Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   ERC   Generalitat   Nacionalismo  

​El Parlamento, sede lamentable de la bufonada socialista

​El TS, el que dictó la sentencia en la que se condenaba a la cárcel a todos estos señores injustamente excarcelados, ha revisado la decisión del Juez de vigilancia que concedió el tercer grado a todos los condenados por delitos por actos de sedición y ha decidido
Miguel Massanet
jueves, 30 de julio de 2020, 08:18 h (CET)

El peloteo organizado por el PSOE para encubrir el fracaso del señor Pedro Sánchez en la gestión de la pandemia y de la propia economía española, no es más que el canto del cisne de una política errónea, que no tiene otra salida más que su dimisión como presidente del Gobierno.

Podríamos decir que, gracias a la señora Merkel que, por lo visto, le ha tomado cariño a nuestro señor Sánchez, nuestro presidente ha conseguido el apoyo pecuniario de Europa, pese a que se ha callado las condiciones bajo las cuales vamos a percibir el apoyo económico que se nos ha concedido, que nada tienen que ver con las declaraciones de algunos ministros de su gabinete que siguen insistiendo en que no se ha pagado ningún precio ni se ha aceptado ninguna condición por el dinero que se nos ha prestado ni por el que vamos a recibir a fondo perdido que, sin duda, va a estar sometido a una férrea vigilancia por los países que se han venido oponiendo a que se concediera la ayuda gratis et amore como, entre otros, está Holanda, con su belicoso primer ministro, que es evidente que no van a actuar como convidados de piedra si observan alguna desviación en cuanto al destino preasignado a los fondos que se entregan a España, condicionados a un destino prefijado. Es evidente que la señora Merkel ya no es aquella dama de hierro que ponía firmes a toda Europa y que, últimamente, quizá por su mala salud, ya no tiene la influencia ni la autoridad para imponer a los países más rebeldes el cumplimiento de sus condiciones para que consiguieran aquellos créditos que solicitaban.

Y es que la canciller alemana ya debería saber que Sánchez está llevando a cabo una política que no llevará a nuestra nación más que hacia su autodestrucción y, con grandes posibilidades de que se pueda convertir en una cabeza de puente, en la CE, de este nuevo comunismo bolivariano que no sabemos si, con la colaboración de Iglesias o sin ella, parece que quiere implantar en nuestra nación como único recurso para asegurarse el mantenerse en el poder, mediante una dictadura al estilo de la del señor Maduro, en Venezuela, algo que, evidentemente no podría conseguir si, tal como se van desarrollando los acontecimientos y la perspectiva económica de crisis que ya se nos va anunciando, con el añadido de unos cálculos fallidos con respecto a la evolución de la crisis del coronavirus, que es evidente que no va por los derroteros que los “sabios” que aconsejaron a nuestros gobernantes, incluido a este científico, Fernando Simón, que se nos presentó como el gran “pope” que iba a conducir la lucha contra una pandemia; nos venían augurando como de poca importancia y sin que representara un peligro verdadero para la ciudadanía española; si es que ahora, ante los nuevos acontecimientos a los que deberemos enfrentarnos, este recalcitrante virus, pese al calor bochornoso por el que estamos pasando parece, no solamente más brioso, sino que ha adelantado la fecha en el que se presumía que volvería a renacer, dándoles en las narices a todos aquellos presuntuosos que, sin saber nada, decidieron apoyar al Gobierno que, evidentemente, todavía estaba más ignorante que ellos, ante un desafío que no quisieron afrontar en el momento oportuno y que, cuando no tuvieron más remedio que hacerlo, ya los muertos no cabían en los tanatorios. Si habláramos de un partido de fútbol es evidente que, en estos momentos, el Covid 19 estaría ganando por goleada al equipo de “sabios” que han estado dirigiendo, en España, la lucha contra la pandemia.

Aplausos a manta, ovaciones de las huestes socialistas en el Parlamento dirigidos a su líder que, con rostro de circunstancias los agradecía sin que se le cayera la cara de vergüenza de tener que recurrir a semejantes trucos, evidentemente preparados de antemano, para intentar contrarrestar su fracaso, no solamente en cuanto al resultado de sus negociaciones europeas, donde no ha conseguido que se le dieran las ayudas correspondientes a la parte de fondo perdido sin condiciones, para que él pudiera distribuirlas a su antojo, sino que sus relaciones con Pablo Iglesias siguen tensas debido a la situación evidentemente inestable del líder comunista, asediado por la Justicia que amenaza con ponerle en graves aprietos por diversas cuestiones que le afectan directamente y que no van a contribuir a mejorar su imagen, ya bastante deteriorada, ante aquellos españoles que tuvieron la debilidad de votarlo, cada vez menos si tenemos que atender a lo que vienen anunciando las encuestas y a los resultados obtenido por Podemos en Galicia y el País Vasco.

Y en este contexto no podemos de dejar de pensar en el problema catalán, otro de los puntos flojos de la política del PSOE que, por necesidades de la mayoría parlamentaria, se ve precisado a hacer encaje de bolillos para tener contentos al separatismo catalán y, a la vez, intentar no dejarse arrastrar a una negociación, la famosa mesa de diálogo, en la que lo único que puede hacer es tener que ir cediendo parcelas de soberanía nacional, ante las ávidas fauces de los tiburones nacionalistas que, pese a sus disensiones internas entre todos ellos ( cada uno quiere mantener una situación de privilegio respecto a los demás) no dejan de mantener una actitud bastante unificada, cuando se trata de seguir exigiendo al gobierno central que vaya dando pasos en orden una negociación de la que, evidentemente, no puede salir lo que los separatistas desean, pero que no se puede negar que algo siempre van sacando, aunque no sea lo que ellos desearían conseguir.

Sin embargo, no por inesperado, no por lo raro que nos pudiera parecer a los que hemos perdido toda esperanza de que se acabe con estos nacionalismos que tanto daño están haciendo a España, hemos recibido como un hecho de justicia, una decisión que nos reconcilia con determinados sectores de la Justicia y como reparación a una decisión evidentemente absurda, fuera de lugar y con carácter de prevaricación, emitida por parte del juez penitenciario que decidió poner en libertad a todos los condenados por sedición, pertenecientes a los que maquinaron toda aquella movida del referéndum de octubre del 2018, que consiguieron con la colaboración de la Generalitat y de Instituciones Penitenciaria de Cataluña, la infamia de poner en el tercer grado a una serie de delincuentes sin que ninguno de ellos manifestara el más mínimo arrepentimiento por los delitos cometidos, antes bien, el señor Cuixart, tan pronto estuvo en la calle, ya se reafirmó en su intención de seguir luchando por la causa nacionalista. Y el líder de ERC, señor Junqueras, no desaprovechó la ocasión para acudir ante la TV catalana para reafirmarse en su ideología nacionalista.

El TS, el que dictó la sentencia en la que se condenaba a la cárcel a todos estos señores injustamente excarcelados, ha revisado la decisión del Juez de vigilancia que concedió el tercer grado a todos los condenados por delitos por actos de sedición y ha decidido, por unanimidad, que todos los beneficiarios por el tercer grado penitenciario regresaran a sus encierros, en las respetivas prisiones en las que venían cumpliendo sus condenas. Y vean ustedes lo curioso, la prensa catalana con rara unanimidad y el resto de medios de comunicaciones catalanes se han alzado todos contra la decisión del TS, criticándola, como si estos señores no hubieran cometido el delito por el que fueron condenados y, en base a una supuesta reconciliación que los separatistas sitúan por encima de la Ley, acusan al Gobierno ( que en este aspecto no tiene ninguna competencia) de que el TS haya decidido que la puesta en libertad de los delincuentes se había hecho en fraude de Ley y, en consecuencia, se debían reponer a la situación anterior a la resolución del Juez de vigilancia penitenciaria.

Resulta algo increíble esta rara forma de argumentar de los nacionalistas catalanes, que se atribuyen estar por encima de las leyes del país, en virtud de un presunto derecho a una independencia que no tiene base alguna, ni histórica ni legalmente, en la que fundamentarse y que no dejan de intentar poner en el lado equivocado a los que defienden la Constitución, la unidad de la nación española, la españolidad de la comunidad catalana y el hecho, incontrovertible de que, ni tan siquiera entre la minoría representada por los catalanes. dentro de la nación española, existe una mayoría que pudiera atribuirse el ser más numerosa que la minoría que reclama la separación de Cataluña de España.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, queremos hacer hincapié en la necesidad de que, los españoles partidarios de que España siga siendo una sola nación y de que la minoría comunista, que parece que va consiguiendo un apoyo importante en los órganos de gobierno de la nación, cuando es evidente de que van perdiendo peso específico como partido de izquierdas en España, deje de ocupar un lugar que evidentemente no le corresponde dada la caída que está experimentando en cuanto a su base votante y del deber de todo español, que se vea afectado por los cambios que, últimamente, se van produciendo en las instituciones, los organismo autónomos, los ayuntamientos etc., en cuanto a la cultura cristiana base de nuestra civilización, la pretensión de anular la moral y la ética que heredamos de nuestros padres y este sentimiento intolerante antirreligioso, pese a que España, como hemos repetido infinidad de veces, no en un país laico por decisión constitucional, sino una nación aconfesional en la que todas las religiones tienen cabida, mientras no violen las leyes estatales. No parece que nuestros gobernantes y partidos de izquierdas entiendan que su actitud de ataque constante a todas las instituciones religiosas, especialmente a las católicas, no tiene base alguna en la que poder fundamentarse y que, en consecuencia, debieran evitar entrometerse en este aspecto de las libertades individuales que permite a todo español ejercer la religión que estime oportuno.

Comentarios
Casas Viejas 31/jul/20    14:52 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Toda la historia de la fuerza aérea. Del Chaco a Guernica

La teoría de la aviación militar se desarrollaba en Sudamérica, mientras esperaba su fatal destino Gernika

Volcanes entusiastas

El mejor futuro radica en encauzar tantos volcanes juveniles y no en imponerles la lava de cada ministro

La herencia religiosa (¿?)... en busca del arca

El mundo religioso, de extraordinario valor espiritual, ha envejecido, con la tranquilidad de poder disfrutar de “residencia de jubilados”

La culpable inocencia de nuestros políticos

Catalanes y vacos no han dejado de exigir beneficios y prebendas en contra del resto de los españoles

​Un grano en el trasero de Sánchez

Si antes Ayuso salvó a Madrid de las arbitrariedades del presidente, ahora salva al ocio nocturno, a la hostelería y otros eventos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris