Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Francisco J. Caparrós
Comunicación positiva
Francisco J. Caparrós
El futbolista que extravió la sonrisa
Me contraría que Change, que para el que aún no lo sepa se trata del portal que apadrina campañas solidarias por internet, se atreva sin más a pedirme que estampe mi rúbrica para que Hacienda le condone una deuda millonaria a Cristiano Ronaldo. La excusa me parece a mí de lo más rocambolesca: a cambio de eso, el portugués tendría que seguir jugando en España como hasta ahora, dejando de especular con una posible salida del club madridista.

Al acabar de leer la proclama del insensato que la ha colgado sin reparar en las consecuencias, he notado que mi ánimo se revolucionaba. Imagino que el dejo andaluz que heredé por parte de padre, me ha ayudado finalmente a digerirla. De otra manera, no habría sido capaz de exponer mi indignación en este artículo con la serenidad necesaria. Salvando el que nos ocupa, no consigo recordar otro desliz semejante desde esa página. Hasta hoy, todas sus peticiones trataban asuntos que, francamente, clamaban al cielo. Tal vez por eso, porque no estaba preparado para enfrentarme a algo así también es cierto, la petición me ha pillado a contrapelo.

Pesada y además de mal gusto, pero como broma he concebido finalmente la demanda de ese desaprensivo que no es siquiera consciente de su desatino. Hasta llegar a esta última, todas las peticiones que acabaron en mí correo electrónico, respondían a verdaderas tragedias en las que urgía una intervención inmediata, y yo actué en consecuencia. Con la de problemas urgentes que todavía quedan por resolver, sólo el del futbolista luso, cuya desazón le ha desfigurado la expresión, parece haberse hecho viral estos días e imprescindible en todos los informativos y las tertulias, deportivas o no. Y es que no encuentro otra explicación que la que brindase en su día el ínclito Jorge Luis Borges: el futbol es popular porque la estupidez también lo es. No hay vuelta de hoja.

Seamos serios, que al siete de Chamartín le sale el dinero por las orejas, por tanto con él y su presunto acto de picaresca no hay excusa que valga. Si la demanda de hacienda tiene fundamento, Cristiano Ronaldo debe abonar religiosamente la totalidad de lo defraudado, hacer frente a lo que se tercie como imposición de castigo -administrativo o penal, eso ya lo decidirá el juez-, y dejarse de gaitas.

Artículos del autor

Ni estuvo aquí en el pasado, en la isla mediterránea desde donde yo secularmente envío los artículos de opinión que Siglo XXI tiene la gentileza de publicarme, ni lo estará nunca.
Circulan con peculiar fuerza estas últimas semanas determinados rumores que afectan a nuestro rey emérito, cuya veracidad lamentablemente nadie con conocimiento de causa ha salido a la palestra, bien para rebatir o de lo contrario para corroborar.
No es que andemos exageradamente faltos de ideas en este bendito país, pero la mayoría de ellas responde tan solo a lucubraciones que después acaban en nada.
Con una gripe de dimensiones estratosféricas incubándose en mi organismo, no resulta nada sencillo escoger con cierto criterio el tema sobre el qué escribir en el artículo de esta semana.
Por mucho que les pese a todos aquellos que el viernes pasado, no sin razón por su parte quiero aclarar, lanzaron un órdago como repulsa contra la entronización de Donald Trump en el cargo de nuevo presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, tendrán que aceptarlo.
Parecen reducirse de manera notable las posibilidades del bueno de Pedro Sánchez para retomar la dirección de la secretaría general de su partido.
Todavía haya gente de dieciocho en adelante que ignore que en los primeros años del segundo tercio del siglo XX tuvo lugar una sangrienta conflagración fratricida que dividió a España
Sorprende bastante que en el treintaiunavo estado norteamericano se vaya a dar vía libre en breve al consumo, venta y posesión de marihuana, mientras que por otra parte se mantiene inmutable la pena de muerte.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris