Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Francisco J. Caparrós
Comunicación positiva
Francisco J. Caparrós
El hombre que nunca estuvo aquí
Ni estuvo aquí en el pasado, en la isla mediterránea desde donde yo secularmente envío los artículos de opinión que Siglo XXI tiene la gentileza de publicarme, ni lo estará nunca. A tenor del trato nada elegante que viene recibiendo estos últimos meses desde la capital insular, me sorprendería mucho verlo por Mallorca en este o en alguno de los cinco o seis próximos veranos. Tendrán que pasar algunos años, me temo, para que el murciano que responde a las iniciales R. C. finalmente acabe por olvidar, exonerando de culpa al excelentísimo ayuntamiento de la capital balear. Mientras tanto, la hacienda municipal se ha adueñado de buena parte de sus ingresos para satisfacer el importe de la sanción económica que un policía le cursó hace ya un par de años, según el propio municipal, tras interceptarlo utilizando su teléfono móvil mientras circulaba por el centro de Palma.

Lo curioso del caso, como ya he dicho, es que ni el motorista murciano ni su vehículo han estado jamás en Mallorca, como asegura el propio individuo, algo que ignoro de qué manera podrá rebatir el infeliz si el policía que le multó persiste en sus trece. Si fuese yo el damnificado por ese presunto error, también me lo pensaría dos veces antes de viajar hasta aquí. Es más, me esforzaría lo indecible en hacer todo lo que estuviese en mi mano para disuadir por completo a mis amigos, a mis conocidos y a todo aquel que quisiese escucharme; haciendo de pasada un favor a los nativos del archipiélago, que están condenados a contemplar con impotencia cómo su territorio es invadido por enormes y descontroladas hordas de turistas todos los veranos y no poder hacer nada al respecto.

Pifias de ese calado, es decir, que pueden poner fácilmente en entredicho la buena reputación en lo que concierne a la eficiencia de un consistorio son, por el contrario, fácilmente subsanables siempre y cuando se invierta en su resolución cierta dosis de diligencia. Y es que no es de recibo que esta suerte de malentendidos persista en el tiempo aguardando una resolución que no acaba de llegar. Para estos casos, llamémosles, extraordinarios, debería existir un procedimiento extraordinario libre de ocurrencias que hiciese que este malentendido dejase de dilatarse en el tiempo.

Artículos del autor

Circulan con peculiar fuerza estas últimas semanas determinados rumores que afectan a nuestro rey emérito, cuya veracidad lamentablemente nadie con conocimiento de causa ha salido a la palestra, bien para rebatir o de lo contrario para corroborar.
No es que andemos exageradamente faltos de ideas en este bendito país, pero la mayoría de ellas responde tan solo a lucubraciones que después acaban en nada.
Con una gripe de dimensiones estratosféricas incubándose en mi organismo, no resulta nada sencillo escoger con cierto criterio el tema sobre el qué escribir en el artículo de esta semana.
Por mucho que les pese a todos aquellos que el viernes pasado, no sin razón por su parte quiero aclarar, lanzaron un órdago como repulsa contra la entronización de Donald Trump en el cargo de nuevo presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, tendrán que aceptarlo.
Parecen reducirse de manera notable las posibilidades del bueno de Pedro Sánchez para retomar la dirección de la secretaría general de su partido.
Todavía haya gente de dieciocho en adelante que ignore que en los primeros años del segundo tercio del siglo XX tuvo lugar una sangrienta conflagración fratricida que dividió a España
Sorprende bastante que en el treintaiunavo estado norteamericano se vaya a dar vía libre en breve al consumo, venta y posesión de marihuana, mientras que por otra parte se mantiene inmutable la pena de muerte.
Siempre que tengo la oportunidad, y si no dispongo en ese momento de ella no paro de buscarla hasta encontrarla, aprovecho para contarle a todo aquel que quiera escucharme que hasta los veinte años no había leído un solo libro que no fuese de texto.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris