Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Literatura   Misterio   Novela  

El caso del ojo de cristal de Stan ly Gardner

Traducción de Alber Albert Fuentes Espasa Libros
Francisco Vélez Nieto
jueves, 26 de noviembre de 2020, 12:52 h (CET)

Una vez, como debe ser, los primeros protagonistas de esta complicada historia la protagonizan de nuevo Perry Masó y su imprescindible secretaria Della Street. El asunto surge cuando intercalan criterios de conversación como descanso y respiro tras el caso anterior resuelto, cuando un posible nuevo cliente llama al despacho para hablar personalmente con Perry Masón. El personaje se llama Brumhold misterioso y a la vez curiosa criatura, mostrando un ojo de cristal cuyo original le han robado por lo que presagia el serio problema que puede provocar en el momento menos esperado un caso de asesinato del que pueden considerarlo culpable.


Pero todo es salir del despacho de nuestro Perry Mason con sus ojo de cristal, cuando se presenta otra visita que parece independiente de la anterior, aunque despierta cierta suspicacia esta nueva protagonista, Bertha Maclane y su hermano menor con un asunto de dinero. Al parecer su hermanito ha falseado albanes de la empresa donde está colocado y se ha jugado el dinero en apuestas e inversiones sin suerte. La verdad es que en toda novela policiaca al principio aparezca el cadáver. Sin embargo en esta historia no es así. Pero se advierte que de aseguro tendremos más de uno.


De manera que dicha situación inicia su andadura tensa cuando aparece un primer cadáver y la capacidad profesional de Mason se sitúa como el de un equilibrista sobre el alambre a diez metros de altura la pista del gran circo de lo humano. Sin embargo no tarda mucho la aparición, de forma extraña y confusa del primer cadáver. Más adelante aparecerían dos más. Aquí se van descorriendo las cortinas del laberinto en las tinieblas. Los personajes todos muy variados, algunos de ellos extraños, van apareciendo. Todo través de un ojo de cristal bien pulido por la sensibilidad del buen artesano apasionado de un oficio tan atrayente se sentirá a gusto Erle Stanley Gardner experto y adicto a estos casos misteriosos lejos de la rutina y el aburrimiento que ofrece un ojo de cristal.


El primer cadáver es el cuerpo del acaudalado hombre de negocios Hartley Basset es hallado sin vida, con una nota sobre su suicidio escrita a máquina y tres armas de fuego que aparecen cerca del cadáver. Naturalmente para nuestro perspicaz Perry Mason el suicidio así de simple su astucia no termina de convergerle y piensa qué papel juega la mujer de Basset con problemas de todo tipo: que pretendía abandonarlo junto con el hijastro que lo odiaba. Un estafador no podía devolverle el dinero prestado, sin olvidar al hombre con un ojo de cristal que había contratado a Mason y cuyo ojo perdido apareció en la mano de la víctima.


Sospechas y demasiadas mentiras. que Mason junto con su ingeniosa secretaria, Della Street, y el inteligente detective Paul Drake, irán uniendo los muchos episodios esparcidos en este fatal rompecabezas familiar en una primara parte de la historia, que los llevará ante los tribunales. Frente a un juez parsimonioso pero astuto, un enérgico y acusador fiscal frente a nuestro Perry Masón. Todo un pulso de primer orden


El posible lector se encontrará como espectador ante el escenario público que el tribunal debe resolver como obligan las leyes establecidas. Magistral la escena, tensa y desafiadora en la búsqueda de la razón y la claridad intachable de espaldas a los sucios apaños que tantas veces se repiten en las leyes los que tienen el poder social y político. La riqueza de los diálogos enfrentados entre fiscal acusador y abogado defensor resultan ser emocional e inquietante, que como lector me lleva a recordar actores magistrales como James Stewart y Gregory Peck interpretando los papeles de abogados defensores.


El lector se encuentra ante una obra recuperada por Espasa Libro que considero diana de acierto su edición. Sea mi deseo que la editorial continúe editando otros títulos del famoso protagonista Perry Mason personaje de la posteridad literaria de la novela negra Erle Stanley Gardner. Para los buenos lectores de la palabra bien escrita, esta historia les puede sacar por un tiempo a salir de esta epidemia que nos tiene enclaustrado padeciendo el bostezo de la mediocridad ambiental tan perniciosa como la de la salud mental.

Image (1)



Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

10 obstáculos que te impiden ser feliz, de Irene López Assor

Porque el cambio que necesitas en tu vida comienza desde dentro

María Oruña: «La leyenda de los nueve anillos la llevaba mucho tiempo en mi mente»

El frío que campea, victorioso, por la Península Ibérica durante estos días, no le afecta mucho por tanto. «Aquí raramente llega la nieve, apenas la vemos», dice

Invisibilidades: la gran suma de lo propio, lo humano, lo eterno

Muerte y sombra, sombra y llanto, muerte e infinito. El hermanamiento obliga a abrazar la causa, ya terrenal y dividida, que hacemos por rabia nuestra

Álvaro Talarewitz, escritor y galerista madrileño, explora distintos aspectos de la vida en su obra Las estrellas que nos miran

Las estrellas que nos miran es una novela intimista del escritor madrileño Álvaro Talarewitz en donde se exploran conceptos como el amor, la pérdida, la amistad o el sentido de la vida. Álvaro Talarewitz es galerista, y compagina su trabajo como encargado de la galería de arte Ponce+Robles de Madrid con las letras

Luces al anochecer, el libro solidario del Doctor en Medicina Enrique Palomo Atance

Felicitamos al autor por su nueva carrera literaria que, además, convierte también en un acto de generosidad y solidaridad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris