Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   ética   Filosofía   Reflexión  

​Ética de la felicidad

La obra filosófica del catedrático y filósofo José Luis López Aranguren es fundamental para la comprensión de numerosos aspectos de la historia del pensamiento español del siglo XX. Y su filosofía también nos ofrece grandes lecciones para el siglo XXI
José Manuel López García
viernes, 13 de diciembre de 2019, 08:44 h (CET)

La vida de Aranguren transcurrió desde su nacimiento en 1909 hasta su fallecimiento en el año 1996. Una existencia larga y provechosa para sus numerosos alumnos universitarios y para sus discípulos. Además, dejó una gran impronta en varias generaciones de estudiosos y filósofos.

En su libro Ética de la felicidad y otros lenguajes Aranguren ofrece o muestra una explicación perfecta de lo que es la auténtica felicidad humana desde una perspectiva individual o personal.

Escribe que «cuando el hombre llega a ser el que tenía que ser, cuando realiza su perfección y vocación, está construyendo el perfil de su existencia feliz». En efecto, lo esencial en la construcción de la propia vida es saber lo que se quiere hacer con ella y los objetivos que se desean lograr. Y si la persona hace todo lo posible en relación con lo que quiere, no se puede decir mucho más.

Evidentemente, la diferenciación establecida por López Aranguren entre moral vivida y pensada es muy eficaz para que se comprenda que la moral trata de la realidad de los comportamientos cotidianos y la moral pensada es la expresión de los análisis acerca de lo que está bien o mal. Saber la razón de lo bueno o de lo malo es lo que determina la ética. Por qué una conducta es buena o mala es de lo que se ocupa el pensamiento ético.

Otra cuestión que Aranguren tiene muy presente en su filosofía moral es que el sentido de la vida es moral, ya que enfocamos los propósitos vitales en una dirección u otra en relación con nuestra manera de entender lo esencial en la existencia. No cabe duda de que en todo lo que hacemos buscamos nuestro bienestar o tenemos la finalidad de alcanzar algún bien.

Aranguren nos advierte del peligro de olvidarnos de lo que realmente nos conviene. Esto supondría alejarnos de lo verdaderamente importante en la vida de cada uno. O dicho con sus palabras: «Es nuestra incapacidad para una auténtica conversión la que nos lleva a hacer de la vida entera una incesante diversión, diversión de lo verdaderamente importante».

Es cierto que somos seres para la muerte como venía a decir Heidegger. Precisamente por esto es tan decisivo vivir de una manera auténtica intentando hacer cosas grandes como afirmaba Séneca.

De este modo, la brevedad de la vida quedara arrinconada y sepultada por la grandeza de lo conseguido en la existencia real en este mundo. Aranguren resalta la significación de la vida para cada sujeto. Para él es evidente que la invención de lo que queremos ser y hacer es la clave de bóveda de una existencia realmente aprovechada.

En la época griega antigua el ocio poseía un sentido de plenitud que es ajeno al sentimiento de juego o de simple diversión en el peor sentido del término. Se comprende que el mismo Aranguren escriba que «El ocio y la afición, enriquecen al hombre». Humanismo y ocio están relacionados de modo directo. Es un tipo de ocio constructivo o creativo, con lo que esto supone de enriquecimiento personal y social.

De hecho, López Aranguren insiste de un modo muy claro en que debe de haber una conexión profunda entre el humanismo contemporáneo y las preocupaciones del tiempo actual. En realidad, se trata de que pensemos y actuemos en relación con los problemas que afectan a las personas en la sociedad presente que es parecida a la que vivió Aranguren.

Porque el desempleo, el trabajo basura y precario y otras desigualdades sociales siguen estando presentes en España y en otros numerosos países. Y en estas cuestiones la filosofía o la ética a través de los filósofos y ciudadanos tienen que aportar posibles soluciones a las situaciones planteadas, en una sociedad digital o del espectáculo cada vez más fragmentada y que sigue siendo muy desigual, en muchos aspectos.

Una ética integrada en la sociedad y en la política es cada vez más necesaria para la eliminación de la pobreza de mucha gente con medidas sociales que garanticen una vida digna para todo el mundo. Sin exclusión social ni de los mayores ni de los que carecen de recursos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La traición, perfectamente urdida por Sánchez contra España, se consuma

¿Lo útil, práctico, lo que mejor convenga o lo de interés para el Gobierno, por encima de la Ley, de la Constitución y del Estado de derecho?

El demonio tiene un papel activo en nuestras vidas

Aunque él trate de hacernos el mal, Dios puede sacar bien de este mismo mal si nosotros queremos

Se puede confiar

Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala, es el silencio de la gente buena. Mahatma Gandhi

Luis Héctor Epul, pulmón de la vida cultural marplatense

Hay tanta poesía en mis pulmones que mis respiraciones finales serán un poema y mi último suspiro un verso...

Nefasto Plan de Empleo comunista

No podrán contratar trabajadores temporales sino indefinidos, tal y como reza el texto de la próxima normativa de empleo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris