Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   RAE   Programa   Infancia  

Amigos

A medida que vas cumpliendo años, la nómina de tus amigos va disminuyendo
Manuel Montes Cleries
jueves, 23 de julio de 2020, 08:13 h (CET)

Anoche escuchaba un programa de radio a fin de alcanzar el sueño que te ronda sin llegar a cuajar en las madrugadas de estío. Su planteamiento me hizo pensar. ¿Tienes muchos o pocos amigos? ¿Desde cuando? ¿Son siempre los mismos? ¿Lo son de la misma calidad a lo largo del tiempo?

Unas preguntas que dan pie a horas y horas de ronroneo de la mente ante una incógnita difícilmente desvelable. Hay que partir de la determinación de que es amigo, amigacho, conocido o como dirían los cursis “amistades”. Según la RAE amigo es aquel con quien mantienes una amistad, que es una “Relación de afecto, simpatía y confianza que se establece entre personas que no son familia”.

Creo que aquí estriba una de las claves del asunto, la familia se te da por sangre o por contrato, familiares tengo muchos, el amigo lo eliges tú: tengo menos.

He llegado a la conclusión que el tiempo es una de las premisas más a tener en cuenta para valorar la consistencia de una amistad. Hay amigos que conservo desde la infancia, otros, la mayoría, desde la adolescencia, algunos procedentes de una relación laboral y muchos, desde la búsqueda de la verdad y del camino de la felicidad a través del evangelio. El tiempo da carta de ciudadanía a la amistad, la mili o la relación laboral se diluyen con el tiempo.

Lo malo es que a mi avanzada edad muchos, los mejores se van quedando en el camino. Cuando se es joven los amigos se van incrementando o disminuyendo en función de las circunstancias. La decisión es fácil.

Yo, casi siempre he decidido convivir y aprender de mis mayores. Esto ha traído como consecuencia que, por ley de vida, a lo largo del tiempo, te van dejando los mejores, los que han sido tus maestros.

Esta es una de las dificultades que conlleva el pertenecer al “segmento de plata”. Tu campo donde cultivar las amistades se va reduciendo. Aquí no caben los amigachos, ni los amigos de francachela, ni la “nueva normalidad” que se viene a denominar “amigos con derecho a roce”, ni mucho menos la feísima frase que escuchamos ahora como una gracieta: “los follamigos” (con perdón). Menuda ordinariez que deja a muy baja altura al que la expresa y a la relación en sí.

Ahora el cimentar una amistad es muy difícil, pero no imposible. No debemos renunciar a ello. Es cuestión de estar abiertos al otro, compartir verdades y desechar puntos oscuros. Sobre todo mirar en la misma dirección. Resumiendo; menuda nochecita que me ha dado la pregunta del programa de radio. Tengo amigos. Pero menos que los que tenía. Demasiado pocos. Tendré que cultivarlos. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una mesa renqueante

Aunque algunos quieran hacer ver a la ciudadanía que el independentismo es una nueva deriva de las elites catalanas, esto no es cierto

Escalada del precio del gas

No son descartables episodios de escasez de gas en España el invierno venidero

​Turismo de volcanes

Reyes Maroto celebrando la erupción que fomentará el turismo canario mientras edificios, animales, tierras de labor y enseres quedan sepultados bajo la lava y las cenizas

​¿República independiente de Cataluña? ¡No, gracias!

La desidia de nuestros gobernantes ha permitido que los independentistas todavía no se hayan dado por enterados de que están empeñados en una lucha de antemano perdida

​El refrán español

Juan García, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris