Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Rafael Torres
Rafael Torres
Al margen
Considerado una de las voces más originales e independientes de la prensa española, Rafael Torres ha publicado más de 7.000 columnas de opinión, miles de artículos y centenares de reportajes y entrevistas en la práctica totalidad de los diarios y revistas de nuestro país: Ya, El Mundo, El País, Diario 16, El Periódico, La Voz de Asturias, La Voz de Galicia, Lanza, Diario de Cádiz, El Progreso, Geo, Interviú, Panorama, Tiempo, Epoca, Vogue, Dunia, El Europeo... Es autor de una veintena de libros: 'Los Caballistas', 'El Lugo de la diáspora', 'Sevilla, la otra historia del tabaco', 'Anxel Fole. Contar y cantar', 'Vidas Ejemplares', 'La mirada en la nuca', 'Molestias', 'Oh, Dios', 'Nuevos amores, nuevas familias', 'Yo, Mohamed', 'Los libros matan', 'El asesino de Sintra', 'El amor en tiempos de Franco', 'Ese cadáver', 'Gitano enorme', 'L'arme a gauche', 'Los esclavos de Franco', 'El republicanismo español' y 'Raros de Europa'. Desde hace 14 años publica sus columnas diarias en muchos periódicos de toda España y es articulista de Diario 16, escribe en Interviú y es comentarista en los programas 'Día a Día' (Tele 5) y 'Lo que es la vida' (RNE).
Rafael Torres
Últimos textos publicados
Salteadores de vacunas
MADRID, 25 (OTR/PRESS) Envidia produce lo mucho que le quieren sus técnicos al consejero de Sanidad de Ceuta: le dijeron que si él no se vacunaba, ellos tampoco. Eso es amor, y lo demás son tonterías. Pero es que el consejero se hace querer, pues pese a que a él no le gustan las vacunas (¡!) y no ponerse nunca ni la de la gripe (sic), concedió en que le administraran la del coronavirus, bien que saltándose la cola y burlando el protocolo que por su cargo debía defender, por no desairar a sus técnicos y mirar por su salud. Ya digo: una bella historia de amor.

Ahora bien; como toda historia de amor, ésta tiene sus efectos colaterales, que no son siempre buenos. En este caso, escaseando las vacunas como escasean, aquellas de las que se apropió el consejero ceutí y sus muchachos se corresponden exactamente con las que se están dejando de administrar a quienes les va la vida en ello, los ancianos, los enfermos crónicos (como los de EPOC, que tienen siete veces más probabilidades de morir por Covid y no figuran entre los primeros ni entre los segundos beneficiarios), los sanitarios de atención primaria o los grandes dependientes. El amor es maravilloso, pero egoísta.

La tropa de salteadores de vacunas que opera por los despoblados de la pandemia es nutrida, y eso que los componentes de ella que se han podido identificar son solo aquellos a los que se ha pillado. Alcaldes, concejales, consejeros regionales, funcionarios, gerentes, informáticos, militares, parientes, amiguetes, de todo hay en esa tropa que desmiente del todo aquél mantra del confinamiento de que esta calamidad nos haría mejores. A los mejores es probable que les haya hecho mejores, o que les haya dejado como estaban, pero a los peores les ha hecho muchísimo peores.

Pero no solo las cuadrillas esquilman las reservas del preciado específico, sino que alguno de los laboratorios que lo fabrican pudiera estar también en modo José María el Tempranillo. Los incumplimientos en los contratos de suministro son escandalosos, y existe la sospecha de que podrían obedecer a desviaciones de la vacuna al mejor postor. El gobierno italiano ya ha acudido a los tribunales, y la Unión Europea, aunque con la timidez que le es característica, ha emplazado a los laboratorios a cumplir sus compromisos de abastecimiento y a dejarse de historias.

Ni cuadrillas ni emporios podrían, sin embargo, asolar más si cabe el desolador momento que padece la humanidad, sin el caos que generan la impericia o la indolencia de los gobiernos. Sin migueletes en lontananza, los salteadores disfrutan.

martes, 26 de enero de 2021.
 
'Youtubers': pecado y penitencia
MADRID, 20 (OTR/PRESS) Es cierto que con el dinero de los impuestos se paga, por ejemplo, el sueldazo del consejero de Salud de Murcia, pero no creo que esa circunstancia, ni ninguna otra de las muchas que se dan en nuestro país de mal uso de los recursos públicos, haya sido primordial, ni secundaria, en la decisión de la criatura que atiende al nombre de ElRubius de marcharse a Andorra.

Lo del consejero de Salud de Murcia, otro jeta que se ha valido de su cargo para saltarse la cola de la vacuna, descorazona sin duda a cuantos, ganando poco, se les antoja mucha la parte del sablazo que les propina Hacienda y que ésta destina, vía Presupuestos, a los salarios y pluses de tanto mindundi, pero a ElRubius, que gana mucho, entre dos y cuatro millones de euros al año, eso le trae sin cuidado.

Lo que descorazona a ElRubius, y a Willyrex, y a Lolito, y a Vegetta777, y a Fargan, y a Alexby, y a TheGrefg, y a cuantos "youtubers" se han pirado al paraisillo fiscal de Andorra para no pagar impuestos en España, es la obligación de contribuir con una parte del dineral que ganan por hacer sus pamplinas en YouTube a mantener la educación, la sanidad, las pensiones y tantas otras cosas imprescindibles para hacer de España una nación habitable.

A los "youtubers" esos, que en otros tiempos no muy lejanos serían considerados chicos sin oficio, les da igual que España, su país, sea habitable o no lo sea, pues en su mundo marciano no existe nada más allá de ellos y de la pantalla de su ordenador. De ahí para afuera, en el exterior, pese al enorme número de seres invisibles que por lo visto les siguen, no hay sino un agujero negro por el que mana la pasta gansa que por nada del mundo desean compartir, de suerte que su conciencia, o la ausencia de ella, se ciñe a esa irrealidad. Para quien es así, hay un sitio estupendo cerca, Andorra, también irreal a su manera, y ahí que se van reuniendo, pues Dios los cría y ellos se juntan.

No todos los "youtubers", ciertamente, son así; ahí están los Ibai, IlloJuan o AlexElcapo, escandalizados por la fuga al auto-semiexilio andorrano de sus colegas, pero algo hay en la soledad sideral de ese gremio que induce a buen número de ellos a despeñarse por la simas más abisales del narcisismo, la codicia y la estupidez. Si esto es así, de lo que a uno no le cabe la menor duda, en el pecado, el de la insolidaridad, llevan los andorranistas la penitencia, la de ser "youtubers" y poco o nada más. Si, como se sabe, lo que no se da, se pierde, esa gentecilla se ha condenado a perder, a perder y a perder.

jueves, 21 de enero de 2021.
 
Las dosis sobrantes
MADRID, 18 (OTR/PRESS) Los alcaldes y diputados que se vacunaron sin que les correspondiera pueden ser acusados de muchas cosas, todas ellas indiscutibles por fundamentarse en la poca vergüenza que acreditaron con su acción, pero no de derrochadores: se hicieron inyectar la Pfizer, saltándose el protocolo de vacunación, "porque sobraban unas dosis y se iban a tirar a la basura". Eso es como la cocina de aprovechamiento que tanto practican los padres como dios manda al alimentarse con los residuos que van dejando los niños en los platos, y que, de no hacerlo, acabarían, en el mejor de los casos, criando moho y gusanos en la nevera.

Los alcaldes y diputados levantinos que se las arreglaron para vacunarse mientras sus convecinos ancianos, las cajeras de los supermercados, los profesores o los conductores de autobús tratan de evitar como pueden que les pille el virus antes de que se les administre el inyectable protector, no antes de la primavera, esos pájaros de cuenta, digo, exhiben todos el aspecto saludable que se compagina con su juventud, pero no han dudado en inmolarse en aras del ahorro de los recursos públicos salvando esas dosis que se iban a desperdiciar. Ahorrativos son, pero me gustaría saber qué otras cualidades han podido ver los electores en esos jetas para hacerles alcaldes o diputados.

Eso tan tenebroso que nos ha hecho siempre tanta gracia, la picaresca, la picaresca española, no ha decaído un ápice desde el Lazarillo y el Guzmán de Alfarache. Antes al contrario, encontró en la política un terreno particularmente fértil, el del privilegio, y, consecuentemente, el de la corrupción en todas sus modalidades que pervierte la política, que del alto honor de servir a la comunidad deviene en la bajuna industria de servirse a uno mismo en perjuicio de ella. Picaresca es agenciarse una vacuna a pura alcaldada, como picaresca es hacerse con un máster de lo que sea falsificando las actas, valiéndose igualmente de la impostura desde un cargo público.

Ahora bien; en política la picaresca no solo no puede hacer gracia, ni saldarse con un mero reproche, sino que requiere un castigo, a menos que queramos quedarnos sin política pero sí con los políticos que la bastardean, engordándolos, vacunándolos, diplomándolos. Lo que sobraba, pues, no eran las dosis que tantos ancianos y enfermos crónicos aguardan como agua de mayo, sino los truhanes que, por ahorrativos, se ahorraron incorporar a sus personas el honor y la vergüenza.

martes, 19 de enero de 2021.
 
 
La zona catastrófica
jueves, 14 de enero de 2021.
 
Trump incendia Roma
martes, 12 de enero de 2021.
 
El virus estático
jueves, 7 de enero de 2021.
 
Las primarias de Illa
martes, 5 de enero de 2021.
 
El hombre del saco
jueves, 31 de diciembre de 2020.
 
Más miedo que vergüenza
martes, 29 de diciembre de 2020.
 
El salvoconducto
jueves, 24 de diciembre de 2020.
 
La institución y la persona
martes, 22 de diciembre de 2020.
 
La subida del salario mínimo
jueves, 17 de diciembre de 2020.
 
Las herencias de la Corona
martes, 15 de diciembre de 2020.
 
Agrupémonos todos
jueves, 10 de diciembre de 2020.
 
Franquismo por whatsapp
martes, 8 de diciembre de 2020.
 
Ni casa de socorro
jueves, 3 de diciembre de 2020.
 
Armonización y hacinamiento
martes, 1 de diciembre de 2020.
 
La tercera ola
jueves, 26 de noviembre de 2020.
 
La niña de los lunares
martes, 24 de noviembre de 2020.
 
Vacunas: ¿Alquien da más?
jueves, 19 de noviembre de 2020.
 
Simón del desierto
martes, 17 de noviembre de 2020.
 
Meirás y los 50 camiones
jueves, 12 de noviembre de 2020.
 
El mal ya está hecho
martes, 10 de noviembre de 2020.
 
Elecciones USA: gana el miedo
jueves, 5 de noviembre de 2020.
 
Disturbios
martes, 3 de noviembre de 2020.
 
Casado y la campaña de Navidad
jueves, 29 de octubre de 2020.
 
Hipocondria y alarma
martes, 27 de octubre de 2020.
 
Archivo
22/10/2020 Vivir en un chalet
20/10/2020 Por la boca no siempre muere en el paz
15/10/2020 Casado, el antisistema
13/10/2020 La desmesura del doctor Cavadas
08/10/2020 Estudiantes ¿de qué?
06/10/2020 Juventud, divino tesoro
01/10/2020 Las sentencias, ¿se acatan?
29/09/2020 Ni la bolsa, ni la vida
24/09/2020 Del gallinero al paraíso
22/09/2020 Madrileños de tercera
17/09/2020 La pantera
15/09/2020 Caso Kitehen y Ley de Partidos
10/09/2020 La vacuna
08/09/2020 El razonable pavor de los padres
03/09/2020 Los muertos de más
01/09/2020 ¿Quién es Messi?
27/08/2020 La cobardía del poder
25/08/2020 El caos y los jueces
20/08/2020 No se puede volver al colegio.
18/08/2020 El presidente de Portugal
13/08/2020 El ocio nocturno
11/08/2020 La improbable vuelta a clase
04/08/2020 El cóctel del pinchadiscos
30/07/2020 El villano Simón
28/07/2020 La Pérfida Albión
16/07/2020 El virus y la quinta columna
14/07/2020 El voto y la quietud
09/07/2020 Virus en castellano y en catalán
07/07/2020 El móvil de Dina
02/07/2020 Rebrotes
30/06/2020 Somos los conguitos
25/06/2020 El relajo de la juventud
23/06/2020 Nada de esto es normal
18/06/2020 Madrileños, filia y fobia
16/06/2020 El teletrabajo
11/06/2020 El concepto del Rey emérito
09/06/2020 El informe
04/06/2020 Mogollón de peña
02/06/2020 El congreso empaquetado
28/05/2020 Luto
26/05/2020 El miedo
21/05/2020 El odio
19/05/2020 Ayuso o la banalidad
14/05/2020 El impuesto a los ricos
12/05/2020 Libertad vigilada
07/05/2020 Rastreadores
05/05/2020 El dinosaurio sigue ahí
30/04/2020 Los misterios de la desescalada
28/04/2020 La nueva normalidad
23/04/2020 Tomar el aire
21/04/2020 El desliz del general
16/04/2020 Los pactos de la lejía
14/04/2020 La culpa del niño
09/04/2020 Aprobado general
07/04/2020 Las casas de la gente
02/04/2020 El drama de las residencias
31/03/2020 Tanto niño preso
26/03/2020 Las mascarillas sí sirven
24/03/2020 Los que peor lo están pasando
19/03/2020 La ley del Rey
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris