Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Política   Pedro Sánchez   Salamanca  

Con el GPS estropeado

Ya que el Gobierno está inutilizado, tenemos que ser los propios ciudadanos quienes tomemos las riendas de nuestras vidas
Jesús  Salamanca
miércoles, 6 de mayo de 2020, 08:11 h (CET)

Vamos para dos meses desde que el Gobierno, reunido en Consejo de Ministros extraordinario, aprobó declarar el estado de alarma en todo el territorio nacional. Lo hizo tarde y mal, cuando numerosas concentraciones habían puesto en peligro a la población en días anteriores. Transcurrido ese tiempo sigo consultando con preocupación los datos mundiales en la página oficial del Covid-19 Live World Map/Count – Coronavirus Pandemic. Compruebo y compruebo pero siempre sale perdiendo España; algo que no me sorprende tras el fraude del Gobierno a la OCDE y la falsedad de los test. La tendencia sostenida de los datos no significa que estemos al final del túnel porque cuando veamos la luz de la crisis sanitaria, comenzaremos con la oscuridad de la crisis económica y social. Quisiera equivocarme.

Hoy la esperanza está en el FMI, a pesar de la afirmación catastrofista de su directora, Christine Lagarde, cargando contra la elevada esperanza de vida de nuestros mayores. Ante tal despropósito tuve la sensación de que existía una confabulación entre las fuerzas económicas del mal y el Gobierno español. Ambas iban en la misma onda. No hay más que ver la afirmación de Lagarde o la prensa de hoy: “El Gobierno prepara ya un duro recorte de las pensiones”

Entre el endurecimiento de las condiciones para acceder a las pensiones y los más de 160.000 millones que precisa el Ejecutivo para salvar la cara, la nueva realidad se presenta angustiosa. De momento ahí va un interrogante ¿Cuándo había tenido España la brutal cantidad de parados que tiene en este momento: 3.902.156? A eso, la directora del FMI añade que "Los ancianos viven demasiado y eso es un riesgo para la economía global. Tenemos que hace algo, ya". Dejaremos el tema económico para otro día porque da miedo. Un miedo intenso y duradero. Parece como si el COVID19 lo estuviera haciendo por ella y el Gobierno.

Desde el punto de vista sanitario, el Gobierno sigue sin hacer test a toda la población y la ciudadanía busca cómo hacerse esos, a pesar de la prohibición “ex profeso” de este Gobierno antisocial. Ahí tenemos ya la desigualdad que siempre acaban generando los gobiernos de la siniestra socialista y comunista. ¿Está favoreciendo el Gobierno la aparición de un mercado negro para hacerse test? ¿Cuántos ha hecho el Gobierno y cuántos se ha hecho l población por su cuenta? ¡Otra vez las conocidas desigualdades de la izquierda! ¿A cuánto asciende la corrupción en las compras del Ministerio de Sanidad? ¿Quién o quiénes han aprovechado la circunstancia del río revuelto? ¿Cómo se va a justificar y/o devolver ese dinero?

El caso es que continúan los contagios entre sanitarios y entre la ciudadanía, al igual que siguen los fallecimientos, a pesar de haber descendido. Las cifras ls trastoca el Gobierno. Éste debe dar las gracias al confinamiento porque, tan pronto como desaparezca, la calle va a hablar; lo va a hacer con fuerza y apuntará con el dedo a esos presuntos “expertos” y al propio Gobierno, sin olvidar el abandono de las residencias de mayores por parte del “vice” chavista, Pablo Iglesias, que –dicho sea de paso—se ha cubierto de inutilidad, dejadez, desconocimiento y mediocridad, a lo que hay que añadir sus miserables declaraciones y su habitual torpeza de gestión y de didáctica. No sé si éste también acabará volviendo a casa “solo y borracho”.


Esa “nueva normalidad” a la que alude el Gobierno no se alcanzará mientras no haya medicamentos o vacuna. Yo quiero la “antigua normalidad” y no tener que depender de la parafernalia de mascarillas, guantes y caretas. Visto lo visto el lunes, no vamos a salir de ésta tan pronto, salvo que tengamos responsabilidad ciudadana. Ya que el Gobierno está inutilizado, como se ha demostrado, tenemos que ser los propios ciudadanos quienes tomemos las riendas de nuestras vidas: no podemos salir a la calle como elefante en cacharrería, haciendo botellones, enfrentándonos a los CFSE y tomándonos la pandemia como el que toma hornazo el Lunes de Aguas en Salamanca.

El Consejo de ministros no sabe cómo actuar, si por provincias o por unidades territoriales de salud. En Cataluña acabarán volviendo a las veguerías. En principio no es mala idea lo de actuar por áreas sanitarias, pero para eso precisamos un Plan de Desconfinamiento serio y avalado por las CC.AA. ya que el actual que ha presentado el Gobierno es contradictorio, deficitario y hecho a salto de mata. Si se hace con rigor y seriedad tiene que haber un respaldo parlamentario del estado de alarma, pero no debe haber asentimiento si se hace para subyugar a la población, aumentar la pérdida de derechos parlamentarios, cercenar la Constitución, amordazar a la Judicatura y desestabilizar la convivencia.

De nada sirven comportamiento como el “¡Aló presidente!” de Sánchez en televisión, haciendo el ridículo y más propio de un “chulo de playa” avalado por un “agente de Maduro”. No debe contar con apoyos el presidente del Ejecutivo si esos sirven para seguir despreciando a la población. La ONU ya le ha dado un buen correctivo y, ante Europa ya se le tiene por el tonto de la clase. Ha demostrado que va a lo loco, sin brújula y con excesiva niebla. Tiene el GPS estropeado.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Las cloacas

Cuando en un “Ejecutivo” alguno de sus miembros se permite el insulto y desprecio público, la cabeza de dicho “Ejecutivo” debe tomar decisiones

Margarita Robles acabará harta del Gobierno

Hablar a la tropa de Podemos sobre el sentido de Estado de la ministra de Defensa, es algo así como hablar en clave universitaria a niños de infantil

​La desvergüenza y el descaro de Pedro Sánchez

No llames a nadie mangante, salvo a tus correligionarios

¿Aguantará Europa el envite de una contienda prolongada?

“No debes quejarte de la nieve en el tejado de tu vecino cuando también cubre el umbral de tu casa”, Confucio

Euclides Acevedo, narcoestado y nueva república

Pocos hombres públicos han ocupado puestos tan sensibles
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris