Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cádiz   Andalucía   Antigua Roma  

Las muchachas de Cádiz

​Homero en su Odisea, nombra a una tierra Shería-Turdetania- en la que la música tenía un papel casi básico en la vida diaria
Manuel Villegas
viernes, 2 de octubre de 2020, 13:58 h (CET)

En la antigua Roma eran conocidas como puellae gaditanae, aunque no procediesen solamente de esta ciudad, ya que se daban en cualquier localidad de la Turdetania, o Bética como la denominaron los romanos, por el nombre del río Betis, actual Guadalquivir.

Tenemos innumerables testimonios de autores romanos que nos hablan de ellas como jóvenes alegres que cantaban y bailaban al son de sus castañuelas, canticos lascivos e impúdicos. Sus danzas eran igualmente provocativas.

Alcanzaron fama en el mundo entonces conocido por su erotismo, su sensualidad y por su habilidad en diversas artes como la danza y la música.

Podrían equipararse a hetairas griegas, es decir, cortesanas de lujo versadas en todo tipo de artes, como la música, la poesía, la danza, el canto, especializadas en amenizar banquetes .

Entre los varios instrumentos musicales con los que se acompañaban en las fiestas, se encontraban los crótalos, conocidos hoy como castañuelas.

Marcial nos habla de una de ellas que podríamos considerar como dueña de una compañía de cantantes y bailarinas llamada Teletusa, de la que manifiesta:

“Experta en adoptar posturas lascivas al son de las castañuelas béticas y en danzar según los ritmos de Gades, capaz de devolver el vigor a los miembros del viejo Pelias, y de abrasar al marido de Hécuba junto a la mismísima pira funeraria de Héctor. Teletusa consume y tortura a su antiguo dueño. La vendió como sirvienta y ahora la ha comprado para concubina” .

En las páginas 162 y siguientes de la sátira XI de Juvenal, confirmando lo que manifiesta Marcial nos dice

“Acaso esperes muchachas gaditanas que en coro se pongan a entonar lascivos cantos de su país y enardecidas por los aplausos, exageren sus temblorosos movimientos de cadera, y las jóvenes esposas que, tendidas junto al marido, contemplan este espectáculo que sólo contado en su presencia debiera ya ruborizarlas. Son acicates de unos deseos languidecientes y estímulos apremiantes de nuestros ricos. Mayor es, sin embargo, esta voluptuosidad en el otro sexo, que se excita con más viveza y, pronto al placer que se mete por ojos y orejas, provoca la incontinencia.

Estas diversiones no caben en mi casa. Escuché esos repiqueteos de castañuelas, esas palabras que ni siquiera pronunciaría el esclavo desnudo que permanece en el maloliente lupanar; gócese con esos gritos obscenos y con todo refinamiento del placer aquél que ensucia con sus vomitonas el mosaico lacedemonio; nosotros perdonamos esos gustos a la Fortuna” .

Homero en su Odisea, nombra a una tierra Shería-Turdetania- en la que la música tenía un papel casi básico en la vida diaria .

Siempre se ha considerado que el cante y baile flamenco es genuinamente gitano. Posiblemente su aportación tenga mucha importancia, pero no debemos de olvidar que los egipciacos, nombre con el que fueron denominados estos, entraron en España en el siglo XIV, y que los cantes y bailes de las puellae gaditanae tenían muchos siglos de existencia y puede que, las reminiscencias de ello sean los cantes y bailes de los Carnavales de Cádiz, y de sus Chirigotas y Comparsas.

Mostramos dos Pragmáticas reales sobre los egipcianos. En una de ellas no quedan bien parados. Pero es la Historia.

«…Como nuestro amado y devoto don Juan de Egipto Menor… entiende que debe pasar por algunas partes de nuestros reinos y tierras, y queremos que sea bien tratado y acogido… bajo pena de nuestra ira e indignación… el mencionado don Juan de Egipto y los que con él irán y lo acompañarán, con todas sus cabalgaduras, ropas, bienes, oro, plata, alforjas y cualesquiera otras cosas que lleven consigo, sean dejado ir, estar y pasar por cualquier ciudad, villa, lugar y otras partes de nuestro señorío a salvo y con seguridad… y dando a aquellos pasaje seguro y siendo conducidos cuando el mencionado don Juan lo requiera a través del presente salvoconducto nuestro… Entregada en Zaragoza con nuestro sello el día doce de enero del año del nacimiento de nuestro Señor 1425. Rey Alfonso.»

Mandamos a los egipcianos que andan vagando por nuestros reinos y señoríos con sus mujeres e hijos, que del día que esta ley fuera notificada y pregonada en nuestra corte, y en las villas, lugares y ciudades que son cabeza de partido hasta sesenta días siguientes, cada uno de ellos viva por oficios conocidos, que mejor supieran aprovecharse, estando atada en lugares donde acordasen asentar o tomar vivienda de señores a quien sirvan, y los den lo hubiese menester y no anden más juntos vagando por nuestros reinos como lo facen, o dentro de otros sesenta días primeros siguientes, salgan de 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Horas decisivas

Siempre son horas decisivas y solemos hacerles poco caso

La segunda dosis

¿Que suele ocurrir cuando la oferta escasea?

¿Existe el “efecto Montero”?

No se descarta que, el desprestigio por su hábito de mentir y las amenazas a las CC.AA., sean su aval para abandonar la primera línea nacional

¿Vicepresidente del gobierno o troceador de España? Decídase señor Iglesias

​El señor Pablo Iglesias, en su entrevista en la Sexta, habló demasiado, quizá por sentirse en un ambiente que le resultaba cómodo

La credencial hacia el futuro

“Hemos de salir de este estado de confusión cuanto antes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris