Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Julia Navarro
Julia Navarro
Escaño cero
Julia Navarro es periodista y escritora, y ha trabajado en importantes medios de comunicación de prensa escrita, radio y televisión. Desde hace años mantiene una columna diaria de anliásis de la actualidad política en distintos periódicos locales y regionales. También ha colaborado con revistas como Guadiana, e Interviú y actualmente mantiene una colaboración semanal en la revista Tiempo. En radio participó en las primeras tertulias de la Cadena SER, posteriormente fue tertuliana en la Cadena COPE en el informativo 'La Linterna', y en la actualidad colabora con Antonio Jiménez en la tertulia 'Cada día' de Radio España. En TVE presentó y coodirigió el programa 'Centros de Poder' y también ha participado en tertulias de Tele 5. Ha publicado varios libros con gran éxito de ventas y de crítica como 'Nosotros la transición', 'Entre Felipe y Aznar', 'La izquierda que viene' y '¿Seré presidenta?'.
Julia Navarro
Últimos textos publicados
El adiós de Illa
MADRID, 14 (OTR/PRESS) Para los socialistas catalanes es más que un inconveniente el empeño de los partidos que van a concurrir en las elecciones catalanas de retrasarlas. Y es que las encuestas al día de hoy auguran un buen resultado para el PSC. El secreto de ese augurio parece que reside en el candidato, Salvador Illa, a la sazón ministro de Sanidad.

Claro que Illa vino para marcharse. Desembarcó en Madrid en el Gobierno Sánchez para ser más conocido y luego poder regresar Cataluña como candidato a la Generalitat.

Como las competencias de Sanidad están transferidas a las Comunidades autónomas nadie esperaba mucho de él salvo eso, que haciendo de ministro le conocieran los votantes. Se trataba de marketing político.

Ahora la posibilidad de que se retrasen los comicios desbarata el castillo de naipes de un posible triunfo de Illa en las urnas.

La política es así, nunca se puede dar nada por seguro. El plan más minuciosamente trazado se deshace como un molinillo de viento. De la misma manera que ni Illa ni nadie podía sospechar que le iba a tocar lidiar con un virus asesino, con una pandemia que ha puesto en jaque al mundo entero tampoco los estrategas del PSC podían prever que el resto de los partidos de repente opten por retrasar los comicios.

En cualquier caso, si las elecciones se celebran en febrero, Salvador Illa se iría en el peor momento. Sin el virus su paso por Sanidad seguramente habría sido irrelevante pero la irrupción del Covid le situó en primer plano teniendo que afrontar los efectos devastadores de la pandemia.

En cuanto a su gestión, pues la verdad es que podía haber sido manifiestamente mejorable. Claro que tampoco es peor que la de sus colegas del resto de Europa.

Así que sin una gestión buena que lo avale la pregunta es ¿y porqué Salvador Illa tiene, al menos en Cataluña, tan buen cartel?

No es que yo tenga la respuesta pero puede que el hecho de ser filósofo le haya marcado el carácter y así durante meses le hemos visto todos los días asomarse en las pantallas de la tele sin descomponer el gesto, sin decir una palabra más alta, esquivando la confrontación e intentando explicar lo inexplicable.

Frente al estilo desinhibido de Fernando Simon, Salvador Illa se muestra serio y circunspecto, sin molestar a nadie.

No es que su gestión haya sido buena, insisto, que no lo ha sido, pero al menos no enfada a los ciudadanos precisamente por su actitud de hombre tranquilo.

Illa es diferente a tantos políticos, incluidos algunos de sus compañeros de Gobierno, que se hacen un nombre en política a cuenta de comportarse como "bronquistas" profesionales, y que buscan titulares a cuenta de insultar a sus adversarios.

Así que los ciudadanos casi agradecemos que haya algunos políticos modelo Illa, que al menos no nos sobresaltan y no se comportan como navajeros.

Pero ya digo que en cualquier caso este no es el mejor momento para dejar el barco. Vamos por la "tercera ola" de la pandemia, y las cifras de contagios y muertes son demoledoras.

Como el ministro es filósofo no hace falta recordarle lo unida que está la ética de la estética y por tanto no queda nada bien que haga mutis por el foro precisamente en esta tercera ola del Covid en que el Gobierno vuelve a brillar por su ausencia cargando sobre las Comunidades Autónomas la responsabilidad de gestionar la respuesta al enemigo invisible.

Pero a lo que vamos, Salvador Illa se va y realmente nadie le echará de menos. Debía de preguntarse por qué.

viernes, 15 de enero de 2021.
 
Las dos caras de la moneda
MADRID, 12 (OTR/PRESS) Ahora que ya estamos, parece, en el tramo final, del temporal de nieve y frío protagonizado por Filomena, no está de más reflexionar sobre la condición humana.

Y es que hay gente para todo. Mientras los servicios de emergencia recomendaban encarecidamente que no nos moviéramos de casa, algunos decidieron que eso no iba con ellos.

Así que, por ejemplo en Madrid, en plena nevada hubo quienes decidieron lanzarse a la calle a jugar con la nieve, lo cual es comprensible, pero otra cosa muy distinta es que se concentraron grupos que desencadenaron una "guerra"de bolas de nieve con las que atacaron incluso a la policía.

Pero ya puestos también ha habido quienes se han congregado para bailar y cantar como si amén del temporal de nieve, el Covid no existiera.

Y ya que me he referido al Covid, me continúa sorprendiendo que haya quienes no cumplen las mínimas normas para intentar esquivar la maldita enfermedad.

Todavía hay personas que pasan de llevar mascarillas, o simplemente se la colocan como si de una bufanda se tratara. En cuanto a mantener las distancias ni se les pasa por la cabeza.

Cuando suceden estas cosas no puedo dejar de preguntarme qué es lo induce a determinados individuos a tener estos comportamientos tan poco cívicos y desde luego estúpidos.

Claro que, frente a este tipo de comportamientos, también hay personas que con su actitud nos devuelven de inmediato la confianza en nuestra especie.

Por ejemplo, durante los meses duros de confinamiento hubo muchos ciudadanos que se volcaron en intentar aliviar la situación de sus vecinos más vulnerables. Y ahora que estamos sufriendo los efectos devastadores de Filomena, hemos visto como un grupo de conductores de coches 4x4, desde que empezaron a caer los primeros copos de nieve, están ayudando a enfermos, ancianos, personas solas o aisladas por el temporal, a trasladarles donde necesiten.

Estos comportamientos cívicos y generosos, que se han dado y se dan a lo largo y ancho de España, de quienes se ponen al servicio de sus convecinos es lo que,al menos a mí me impide caer en el pesimismo. Frente a unos cuantos irresponsables hay otros muchos ciudadanos cuyo comportamiento es un ejemplo.

Así que una vez más en una situación límite nos volvemos a encontrar con las dos "caras" del ser humano, la una es el rostro de quienes siempre dan un paso adelante para ayudar a los demás, y el otro rostro es el de quienes viven ensimismados en su nadería y por tanto pasan del resto de la gente.

Ojo, no digo que haya que tener vocación de héroes, pero sí que la línea entre un comportamiento y otro nos define como personas. Porque no, no es lo mismo echarte a la calle para ayudar a quienes lo necesitan que echarte a la calle para cantar y bailar en plena nevada y pandemia del Covid.

Si, es en situaciones límites donde mejor se ve de qué pasta estamos hechos.

miércoles, 13 de enero de 2021.
 
Todas las manos son necesarias
MADRID, 7 (OTR/PRESS)Me resulta incomprensible las manifestaciones de ciertos dirigentes de la izquierda oficial, rechazando la posibilidad de que la vacunación contra el Covid también se pueda hacer en hospitales y centros privados.

Estamos sufriendo las consecuencias terribles de la pandemia y por tanto todas las instituciones y entidades, sean públicas o privadas, deben de aunar esfuerzos para combatir el maldito coronavirus. Solo si se unen fuerzas se podrá vacunar con presteza mientras que ,de lo contrario, la vacunación irá más lenta con el riesgo que eso supone para millones de ciudadanos.

Debería de ser evidente que en una situación de crisis todos los recursos, públicos y privados tienen que estar al servicio de la sociedad y por tanto a la hora de vacunar a cuarenta millones de ciudadanos es evidente que se necesita que los recursos de la sanidad privada también se dediquen a ese objetivo.

Las vacunas las compra el Estado y por tanto nadie puede hacer negocio con ellas, por tanto a los ciudadanos tanto nos da que nos vacunen en un centro de salud público como en un laboratorio o en un hospital privado. Lo que nos importa es eso, que nos vacunen cuanto antes.

La demagogia barata que se gastan algunos a los que se le llena la boca con lo "publico" puede provocar el retraso de que se vacune a millones de ciudadanos y eso puede costar vidas. Claro que eso no lo deben ni considerar o si lo consideran les debe de parecer un asunto menor. A veces me pregunto si esa gente es tonta, mala, ignorante e inconsistente o todas estas cosas. ¡Menudo personal!

viernes, 8 de enero de 2021.
 
 
Día de Reyes
miércoles, 6 de enero de 2021.
 
FELIZ 2021
viernes, 1 de enero de 2021.
 
Aliviar tensiones
miércoles, 30 de diciembre de 2020.
 
Feliz Navidad
viernes, 25 de diciembre de 2020.
 
La esperanza vuela
miércoles, 23 de diciembre de 2020.
 
Les entre en el sueldo
viernes, 18 de diciembre de 2020.
 
Sin noticias del Gobierno
miércoles, 16 de diciembre de 2020.
 
Caza mayor
viernes, 11 de diciembre de 2020.
 
Y ahora a por el indulto
miércoles, 9 de diciembre de 2020.
 
Una ministra de todos
viernes, 4 de diciembre de 2020.
 
Aprendices de Marx
miércoles, 2 de diciembre de 2020.
 
Después de los PGE
viernes, 27 de noviembre de 2020.
 
Julia Navarro: 'Una ley sin futuro'
miércoles, 25 de noviembre de 2020.
 
El plan del 'vice'
viernes, 20 de noviembre de 2020.
 
Dolor y rabia
miércoles, 18 de noviembre de 2020.
 
El CIS dixit
viernes, 13 de noviembre de 2020.
 
¿Hasta dónde van a llegar?
miércoles, 11 de noviembre de 2020.
 
Confinar o no confinar, esa es la cuestión
viernes, 6 de noviembre de 2020.
 
Ni pizca de gracia
miércoles, 4 de noviembre de 2020.
 
De lo impodsible a lo difícil
viernes, 30 de octubre de 2020.
 
¿Y el Gobierno qué?
miércoles, 28 de octubre de 2020.
 
Los galones de Casado
viernes, 23 de octubre de 2020.
 
Negociar
viernes, 23 de octubre de 2020.
 
Peleas de taberna
miércoles, 21 de octubre de 2020.
 
Archivo
16/10/2020 Leyes de Recambio
09/10/2020 Línea de fuego
07/10/2020 Escaño Cero: Tenemos un problema
02/10/2020 Escaño Cero: Madrid
30/09/2020 Escaño Cero: ¿Dónde está el PSOE?
25/09/2020 Escaño Cero: El precio del poder
23/09/2020 Escaño Cero: Entre todos
18/09/2020 Escaño Cero: Sin Límites
16/09/2020 Escaño Cero: Refundación
11/09/2020 Escaño Cero:¡Menuda tropa!
09/09/2020 EScaño Cero: Las urnas dirán
04/09/2020 Escaño Cero: Doble Moral
02/09/2020 Escaño Cero: Miedo a pactar propaganda
28/08/2020 ¡Al cole!
26/08/2020 ¿Hay alguien ahí?
21/08/2020 Escaño Cero: Las lecciones de la ministra
19/08/2020 Escaño Cero: "CAYETANA"
14/08/2020 Que se expliquen
12/08/2020 Okupas
07/08/2020 Mentiras gratis
31/07/2020 Escaño Cero: "F.S"
29/07/2020 Escaño Cero: "El subidón"
17/07/2020 ¿Se desinfla Podemos?
15/07/2020 "¿Quién ha ganado?"
10/07/2020 Siempre nos quedará Margarita
08/07/2020 Del 6 al 16
03/07/2020 El virus anda suelto
01/07/2020 La edad sí importa
26/06/2020 Ciudadana Arrimadas
24/06/2020 Vándalos e incultos
19/06/2020 El mundo que viene
17/06/2020 Lo que el viento no se ha llevado
12/06/2020 "A propósito de la verdad"
10/06/2020 Una mala noticia
05/06/2020 Sánchez versus Marlon Brando
03/06/2020 A la última va la vencida
29/05/2020 Sin palabras
27/05/2020 El viaje de vuelta
22/05/2020 Usted mismo
19/05/2020 El abrazo
15/05/2020 ¡Cuidado!
13/05/2020 Tal como somos
08/05/2020 En busca del centro
06/05/2020 El alcalde Almeida
01/05/2020 Incomunicación
29/04/2020 Entre la náusea y el hombre rebelde
24/04/2020 La emoción de la ministra
22/04/2020 La pendiente totalitaria
17/04/2020 Miedo
15/04/2020 Aunque no es de fiar...
10/04/2020 Medias verdades
08/04/2020 Una democracia a medio gas
03/04/2020 Los mayores
01/04/2020 El valor de los números
27/03/2020 Los pelos de punta
25/03/2020 Una decisión necesaria y valiente
24/03/2020 Las excusas del presidente
20/03/2020 Otra vez no
18/03/2020 ¿En qué quedamos?
17/03/2020 Ni Torra ni Cataluña son diferentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris