Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Naturaleza   Castilla-La Mancha   Coronavirus  

​Abrazos a La Mancha

Natividad Cepeda nos ofrece una cuarentena de poemas ajenos precisamente a cuarentenas, porque son auténticas sus escapadas a los ríos, jardines, montes…
Nieves Fernández
miércoles, 8 de julio de 2020, 08:33 h (CET)

Natividad Cepeda como poeta es un gran abrazo a la tierra, esté en la llanura o exultante en los montes, con fuerza de molinos, o sacada de un Quijote, o sufriendo desdicha, porque ahí estará ella para abrazarla y darle toda su alegría y energía de persona nacida y agradecida in situ, o todo ese consuelo nunca dado por los que se consideran hijos de La Mancha; porque Natividad solo como manchega, es otra cosa, es la suma de todo lo manchego y al cuadrado y, solo como amiga, se podría decir que abraza con palabras, es fiel a su condición dada y se convierte en Hada de la Poesía, la que nos lanza a través de Facebook diariamente, sumándose a nuestro paisaje.

Pero no solo de poemas vive la autora, cuida un blog en redes donde periódicamente propone textos en prosa, a veces le sale lo poético en ellos, se brinda a seguir la actualidad, nos habla de la cruda realidad, de este tiempo increíble, del miedo a la intemperie, al contagio, a la muerte, a la desazón, a la pesadilla…, y si hemos de vivir sin miedo, nos habla de luchas contra el paro, la soledad y la inestabilidad creciente. Imposible no hablar de esto, no en vano es de Tomelloso, nos dice, la localidad con mayor número de muertes de España por Covid19 si comparamos estadísticas y datos de población. “Es el ciclo de vivir y morir / en nuestros nidos y apuntalar el llanto…/”

Ahora que los abrazos son virtuales, andan prohibidos incluso los rodeados de plástico y al aire por pandemias, ya que en plural hay que llamarlas por sus devastadoras consecuencias, Natividad se lanza a dar abrazos al paisaje con su obra “Abrazando el paisaje”, libro publicado dentro de la Colección Erato de Editorial Llanura.

Con prólogo del doctor en Historia Miguel Romero Sáiz y epílogo del investigador y escritor Luis Manuel Moll, Natividad Cepeda nos ofrece una cuarentena de poemas ajenos precisamente a cuarentenas, porque son auténticas sus escapadas a los ríos, jardines, montes, mieses, prados y viñedos, a las Lagunas de Ruidera, al Campo de Calatrava, “fuerza oculta de fuego originario”, incluso a otros países, se nos escapa Natividad, para sugerir y cuidar del ser humano y de la Madre Tierra. Más de una decena de fotografías dan fe de los viajes y trasiegos poéticos.

También hay paisajes interiores que se atreve a pasear y a escudriñar con valentía: los caminos de la espiritualidad, la Virgen de las Viñas, su santo Ismael, porque “creer es un don de Dios”, y nos avisa de lo que puede ocurrir: “La fe es un esqueje que brota cuando nadie / lo espera. Y Dios es al que nos asomamos / cuando otros paisajes se nos cubren de sombras.”

Pero Natividad como escritora es mucho más que este abrazo literario, es “luz / como regalo, con la ternura única / que soñaba de niña.” Es vid y una vendimia nueva.

Comentarios
Teresa Sánchez Laguna. 08/jul/20    18:05 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La realidad nos supera

Sólo hay que ver esa multitud de ciudadanos desplazados, en busca de un rayo de esperanza

Celo evangelizador

Se despierta cuando se es consciente de que la salvación es exclusivamente por la fe en Jesús

La Constitución: un nuevo cumpleaños

Felicitémonos con el deseo de que las futuras generaciones continúen la senda que millones de españoles les hemos trazado a lo largo de estos años

Don Francisco Romero López, y don

Para llegar al ‘currismo’, hay varios caminos: hallazgo buscado, al buen tuntún, estudiando despacio o de sopetón

​Cuando el universo me susurra su tratado filosófico

Necesitaba embellecer un mundo que para mí era feo, muy feo; un mundo lleno de ruido, contaminación, egoísmo y tristeza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris