Siglo XXI. Diario digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Tienda Siglo XXI Grupo Siglo XXI
19º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

El ‘Tyrannosaurus rex’ tenía labios que escondían sus dientes

jueves, 30 de marzo de 2023, 20:00 h (CET)

MADRID, 30 (SERVIMEDIA)


Los dinosaurios depredadores, como el ‘Tyrannosaurus rex’, no tenían los dientes expuestos de forma permanente, como se sugiere en películas como ‘Parque Jurásico’, sino que tenían labios escamosos como los de un lagarto que cubrían y sellaban sus bocas.


Así lo explica un equipo de ocho investigadores pertenecientes a instituciones de Canadá, China, Estados Unidos o Reino Unido, en un estudio publicado este jueves en la revista ‘Science’.


Investigadores y artistas han debatido si los dinosaurios terópodos -el grupo de dinosaurios de dos patas que incluye carnívoros y depredadores superiores como ‘T. rex’ y ‘Velociraptor’- y las aves de aquella época tenían bocas sin labios donde los dientes superiores perpetuamente visibles colgaban sobre sus mandíbulas inferiores, similares a la boca de un cocodrilo.


Sin embargo, un equipo internacional de investigadores desafía algunas de las representaciones más conocidas y señala que estos dinosaurios tenían labios similares a los de los lagartos y los tuataras, un tipo de reptil raro que se encuentra solo en Nueva Zelanda y son los últimos sobrevivientes de un orden de reptiles que prosperó en la era de los dinosaurios.


En el estudio, que es el más detallado de este asunto hasta el momento, los autores examinaron la estructura dental, los patrones de desgaste y la morfología de la mandíbula de los grupos de reptiles con y sin labios, y descubrieron que la anatomía y la funcionalidad de la boca de los terópodos se asemeja más a la de los lagartos que a la de los cocodrilos. Esto implica tejidos orales similares a los de un lagarto, incluidos los labios escamosos que cubren sus dientes.


PELÍCULAS Y DOCUMENTALES


Estos labios probablemente no eran musculosos, como los de los mamíferos. La mayoría de los labios de los reptiles cubren sus dientes, pero no se pueden mover de forma independiente, esto es, no pueden enroscarse hacia atrás en un gruñido o hacer otros tipos de movimientos asociados con los labios de los humanos u otros mamíferos.


"A los paleontólogos a menudo les gusta comparar animales extintos con sus parientes vivos más cercanos, pero en el caso de los dinosaurios, sus parientes más cercanos han sido evolutivamente distintas durante cientos de millones de años y hoy en día son increíblemente especializadas”, indica Derek Larson, paleontólogo del Royal BC Museum (Canadá).


Mark Witton, de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido), añade: “Los dinosaurios han tenido labios de ida y vuelta por los artistas desde que comenzamos a restaurar dinosaurios durante el siglo XIX, pero los dinosaurios sin labios se hicieron más prominentes en los años 80 y 90. Luego se arraigaron profundamente en la cultura popular a través de películas y documentales: ‘Jurassic Park’ y sus secuelas, ‘Caminando entre dinosaurios’, etc.”, explica.


Witton subraya al respecto: “Curiosamente, nunca hubo un estudio o descubrimiento dedicado que instigara este cambio y, en gran medida, probablemente reflejó la preferencia por una nueva estética de aspecto feroz en lugar de un cambio en el pensamiento científico. Estamos cambiando esta representación popular cubriendo sus dientes con labios de lagarto. Esto significa que muchas de nuestras representaciones de dinosaurios favoritas son incorrectas, incluido el icónico ‘T. rex’ de ‘Parque Jurásico’”.


Según los autores del estudio, el desgaste de los dientes en los animales sin labios era marcadamente diferente al observado en los dinosaurios carnívoros y los dientes de los dinosaurios no eran más grandes, en relación con el tamaño del cráneo, que los de los lagartos modernos, lo que implica que no eran demasiado grandes y se cubrían con los labios.


Además, la distribución de pequeños agujeros alrededor de las mandíbulas, que suministran nervios y sangre a las encías y tejidos alrededor de la boca, era más parecida a la de un lagarto en los dinosaurios que a la de un cocodrilo.


DIENTES NO ATÍPICAMENTE GRANDES


El modelado del cierre de la boca de las mandíbulas de terópodos sin labios mostró que la mandíbula inferior tenía que aplastar los huesos de soporte de la mandíbula o desarticular la articulación de la mandíbula para sellar la boca.


“Como le dirá cualquier dentista, la saliva es importante para mantener la salud de sus dientes. Los dientes que no están cubiertos por los labios corren el riesgo de secarse y pueden sufrir más daños durante la alimentación o las peleas, como vemos en los cocodrilos, pero no en los dinosaurios”, indica Kirstin Brink, profesora asistente de paleontología en la Universidad de Manitoba (Canadá).


Thomas Cullen, profesor asistente de Paleobiología en la Universidad de Auburn (Estados Unidos) y autor principal del estudio, recalca: "Aunque en el pasado se argumentó que los dientes de los dinosaurios depredadores podrían ser demasiado grandes para cubrirlos con los labios, nuestro estudio muestra que, en realidad, sus los dientes no eran atípicamente grandes. Incluso los dientes gigantes de los tiranosaurios son proporcionalmente similares en tamaño a los de los lagartos depredadores vivos en comparación con el tamaño del cráneo, rechazando la idea de que sus dientes eran demasiado grandes para cubrirlos con los labios”.


Los investigadores aclaran, por el contrario, que casi con seguridad otros animales extintos tenían dientes expuestos, como los mamíferos carnívoros con dientes de sable, los reptiles marinos y los reptiles voladores con dientes entrelazados extremadamente largos.


Noticias relacionadas

La FAO urge a hacer los sistemas agroalimentarios “más eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles"

El Gobierno localiza 10 cadáveres de posibles migrantes en las costas de Ceuta y Melilla en 2023

La Agencia de Seguridad Alimentaria celebra una jornada de evaluación de riesgos por el 20 aniversario de su Comité Científico

El Perte para la Salud de Vanguardia duplica su inversión inicial hasta los 2.000 millones de euros

La Asociación de la Prensa de Madrid estrena la segunda temporada de 'Maestros del Periodismo'

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Código Bonus México  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris