Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reflexión   Pensamiento   Política  

La lógica del vampiro

El mayor error cometido por la pareja formada por Pablo Iglesias e Irene Montero, ha sido insuflar vida a un agónico Pedro Sánchez, por aquel entonces “más pallá que pacá”
Francisco J. Caparrós
viernes, 18 de octubre de 2019, 10:04 h (CET)

No es la primera vez –ni será la última, mucho me temo- que utilizo el mismo epígrafe que ahora encabeza estas líneas para titular alguno de mis artículos de opinión. Evidentemente, todos ellos tienen algo en común, de lo contrario no tendría sentido semejante acopio de simpleza y vulgaridad. Probablemente, el lector ya se lo habrá imaginado, porque si se me apura tampoco tiene uno que ser un lumbreras para deducir fácilmente por donde van los tiros; que no son otros, por cierto, que desenmascarar al Nosferatu de turno.

Desde un punto de vista puramente utilitarista, que después de todo resulta ser el mismo que rige la vida pública en este país, el mayor error cometido por la pareja formada por Pablo Iglesias e Irene Montero no ha sido, como sus rivales políticos y más de un aliado le reprochan día sí y otro también, el hipotecarse para la adquisición de una vivienda familiar a pagar en treinta años, sino insuflar vida a un agónico Pedro Sánchez, por aquel entonces “más pallá que pacá”. Nunca se les pasó por la cabeza, y si no fue así lo obviaron, que el hoy presidente en funciones, que tanto tiene que agradecer a la pareja radicada ya felizmente en Galapagar, respondería con tanta acritud a las aspiraciones, tan legítimas como las de cualquier otro hijo de vecino, de los máximos responsables de Unidas Podemos.

Acritud, como recordarán los que como yo vamos teniendo cierta edad, fue un vocablo con el que Felipe González Márquez solía culminar la mayoría de sus diatribas más beligerantes, pretendiendo mitigar en buena parte la dureza de las alocuciones. El entonces presidente, tenía en ella una suerte de refugio talismán tras el que guarecerse de las iras que el propio socialista provocaba. Sin embargo, hoy por hoy, no tiene ningún sentido utilizarla, no al menos para lo que González hacía uso de ella. Y no es que la política española no esté falta de atractivo, pero no el de líderes carismáticos que se olvidan fácilmente de lo que fueron y representaron en la sociedad que les encumbró, para cambiar de chaqueta sin padecer ninguna suerte de remordimientos; por otra parte, el fruto natural de su ignominia.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Digerir con fortaleza la adversidad

“La emergencia humanitaria es imprescindible y habrá de dotarse de recursos suficientes para dar decisiva respuesta a estas sendas de reveses, que multitud de veces nos acorralan a todo ritmo, sin dejar piedra sobre piedra”

Urgencia nacional

“Es urgente y necesario que socialistas como Felipe González, Alfonso Guerra y quienes como ellos se han pronunciado públicamente en contra de esa temible alianza, detengan desde dentro del partido socialista esta peligrosa deriva…”

¿Cómo justificará Iglesias gobernar con los corruptos del PSOE?

​Don Pablo Iglesias, el del abrazo de oso al culminar el trato con Sánchez ha conseguido, en definitiva, aquello que ya daba por perdido

Pedro Sánchez se ha quedado mudo

Suerte que la sentencia no ha salido antes de las elecciones porque hubiera sido un baldón para el PSOE en los resultados finales

¿Qué se hizo de aquellos que vociferaban contra el Gürtel?

“Un demagogo es aquél que predica doctrinas que sabe que son falsas, a personas que sabe que son idiotas” H.L. Mencken
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris