Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

Un 14,1% de las aguas subterráneas de la UE no son potables por altos niveles de nitratos

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 11 de octubre de 2021, 17:42 h (CET)

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)


Alrededor de un 14,1% de las aguas subterráneas de la UE contienen concentraciones de nitratos que superan el límite fijado para el agua potable, algo que perjudica la salud humana y los ecosistemas al causar agotamiento del oxígeno y eutrofización.


Así se recoge en el último informe de la Comisión Europea sobre la aplicación de la Directiva sobre nitratos y basado en datos de 2016 a 2019. El documento, difundido este lunes, indica, no obstante, que las concentraciones de nitratos han disminuido tanto en las aguas superficiales como en las subterráneas de la UE en comparación con la situación anterior a la adopción de esa norma, en 1991.


Sin embargo, el informe destaca que se ha avanzado poco en la última década y que la contaminación por nutrientes procedentes de la agricultura sigue siendo un grave motivo de preocupación en numerosos países de la UE.


Allí donde las autoridades nacionales y los agricultores han limpiado las aguas, esto ha tenido un efecto positivo en el suministro de agua potable y la biodiversidad, así como en sectores como la pesca y el turismo que dependen de ellas. No obstante, la fertilización excesiva sigue siendo un problema en muchas regiones de la UE.


"La aplicación de la Directiva sobre nitratos en los 30 últimos años ha mejorado indudablemente la calidad del agua en general en la UE. También vemos que los esfuerzos reales por cambiar a métodos sostenibles están dando fruto. Sin embargo, el ritmo del cambio no es suficiente para evitar daños a la salud humana y preservar ecosistemas frágiles. En consonancia con el Pacto Verde Europeo, ahora son necesarias medidas más urgentes para lograr una agricultura sostenible y proteger nuestro valioso suministro de agua", apuntó el comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius.


El informe señala que un 14,1% de las aguas subterráneas superó entre 2016 y 2019 el límite de concentración de nitratos fijado para el agua potable. Según las observaciones, el agua declarada eutrófica en la UE abarca el 81% de las aguas marinas, un 31% de las aguas costeras, el 36% de los ríos y el 32% de los lagos.


La Comisión actuará para mejorar el cumplimiento de la Directiva sobre nitratos, que es un requisito previo para alcanzar el objetivo del Pacto Verde Europeo de reducir las pérdidas de nutrientes en al menos un 50% de aquí a 2030. Ello requiere medidas reforzadas en la mayoría de los Estados miembros.


Alemania, Bélgica, Chequia, Dinamarca, España, Finlandia, Hungría, Letonia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Polonia se enfrentan a los mayores retos en la lucha contra la contaminación por nutrientes procedente de la agricultura. En Bulgaria, Chipre, Estonia, Francia, Italia, Portugal y Rumanía también hay zonas críticas en las que debe disminuir con urgencia la contaminación.


CONTEXTO


Si bien el nitrógeno es un nutriente vital para el crecimiento de las plantas y los cultivos, las altas concentraciones en el agua son perjudiciales para las personas y la naturaleza. Los nitratos procedentes del estiércol animal y los abonos minerales han sido desde hace décadas una causa importante de contaminación del agua en Europa.


Aproximadamente la mitad del nitrógeno de los fertilizantes y estiércol aplicados en Europa se pierde en el entorno circundante. En términos económicos, esto supone una pérdida de beneficios potenciales para los agricultores de entre 13.000 y 65.000 millones de euros aproximadamente al año.


Los nitratos ponen en peligro la salud humana, sobre todo al contaminar el agua potable. Esto también tiene importantes repercusiones económicas en términos de limpieza del agua para el consumo humano y para las comunidades que dependen de las aguas contaminadas, por ejemplo, las dedicadas a la pesca y el turismo.


Los costes medioambientales globales de todas las pérdidas de nitrógeno reactivas en Europa se estiman entre 70.000 y 320.000 millones de euros al año, muy por encima de los costes de la reducción de la contaminación en origen.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris