Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   Educacción   Apuestas   Juego  

Juegos de esquina

La creación e instalación de establecimientos y lugares de apuestas y juego para menores están creciendo, según los medios y los expertos, muy peligrosamente
Nieves Fernández
miércoles, 5 de junio de 2019, 13:51 h (CET)

No todos los servicios a prestar o trabajos se pueden considerar iguales, lógicamente. No es lo mismo dedicarse a repartir ocio que a satisfacer necesidades vitales. No es lo mismo tener una panadería que un estanco. Ambos son comercios, ambos probablemente con un mismo horario. El pan tradicionalmente tan necesario, tan sano y nutritivo él, al margen de las consabidas intolerancias; el tabaco tan necesario y tan prohibitivo él, como adicción permitida por las instituciones y con red de ventas en todas las poblaciones, aunque al mismo tiempo con publicidad persuasiva y de doble moral, pues te avisa en la cajetilla de que su uso es criminal.

Toda acción u omisión de nuestras acciones tiene una parte buena y otra mala, así se equilibra un mercado donde lo importante es el buen uso que se le dé al producto, venta o servicio.

Desde hace un tiempo en entornos educativos nos llegan alertas sobre un servicio de ocio que quizá siempre estuvo cerca de las personas con peor suerte. Un servicio donde lo lúdico prima. La oferta de ocio siempre puede ser adictiva, pero la creación e instalación de establecimientos y lugares de apuestas y juego para menores están creciendo, según los medios y los expertos, muy peligrosamente.

Primero, un compañero advierte en un claustro del hecho de la ubicación de centros de juego para menores, cercanos a los centros educativos, institutos. Se colocan estratégicamente para tenerlos cerca, como filón de negocio entre clase y clase que se suspende o que ellos mismos suspenden. Un familiar en otra ciudad distinta me advierte que en ella ocurre lo mismo. Al habla con sus gobernantes nada se puede hacer, ¿seguro? ¿No se podrá subir la vigilancia? ¿Es lícito montar esos salones de juego, para menores, especialmente para adolescentes y jóvenes? Y como ha de ser lo suficientemente provocativo y publicitado, en el local primarán los colores, los atractivos logotipos e imágenes relacionados con los deportes, la juventud, los letreros de grandes diseños y colorido.

A veces, la sociedad o las mentes de negocios florecientes ofrecen vías de escape a los jóvenes que poco tiene que ver con los deportes o una vida sana. Si antes se mina su salud con adicciones como el alcohol, el tabaco y las drogas, un nuevo elemento muy adictivo se está instalando en sus espacios y en sus mentes, está creando moda, y les crea un peligro tal que lleva al adolescente incluso a robar a su propia familia para poder pagar sus deudas de juego.

Triste, muy triste, que se aprovechen de sus cortas edades e inmadurez para convencerles de que se lo pasarán bien y serán felices de por vida.

Jugar, a todos nos gusta. Desde la infancia, jugamos a juegos de esquinas, pero un juego sano y controlable. Si no hay control, no será divertido. Cuidado con los chicos y chicas y esos locales de esquinas cercanas. Juguemos a gusto, sin que sea un acto pecuniario, pero con ellos, si es posible.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Las distinciones provinciales

Las diputaciones pueden nombrar hijos predilectos, hijos adoptivos y miembros honorarios de la corporación

Paseando por Granada como un turista más

La edad y los achaques me han tenido sin salir de mi barrio hasta hoy

Información de todo y a todos

nos encontramos en una sociedad con una gran posibilidad de intercomunicación

Trincas

Estados Unidos intenta sofocar a Rusia con Europa Oriental y debe aprovechar la favorable brisa occidental para soplar a Pekín

La Dama de Negro, madre del Presidente del Paraguay

Solo pido que como paraguayos seamos críticos y no tengamos la memoria corta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris