Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Festival del vino 2016 - D. O. Somontano
Francisco J. Caparrós
Comunicación positiva
Francisco J. Caparrós, nacido en Palma de Mallorca en 1960, es diplomado en Educación Social y experto universitario en Autoconocimiento, Comunicación y Diálogo. Miembro fundador del Movimiento Socioeducativo Elauvo, organización que dirige su interés hacia la intervención socioeducativa en sus diferentes ámbitos, forma parte del equipo de orientadores desde su creación. Como teórico de la educación, ha presentado diferentes comunicaciones en congresos, así como artículos en revistas de pedagogía social. Tiene publicados cerca de un centenar de artículos de opinión en diarios de ámbito regional, así como una treintena de relatos breves en publicaciones periódicas.

Email: franciscojcaparros@elauvo.org
Francisco J. Caparrós
Últimos textos publicados
Regresando a Bolaño
El espíritu del escritor continúa presente
Como bien saben los que lo saben, Bolaño no es un lugar pero sí una ubicación. Para los que no, me explico: si el escritor Roberto Bolaño siguiese aun con vida tendría hoy sesenta y tres años. A esa edad, me lo puedo imaginar con pelo blanco y llevando unas gafas de carey algo pasadas de moda, pero nunca sin esa pose de bohemio progre con la que aparecía siempre en las fotos de estudio. Yo no sé si esa imagen le ayudaba a vender más ejemplares de sus libros, pero apostaría cualquier cosa que sin ella, aderezada con la historia de vida que arrastraba tras él y que se traslucía a menudo en sus novelas, la huella que dejó en el inconsciente colectivo que quienes le siguieron no sería la misma. A los veinte años, yo también llegué a pensar durante una buena temporada que era un bohemio, pero uno que vivía todavía con sus padres y no ocupando una buhardilla que a duras penas podría haber sufragado. Que en lugar de hacerlo en una gran capital, sobrevivía en una ciudad de provincias cualquiera pero con muy poca inquietud por la cultura, salvo en contados y no menos extraños casos. Tal vez por eso, la biografía de Roberto Bolaño me subyuga casi tanto como su obra.

Alfaguara, que se hizo con los derechos de publicación de las obras del escritor chileno, arrebatándoselos a un Jorge Herralde, todavía estupefacto tras la sibilina maniobra de Random House para incluir al autor en su excelso catálogo, piensa reeditar toda la obra del chileno. De hecho, ese es el motivo por el cual estoy escribiendo este artículo y no otro. Y mientras lo hago, quiero negarme a echar mano de lo que se ha dado en llamar el enigma Bolaño y así evitar que, al menos por mi parte, se anegue de cieno su memoria. Porque si el chileno decidió acabar sus días junto a una mujer que no era la suya, no es una cuestión que incumba a nadie más que a su viuda e hijos.
martes, 27 de septiembre de 2016.
 
Economía subrepticia
No todo vale con tal de sacar beneficios
A quienes ponen el grito en el cielo, porque se han creído que en Baleares no existe más actividad económica que la del turismo, cabría decirles que no es como piensan en absoluto; y aun así, costaría disuadirlos de su inopia. Otra cosa muy distinta es a qué clase de negocios me remito para hacer con esa rotundidad una aseveración semejante; porque, legales o ilegales, el caso es que en nuestras islas parece ser que se encuentran radicados -poca broma con eso- algunos de los mayores laboratorios clandestinos para la fabricación de drogas de síntesis que existen en Europa. Aunque todavía no está claro, sin embargo, a dónde van a parar los pingües beneficios que una empresa de esa envergadura y sector consiguen recaudar en cada ejercicio.

Entiendo, cómo no, que las particularidades que presenta un negocio como ese no le hacen acreedor de nada de lo que se pueda presumir delante de nadie con un mínimo de escrúpulos, pero otorga a quien sepa distinguirlo la posibilidad de reflexionar acerca de la clase de turismo que aterriza en nuestras islas, todos los veranos y sin excepción, para montar la de Dios es Cristo. Porque, francamente, dudo mucho que el mercado interior sea capaz de absorber todo el volumen de producción, de unos laboratorios que suelen trabajar a pleno rendimiento para poder atender diligentemente todas las demandas que les llegan.

El presunto delincuente, un técnico de laboratorio en la Universidad de les Illes Balears y de nacionalidad húngara, asegura el rotativo del que he extraído la noticia y la buena o mala inspiración para confeccionar este artículo, ha sido si no el mayor uno de los mayores proveedores de speed de toda Mallorca. Para ello contaba con una amplia red de camellos que distribuían la droga por las discotecas y salas de fiesta de la isla. Si esto no es una industria, y de lo más boyante, que proporciona trabajo a un puñado de gente, no sé a qué otra cosa podría denominársela así y con tanta contundencia.

Ahora en serio. No todo vale con tal de sacar beneficios, eso lo sabe cualquier chiquillo sin la necesidad de habérselo inculcado previamente. Ni los estragos en el encéfalo de quien lo consume, y tampoco el deterioro ecológico que provoca la masiva afluencia de turistas a un territorio finito, son de recibo. Confiemos en que las autoridades tomen pronto cartas en el asunto.
martes, 20 de septiembre de 2016.
 
Una canonización en tela de juicio
No hay lasitud ni aquiescencia que valga frente al sufrimiento
El tránsito agónico de la vida a la muerte es el momento más complicado con el que puede encontrarse cualquier ser vivo, pero el ser humano, consciente como es de su propia muerte, mucho más. Por eso, somos tantos los que anhelamos marcharnos de este mundo sin alharacas, y cuanto menos conscientes del dolor mucho mejor. Pero no todos piensan lo mismo y, como en muchos ámbitos de la vida, también en esta ocasión aparece esa suerte de dicotomía de marras que divide el mundo en dos. Es por eso que, cuando se interesan por mi opinión acerca de la Eutanasia, yo siempre apostillo a mi interlocutor de turno para que concrete, de las dos definiciones con que cuenta el diccionario de la RAE para esa acepción, con cuál de ellas se queda. Porque no es lo mismo hablar de muerte sin sufrimiento físico, que sería la traducción más fidedigna del griego antiguo del que deriva, que de intervención deliberada para poner fin a la vida de un paciente sin perspectiva de cura, extraída primero de Dios sabe dónde y redactada más tarde con muy poca sutileza.

Como católica exacerbada que dicen que fue, seguro que Teresa de Calcuta era de la opinión contraria de quienes, como yo mismo, defienden la muerte dulce, pero eso no significa de ningún modo que se recrease en el sufrimiento de los enfermos que se acercaban a su misión para morir, como ha llegado a sugerir el racionalista Debasis Bhattacharya, enemigo acérrimo de cualquier aseveración que no admita réplica en el laboratorio, acusándola también de llevar a cabo prácticas sanitarias de riesgo y de financiación irregular. Yo me niego a creer eso de ella, ni de ella ni de nadie no aquejado de alguna clase de psicopatía que le impida empatizar con sus semejantes, en una tesitura así de grave. Otra cosa muy distinta, como ya he dicho antes, es que no estuviese por la labor de facilitarles de diferente modo el tránsito a la otra vida a los desahuciados que colapsan a diario el centro, que la congregación de las Misioneras de la Caridad sigue gestionando en Calcuta, diecinueve años después de la desaparición de la santa.
martes, 13 de septiembre de 2016.
 
 
Domingueros del pedal
Diletantes atajando el cinturón ciclista
martes, 6 de septiembre de 2016.
 
Juegos de la edad tardía
Sueños de seducción de un Nobel de Literatura
martes, 30 de agosto de 2016.
 
Lleno hasta la bandera
Los turistas toman Baleares cada verano
martes, 16 de agosto de 2016.
 
El curioso caso de Felipe González
martes, 9 de agosto de 2016.
 
La imaginación al poder
Una nueva manera de actuar se impone en todos los ámbitos
martes, 2 de agosto de 2016.
 
La vieja política del autoengaño
Cuando el fin es lícito, ¿lo son también los medios?
martes, 26 de julio de 2016.
 
La costilla de Adán
No puede sorprender a nadie el hecho de que el machismo distributivo existe hasta en las sociedades más avanzadas
martes, 19 de julio de 2016.
 
Bien hallado, señor Rajoy
Una visita presidencial, la de Obama, tan breve como insulsa
martes, 12 de julio de 2016.
 
Independence day
Ni ellos ni nosotros tendremos mayor problema en bifurcar nuestros destinos tras su anhelada disociación
martes, 5 de julio de 2016.
 
El desencanto
La exigua cultura democrática de buena parte de la ciudadanía de nuestro país, es proverbial
martes, 28 de junio de 2016.
 
Et in Arcadia ego
Mariano Rajoy Brey es como un niño. O dicho de otra forma, un adulto que nunca quiso hacerse mayor
martes, 21 de junio de 2016.
 
El renacido
And the winner is…
martes, 1 de marzo de 2016.
 
Nadie es profeta en su tierra
Una hostia de más o de menos ni la tiene que notar
martes, 23 de febrero de 2016.
 
El pontífice y la filósofa
No es bueno que el hombre esté solo
martes, 16 de febrero de 2016.
 
Titiriteros apologéticos
Nadie se atreverá a decir ahora que las marionetas no sirven más que para entretener a cuatro chiquillos
martes, 9 de febrero de 2016.
 
Reinos de Taifa
Amenazados por el ostracismo administrativo
martes, 2 de febrero de 2016.
 
Socios y perdedores
Conversaciones en el bar del Congreso
martes, 26 de enero de 2016.
 
Volver a empezar
martes, 19 de enero de 2016.
 
Cataluña somos todos
lunes, 11 de enero de 2016.
 
La solución final
Apelando por un gran pacto institucional
martes, 5 de enero de 2016.
 
Piedra, papel, tijera
lunes, 28 de diciembre de 2015.
 
No somos nadie
martes, 22 de diciembre de 2015.
 
“B” de Bárcenas
En Génova 13 tienen que estar encantados
lunes, 14 de diciembre de 2015.
 
Estados vegetativos
Que cunda el ejemplo continental
lunes, 7 de diciembre de 2015.
 
Archivo
30/11/2015 Mareando la perdiz
23/11/2015 Largo me lo fiais
16/11/2015 Pucheritos
03/11/2015 Lo que la verdad oculta
20/10/2015 Sirios o troyanos
13/10/2015 Derecho a no sufrir
06/10/2015 Corazones de alcachofa
29/09/2015 El hombre tranquilo
21/09/2015 Aviso a navegantes
15/09/2015 Quehaceres sociales
08/09/2015 ¡Que te pego, leche!
25/08/2015 La variable Dios
18/08/2015 Autoridad negligente
11/08/2015 Sensibilidad cero
04/08/2015 Hembrismo en Ferraz
28/07/2015 O Botafumeiro
21/07/2015 Duunvirato ibérico
14/07/2015 Soylent green
06/07/2015 Alexis en el Parnaso
29/06/2015 Por la boca muere el pez
15/06/2015 Franquismo en Mallorca
08/06/2015 Cargar la suerte
01/06/2015 Regreso al futuro
25/05/2015 “España tiene españoles”
18/05/2015 Génesis 3:16
11/05/2015 Inteligencia social
04/05/2015 El combate del siglo
27/04/2015 Nuevos viejos señores
21/04/2015 Muerte en el Mediterráneo
13/04/2015 ¡Vade retro, Satanás!
06/04/2015 Dejación de funciones
31/03/2015 Timocracias
24/03/2015 Polipartidismo
17/03/2015 Last dance
10/03/2015 Grandes esperanzas
04/03/2015 Cuentos chinos
24/02/2015 El salto de Ángel
17/02/2015 Dos hombres y un destino
10/02/2015 Blancos humanos
03/02/2015 Hacienda no somos todos
27/01/2015 El Retorno del Jedi
20/01/2015 El día más triste
13/01/2015 Endogamia en la cancha
07/01/2015 Almas de cántaro
30/12/2014 Cuento de Navidad
23/12/2014 Bocachancla
16/12/2014 Corrupción en diferido
09/12/2014 Lapsus perverso
02/12/2014 Andante moderato
25/11/2014 Hartos de estar hartos
18/11/2014 Jugando a ser mayor
11/11/2014 El monarca que no deseaba reinar
04/11/2014 El silencio de los corderos
28/10/2014 La historia interminable
21/10/2014 La conjura de los necios
14/10/2014 Una muerte anunciada
07/10/2014 ¡Hay que ser panoli!
30/09/2014 ¡Qué te pego leche!
23/09/2014 Cicatrizando las heridas
16/09/2014 Raras avis
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris