Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Manuel del Pino
Manuel del Pino
La viñeta de Carla
Turull y Rull salen de la cárcel, tras un mes de sufrir la opresión del Estado. Turull y Rull se quejan de la comida de la cárcel. A Turull la comida de la cárcel le produce flatulencias. Rull tiene que comerse una hamburguesa demasiado quemada. O quizá es Rull a quien la comida de la cárcel le produce flatulencias y Turull quien tiene que comerse una hamburguesa demasiado quemada. Pobres Turull y Rull, que sufren con la comida de la cárcel, flatulencias por tener que comer hamburguesas demasiado quemadas.

Ahora Turull y Rull vuelven cariñosos con su familia, Turull y Rull están en campaña para liberar a Catalunya del Estado opresor. Turull y Rull están siempre sonrientes, Turull y Rull hablan siempre con mucho civismo, Turull y Rull siempre se muestran dialogantes.

Al contrario que yo, una triste opresora unionista, que lo único que hago en la vida siempre es estudiar y trabajar y sacrificarme y quejarme en este Estado unionista opresor, porque gano una paga de mierda todos los meses y pago unos impuestos asquerosos todos los meses, que entre otras cosas costean las cárceles de este Estado unionista opresor.

Y ahora resulta que con el trabajo de toda mi vida, con los impuestos de toda mi vida, con el sacrificio de toda mi vida, este Estado unionista opresor sólo puede ofrecer a los pobres Turull y Rull unas hamburguesas demasiado quemadas que les producen flatulencias, a estos cívicos luchadores por la liberación Turull-Rull o Rull-Turull.

Artículos del autor

Yo también tengo, como todo el mundo, una vecina de enfrente insoportable (aunque para ella la insoportable soy yo).
Me gusta oír el telediario, me gusta revolcarme en basura tres veces al día, todos los días del año.
Luego dicen que ahora no hay censura. Mi prima de Barcelona me cuenta que en Cataluña hay ahora un problemón secesionista, quieren declarar la independencia… y ningún medio de comunicación del país ha hablado una palabra del tema.
Tengo una pesadilla recurrente: Me detienen por fin, me acusan de injurias, de brutal delincuente, criminal inhumana, asesina en serie, violadora y antropófaga.
Me gusta el cambio de hora, cambiar todos los relojes dos veces al año, como dicen las altísimas autoridades europeas, para ahorrar energía, porque no creo que las altísimas autoridades europeas sean unos asquerosos majaderos, sino muy democráticas.
Cuando era niña, yo también soñaba con ser actriz estrella en Hollywood. Ahora no me quieren ni en Madrid: Dicen que estoy muy buena pero tengo el culo gordo.
Tomás era un niño de apariencia normal, pero arrastraba fracaso escolar, problemas de relación con los demás, ansiedad y depresión.
Había un joven obsesionado con la política, hasta el punto de que descuidaba sus estudios, espantaba a las chicas y a sus amigos. Siempre tenía excusas, oyendo noticias nacionales e internacionales, para desgañitarse y escandalizar en público.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris