Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Julia Navarro
Julia Navarro
Escaño cero
Julia Navarro es periodista y escritora, y ha trabajado en importantes medios de comunicación de prensa escrita, radio y televisión. Desde hace años mantiene una columna diaria de anliásis de la actualidad política en distintos periódicos locales y regionales. También ha colaborado con revistas como Guadiana, e Interviú y actualmente mantiene una colaboración semanal en la revista Tiempo. En radio participó en las primeras tertulias de la Cadena SER, posteriormente fue tertuliana en la Cadena COPE en el informativo 'La Linterna', y en la actualidad colabora con Antonio Jiménez en la tertulia 'Cada día' de Radio España. En TVE presentó y coodirigió el programa 'Centros de Poder' y también ha participado en tertulias de Tele 5. Ha publicado varios libros con gran éxito de ventas y de crítica como 'Nosotros la transición', 'Entre Felipe y Aznar', 'La izquierda que viene' y '¿Seré presidenta?'.
Julia Navarro
Últimos textos publicados
Un momento, por favor
MADRID, 17 (OTR/PRESS) No sé si será cosa de Pedro Sánchez, de sus estrategas o mera casualidad, lo cierto es que cuando aún no nos hemos recuperado del escándalo del asunto Pegasus, con la chulería de algunos dirigentes independentistas catalanes pidiendo "cabezas" y la entrega de la de Paz Esteban como directora del CNI, desde el Gobierno han decidido que lo mejor es trasladar la atención de la opinión pública a otros asuntos y, mire usted por dónde, han sacado del cajón la nueva ley del aborto en la que se plantean algunos aspectos controvertidos. Me voy a parar en la edad en que se puede abortar.

Como siempre he sido favorable, y lo sigo siendo claro está, a la ley de la interrupción voluntaria del embarazo, tengo poco que añadir habida cuenta que ya contamos con una que, además no hace tanto ya fue reformada. Pero si hay un aspecto de la nueva ley con la que no estoy de acuerdo es que las niñas de dieciséis años puedan abortar sin que sus padres se enteren. Ojo, no estoy diciendo que no puedan abortar, sino que lo hagan sin que sus mayores tengan al menos conocimiento.

Con esta decisión el Gobierno suprime de un plumazo la tutela de los padres sobre los hijos menores. Es decir los padres somos responsables de cuanto concierne a nuestros hijos salvo, en el caso de las hijas, si éstas deciden abortar por su cuenta. Es decir si las operan de apendicitis tendremos que dar nuestro consentimiento, pero si abortan se legaliza que ni siquiera tengamos derecho a enterarnos.

Quizá el señor presidente y, por lo menos, los ministros que tienen hijas, puedan imaginar, aunque sea por un momento, que una hija decida abortar sin decírselo y que algo salga mal en la operación y reciban una llamada del hospital diciendo que su hija ha fallecido o que la operación se ha complicado y está gravísima, o cualquier otra circunstancia adversa. Yo no quiero ni pensar qué sentiría en un momento así además de un inmenso dolor.

Me parece que al menos ese aspecto de la ley debería de volver a ser pensado y, en mi opinión, corregido.

Nuestras hijas no pueden votar hasta los 18, ni conducir, y si cometen un delito con consecuencias civiles y tienen que pagar una indemnización son los padres los que lo asumen, tampoco pueden comprar alcohol (Ja,ja,ja), ni entrar en un casino, ni acceder a puestos de trabajo que resulten peligrosos, ni otras muchas cosas más. Pero sí se les va a permitir abortar sin que sus padres lo sepan.

El aborto no es un método anticonceptivo más si no una operación y como tal no está exenta de riesgos y posibles consecuencias tanto físicas como psicológicas.

Por eso insisto en que a los padres, al menos, no se les debe arrebatar el derecho a estar informados sobre una operación quirúrgica que puede tener consecuencias en la vida de sus hijas.

miércoles, 18 de mayo de 2022.
 
El aviso de Aragonés
MADRID, 12 (OTR/PRESS) Nunca he estado más de acuerdo con el Presidente de la Generalitat: "Nadie debe dar esta crisis por resuelta" ha dicho refiriéndose a las escuchas que se llevaron a cabo a líderes independentistas, incluido él.

Y no, no se debe dar por resuelta hasta que el propio señor Aragonés, pero también el Presidente Sánchez, nos cuenten a los ciudadanos toda la verdad.

Sí, los ciudadanos tenemos derecho a saber si el flamante Presidente de la Generalitat es quien movía la batuta para que actuaran los llamados Comités de Defensa de la República. Grupos que no eran precisamente pacíficos, ya que actuaban con violencia y que querían subvertir el orden constitucional.

Así que el señor Aragonés tiene la obligación de explicar a los ciudadanos si efectivamente él coordinaba a estos grupos.

De la misma manera que el señor Presidente del Gobierno de España tiene la obligación de decirnos la verdad y no insistir en el "mantra" de que él no sabía nada de nada. Al parecer, según publican distintos medios, desde el año 2019 el Gobierno estaría al tanto de que se vigilaba al señor Aragonés y por qué se le vigilaba. Pero ¡ay! el señor Sánchez parecía instalado en eso de que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda, y así, al parecer, mientras negociaba con el señor Aragonés, al mismo tiempo el CNI vigilaba a éste. Pero nuestro Presidente cabalga las contradicciones con naturalidad.

Lo cierto es que el embrollo al que hemos asistido estos días y que parecía culminar con el cese o destitución de la Paz Esteban, no es el último capítulo de este suceso. No lo es porque el mismísimo Presidente de la Generalitat lo ha dejado claro :ésto no ha terminado aquí y pide responsabilidades políticas. Es decir pide más "cabezas" una vez cobrada la de la ya ex directora del CNI Paz Esteban.

Una decisión equivocada en tiempo y forma. No sé, pero tengo la impresión de que el Presidente del Gobierno no termina de darse cuenta de lo mal que ha manejado todo este escándalo y de como él y su Gobierno quedan en entredicho y con una pérdida importante de credibilidad.

El Gobierno confunde a menudo la propaganda con su obligación de informar a los ciudadanos.

Quizá Sánchez y su equipo deberían hacer un ejercicio de humildad reconociendo que ni ellos son tan listos como se creen ni los ciudadanos unos pobres tontos a los que poder conformar con declaraciones que no dejan de ser quincalla.

¡Ah! Y ya veremos cuál es el siguiente capítulo de todo este disparate habida cuenta de que el Presidente de la Generalitat ha avisado de que este asunto no se ha acabado.

viernes, 13 de mayo de 2022.
 
Nos toman por tontos
MADRID, 10 (OTR/PRESS) Los gobiernos suelen creer que los ciudadanos somos un "poco" tontos y que es fácil engatusarnos con su verborrea para que creamos que es de noche cuando es de día.

Pero quizá, desde la Transición hasta hoy, es el de Pedro Sánchez el Gobierno que más ha interiorizado que los ciudadanos somos tontos del remate.

Puede que parezca que Pedro Sánchez tiene un problema de los gordos a cuenta del enfado de los independentistas catalanes por saberse espiados, lo que les ha llevado a amenazarle de retirarle su apoyo parlamentario. Pero en realidad el problema lo tenemos los ciudadanos al constatar que, mientras el propio Sánchez negociaba con los independentistas su estancia en la Moncloa los servicios de inteligencia investigaban las actividades del independentismo habida cuenta que estaban poniendo en riesgo, no solo la unidad territorial, sino los cimientos de nuestra democracia.

Hace unos días se publicaba como de pasada en un periódico, creo que en El Mundo, la conexión de algunos de los actuales jefes de Esquerra nada menos que con los denominados Comités de Defensa de la República. Comités que no se comportaban como grupos pacíficos de ciudadanos sino que al parecer estaban detrás de muchos de los actos de violencia que se llevaron a cabo. Por tanto, Sánchez con una mano hacía una cosa y con la otra la contraria. Y ese es el verdadero escándalo, y no otro. Pero, como todas las situaciones son perceptibles de empeorar, la estrategia de los "cerebros" de Moncloa es de pena. Intentar convencer a los ciudadanos de que el señor Presidente no sabía que se estaba recabando información sobre los líderes independentistas, es sencillamente increíble. Más increíble que cualquier película de ciencia ficción.

Pero aún hay más, y es que el Presidente y sus cuates con tal de salvarse y sobre todo no perder los 13 votos de Esquerra, no han dudado en colocar al CNI a los pies de los caballos y le están sometiendo a un desprestigio que seguramente tendrá consecuencias. No hay precedentes de ningún gobierno que tire piedras y desprestigie a sus órganos de inteligencia.

Yo no sé si el señor Sánchez ha perdido el sentido de la realidad, el caso es que una vez más va a ser verdad eso de que los dioses ciegan a los hombres que quieren perder.

miércoles, 11 de mayo de 2022.
 
 
No me extraña
viernes, 6 de mayo de 2022.
 
¿Y ahora qué?
miércoles, 4 de mayo de 2022.
 
Pero ¿esto de qué va?
viernes, 29 de abril de 2022.
 
Un suspiro de alivio
miércoles, 27 de abril de 2022.
 
Yolanda Díaz versus Podemos
viernes, 22 de abril de 2022.
 
La incertidumbre
miércoles, 20 de abril de 2022.
 
Derecho a saber
viernes, 15 de abril de 2022.
 
Un líder en serio
miércoles, 13 de abril de 2022.
 
Ayer todos, hoy nadie
viernes, 8 de abril de 2022.
 
La utilidad de lo inutil
miércoles, 6 de abril de 2022.
 
¡Fascistas!
viernes, 1 de abril de 2022.
 
Los chalecos amarillos españoles
miércoles, 30 de marzo de 2022.
 
Rusos y rusos
viernes, 25 de marzo de 2022.
 
Una chapuza imperdonable
miércoles, 23 de marzo de 2022.
 
Y no está loco
viernes, 18 de marzo de 2022.
 
Presidente para unos cuantos
miércoles, 16 de marzo de 2022.
 
Navegando por aguas turbulentas
sábado, 12 de marzo de 2022.
 
El tiro por la culata
miércoles, 9 de marzo de 2022.
 
Un acierto
viernes, 4 de marzo de 2022.
 
Todos con Ucrania
miércoles, 2 de marzo de 2022.
 
La hora de Nuñez Feijóo
viernes, 25 de febrero de 2022.
 
Ni la una ni el otro
miércoles, 23 de febrero de 2022.
 
Mil euros, mil
viernes, 18 de febrero de 2022.
 
Ni los unos ni los otros
miércoles, 16 de febrero de 2022.
 
Archivo
11/02/2022 Reclamar lo obvio
09/02/2022 Casado no da el peso
04/02/2022 La insoportable levedad de ciudadanos
02/02/2022 Los 'No' de Sánchez
28/01/2022 ¿Y si Ucrania fuera neutral?
26/01/2022 Yo también
21/01/2022 La España vaciada
19/01/2022 El caso Djokovic
14/01/2022 Top Secret
12/01/2022 ¿A quién creemos?
07/01/2022 El factor humano
05/01/2022 Cuando el pasado se hace presente
31/12/2021 Mi lista
29/12/2021 Matar al padre
24/12/2021 El asesino silencioso
22/12/2021 Que no nos roben la Navidad
17/12/2021 Señora vicepresidenta
15/12/2021 Los miserables
10/12/2021 Hija Predilecta
08/12/2021 Aquellos políticos del 78
03/12/2021 ¡CUIDADO!
01/12/2021 ¡Peligro!
26/11/2021 De mal en peor
24/11/2021 Bendita Transición
19/11/2021 Una decisión necesaroa
17/11/2021 Y entonces llegaron ellas
12/11/2021 La estrella que se apaga
10/11/2021 La batalla de Madrid
05/11/2021 Mercado persa
03/11/2021 Al Servicio de Su Majestad
29/10/2021 Vuelta a casa
27/10/2021 La caza del hombre
22/10/2021 La calle
20/10/2021 Cantos de sirena
15/10/2021 Una ley necesaria
13/10/2021 Puño de hierro, guante de seda
08/10/2021 El compañero Felipe
06/10/2021 Los papeles
01/10/2021 La conciencia
29/09/2021 ¿Y de qué escribo?
24/09/2021 Un error de libro
22/09/2021 La ministra y el volcán
17/09/2021 Una frase desgraciada
15/09/2021 La cabeza de Ramírez
10/09/2021 Vacunas
08/09/2021 El verbo dimitir
03/09/2021 Casado
01/09/2021 Una medalla a la impostura
27/08/2021 La diferencia
20/08/2021 ¡Qué vergüenza!
17/08/2021 ¿Quién llora por Afganistán?
30/07/2021 El teléfono de Iván
28/07/2021 Ya está bien
23/07/2021 El CIS y la calle
21/07/2021 Desconfianza
16/07/2021 Pues sí, Cuba es una dictadura
14/07/2021 El barranco de Sánchez
09/07/2021 La soledad de Casado
07/07/2021 Demasiado tarde
02/07/2021 Les entra en el sueldo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris