Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Política   Reflexión   Fútbol  

El género y el lenguaje

​Vamos a terminar liándonos todos con la irrupción de las “maneras políticas” en el lenguaje
Manuel Montes Cleries
lunes, 9 de diciembre de 2019, 08:30 h (CET)

Este pensamiento ha venido a mi mente ante la duda que se le suscitó hace unos días a un narrador deportivo. Tenía que describir el puesto ocupado por una jugadora de futbol. Se lió entre decir “la extremo derecha” o “la extrema derecha”. Que no es lo mismo. Se cuido mucho de no señalar a la jugadora que ocupaba la otra banda ante la duda entre “la extremo izquierda” o “la extrema izquierda”. Estuvo a punto de meterse en un lío político.

No voy a entrar ahora en disquisiciones teóricas ni en explicaciones científicas. Me parece que todo nace de un excesivo culto a todo lo que suene a femenino, en contraposición a la forma de ser y de hablar de unas generaciones machistas desde el principio de los tiempos. Pero los “progresistas” se han pasado de “frenada” y han caído en crasos errores que les han costado más de una vergüenza propia y ajena.

Lo quieren arreglar con la @ (arroba) para justificar la dualidad, pero me parece muy difícil de aplicarla al lenguaje hablado, la terminación en “e” es muy valenciana, pero poco práctica. La X sigue siendo una incógnita. Se buscan femeninos inverosímiles para quedar bien con los presentes, oyentes o lectores. (No se puede decir “oyentas” ni “presentas”. Suena fatal).

Mi buena noticia de hoy estriba en que podemos tomar la moda y los modos con buen humor. Espero que esto pase pronto o que comencemos a hablar en esperanto; que ahorra mucho. Yo lo tengo solucionado con mis nietos. Cuando se portan “regu” solo digo; “se está rifando una capuana”. Sin distinción de edad o de sexo. Lo entienden rápidamente.

Si empiezo a distinguir, se me escapan por la banda “derecha o izquierda”. Seguiré hablando de mis alumnos en general o de mis amigos sin distinción de sexo, raza o religión. Sin dejar de respetar a mis próceres. (Aquí no hay problema de género).

Lo siento, pero soy “políticamente incorrecto”. No sirvo para político.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Sánchez sucumbe ante ERC, Podemos y su propio interés personal

Ni los propios independentistas se han puesto de acuerdo sobre la verdadera finalidad de esta mesa

​En el sendero de la barbarie

Abordamos con cierto sarcasmo las distintas opciones que buscan ensañarse con un cadáver

Reanudar para proseguir

Nunca es tarde para restablecer los lazos originarios del profundo amor; y, así, poder superar toda confrontación y sanar cualquier herida

Batutas con partituras mitineras

Conocer y respetar la personalidad de cada miembro de la orquesta es fundamental para que la actuación del director llegue a buen puerto

Escuchar

Deseo que consigamos eliminar ruidos, desconectar altavoces, despojarnos de auriculares, apagar televisiones y escuchemos, no oigamos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris