Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Violencia Género   Mujeres   VOX  

Violencia contra la mujer

“Ya sabemos cómo se las gasta la ultraderecha española como para no esperar, cuando menos, matizaciones al respecto”
Francisco J. Caparrós
martes, 25 de febrero de 2020, 09:22 h (CET)

Con una denuncia de maltrato en firme a sus espaldas, el senador de Vox por la ciudad de Ceuta, Juan Ros, dice ahora que dimitió de su cargo “en un momento de vulnerabilidad”. Francamente no me extraña yo sería el primero que, en el caso de protagonizar presuntamente un acto execrable contra mi esposa, no las tendría todas conmigo.

Su primera reacción tras saberse denunciado le honra en buena parte. Cualquier sombra de duda razonable que afecte a un cargo público, y una acusación tramitada por la Guardia Civil tiene todas las trazas de serlo, debe conllevar consecuencias de algún tipo. Lo que ya no es tan normal es que transcurridos unos días desde el incidente el político se desdiga para, a continuación, reclamar el cargo institucional al que por decoro días atrás había renunciado.

Por otra parte, el que ha sido hasta hace tan solo unos días su partido, no tardó en suspenderle de militancia tras hacerse pública la noticia, y la Cámara Alta a la que pertenecía tras su nombramiento en 2019 ha hecho lo propio, pero en esta ocasión a instancia del propio Ros, que presentó su renuncia de “manera apresurada”, siempre según sus palabras.

A pesar de su aparatosidad, comprensible al estar en juego la reputación de todo un senador, y la del propio senado en sí, naturalmente, la noticia no tiene más recorrido que el que la propia investigación, así como los resultados de la misma, se encarguen de determinar; pero a mí me sigue asaltando una duda: conocer si ha existido algún tipo de discrepancia en la sede de Vox con la denominación genérica de los cargos que se le imputan presuntamente a su ya exafiliado, o que hayan sido presentados en el juzgado de Violencia contra la Mujer número 1 de Málaga y no en uno ordinario. Ya sabemos cómo se las gasta la ultraderecha española como para no esperar, cuando menos, matizaciones al respecto. Sin embargo, sobre este asunto ninguno de sus dirigentes ha dicho esta boca es mía, sino que se han limitado a callar y a actuar -a mi juicio- en consonancia con la gravedad de los hechos.

Quién sabe si la serena respuesta de voz obedece a nuevos planteamientos acerca de la manera laxa de conducirse desde ahora, es decir, sin acritud y respetando las ideas de sus adversarios políticos como si fuesen las suyas propias. Ojalá sea así, la moderación en ambas cámaras y la de quienes trabajan seriamente en ellas sabrán agradecérselo.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Agua viva

Las personas que han perdido el sentido de la vida y la consideran un absurdo son las más propensas a suicidarse

Tic, Tac, Tic, Tac...

El populismo no perdona. Lo que antes fue humillación al contrario y odio aventado, hoy son lágrimas y va a ser sufrimiento porque esto no se acaba aquí

Los “redentores” de la España corrupta, dando ejemplo de corrupción

​“La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos.” Louis Dumur

La iniquidad de la memoria histórica

Si se es justo, ecuánime y equilibrado, hay que buscar la proporción entre todos los que sufrieron persecución viniese de donde viniese

Quiebra especulativa

La buena dialéctica sólo se entiende con la franca participación de todos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris