anhelan la ruina social, política y económica de España, además de la esclavitud de los españoles. Ese ‘monstruo’ depravado no es otro que el Gobierno ‘bichavito’ de los “Picapiedra”.


La finalización en la construcción de este hospital ha sido un logro técnico; si resuelve la problemática poblacional de Madrid y se demuestra la idoneidad del momento, muchas de las críticas oportunistas e impregnadas de odio y envidia serán arrojadas al fuego eterno, cual meigas malignas. Mientras llega ese momento, la presidenta Ayuso seguirá siendo en Europa la autora del “milagro madrileño” que ha alcanzado el pleno reconocimiento en la Unión Europea frente a la cohorte de ineficaces y desequilibrados gestores que representa el Gobierno de Sánchez ‘Plagio’ y su inoperante ‘fajín’, el tal Iglesias.


Con un hospital así, Madrid pone de manifiesto que es la ciudad solidaria por excelencia de España, además de la que más aporta con diferencia al fondo correspondiente. Viva imagen de ese despropósito de la izquierda madrileña es el que hoy vemos en la persona del narcisista Sánchez ‘Plagio’, ansioso de dormitar en Moncloa, pero olvidadizo en cuanto a que hay que trabajar a diario antes de que todo esto se vaya por el sumidero con la ayuda del Foro Económico Mundial (FEM), también conocido como Foro de Davos.


Si la comunidad de Madrid logra que sea un centro hospitalario para toda España y abierto a las demás comunidades autónomas, se habrá dado un paso firme y duradero para afianzar el sistema de salud nacional. Me viene a la mente aquella carta de Pedro Sánchez, dirigida al Ministerio de Sanidad, en la que se pedía el recorte de cerca de 2.000M de euros en el ámbito sanitario: evidentemente, no podía imaginar lo que unos meses después hubieran supuesto esos miles de millones; máxime, una vez conocida la ineficacia, mediocridad e incompetencia gestora de su irresponsable Gobierno. Debería saber el presidente que nuestro refranero es sabio, por eso alguien debería explicarle el significado de “quien no buscó amigos en la alegría, en la desgracia no los pida”. Incluso, me atrevo a ir más lejos y aplicarle con contundencia el pensamiento del escritor italiano, Carlo Bini: “Quien no sabe gobernar es siempre un usurpador”.


Para mí, lo más llamativo de la inauguración del nuevo Hospital Público de Madrid ha sido la ausencia de autoridades y también de algunos “bocachanclas” del flojo calibre político de Isabel Serra. Ni Salvador Illa ni Pedro ‘Plagio’ ni el “marqués”… ¡Ni siquiera los izquierdistas más vocingleros de la oposición en la Asamblea madrileña! Sólo le falta a la sectaria y atrabiliaria oposición madrileña de la izquierda decir que es una mala noticia para la sanidad esta inauguración. De gente impregnada y divulgadora de odio, se espera cualquier cosa.


Ni representantes del PSOE ni de Más Madrid (menos Madrid) ni comunistas de ‘Hundidas podemos’. Esta izquierda marchita pretende convertir una gran noticia y un extraordinario acontecimiento en una simple descalificación contra la ‘joya de la Corona’ madrileña, Isabel Díaz Ayuso. Lo peor de todo es que caen en sus propias contradicciones e insultan al votante con una actitud de desprecio y sinrazón. No es que hayan rozado el ridículo y el esperpento sino que han chapoteado en él dando una imagen peor de la que ya tenía la ciudadanía.


No está de más recordar a esa izquierda gritona y sin argumentos firmes que, en palabras de William Henry: “Quien no quiere razonar es un fanático; quien no sabe razonar es un tonto; y quien no se atreve a razonar es un esclavo”. Esa intolerante, desaprensiva y represora siniestra no sabe obedecer y, lo peor de todo, es que no sabe mandar ni trabajar. ¿Saben lo que decía J.W. Goethe? Pues sencillamente que “el hombre más inútil es aquel que no sabe mandar ni obedecer”. Los pancarteros que han acudido a la inauguración ni siquiera han sabido disimular su torpeza. En palabras de Plutarco: “Quien disimular no puede, que no gobierne”

Comentarios
Casas Viejas 04/dic/20    14:57 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Si el pueblo pudiera hablar y ser escuchado...

¿Alguien puede explicar a los sesudos gobernantes que no hay peor cosa en política que matar al que te da de comer?

​Avances científicos

Un mal uso de los avances tecnológicos solo sirve para empobrecer la vida

La Ley de Segundad Oportunidad: Vehículo para liquidar deudas imposibles y avanzar

Tiene como objetivo permitir que una persona física o autónomo, tras un fracaso económico, pueda rehacer su vida

​¿Desapareció D. Trump de la política? Muchos piensan que no

El concepto que se tiene en Europa del expresidente norteamericano siempre ha estado basado en su comportamiento extrovertido y impulsivo

Vértigo reconfortante

En el remolino frustrante hemos de cuidar los brotes reconstituyentes de la buena sociedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris