Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
18º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

La rectora de la Universidad Autónoma de Madrid pide más autonomía y financiación para las universidades

Agencias
@DiarioSigloXXI
jueves, 7 de octubre de 2021, 11:44 h (CET)

MADRID, 07 (SERVIMEDIA)


La rectora de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), Amaya Mendikoetxea, pidió este jueves “más autonomía y financiación” para las universidades en el marco del anteproyecto de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), de la que opinó que “no soluciona problemas que hay, plantea otros que no hay” y “no deja claro el modelo de universidades”.


Lo dijo en una entrevista en Servimedia, en la que detalló los objetivos para su primer año de mandato, Mendikoetxea apostó por la internacionalización, la digitalización y la interdisciplinariedad, los tres objetivos que incluyó en su programa electoral. Aseguró que su intención es “tener una universidad que responda a los retos sociales y esté muy conectada a la sociedad”.


Otro de los objetivos que se marca la nueva rectora, y que se plasmará en un plan director, tiene que ver con la plantilla. La universidad realizará un diagnóstico de la plantilla docente e investigadora, de cara a desarrollar políticas menos homogéneas y más personalizadas.


Por otro lado, y en cuanto a la investigación, aseguró que su interés es que “afecte a todos los ámbitos del conocimiento”, por lo que otro de sus objetivos es mejorar la plantilla dedicada a la investigación. A este respecto, incidió en la relevancia que para la Universidad Autónoma de Madrid tienen todas las áreas de conocimiento y en la importancia de desarrollarla en otros ámbitos, además de las ciencias experimentales, donde siempre ha destacado.


ENVEJECIMIENTO DOCENTE


“La carrera académica se ha hecho demasiado larga. La media de edad de una persona que trabaja en la universidad son 40 años, cuando tienen contratos como ayudante doctor, Luego, las personas con plaza estable tienen unos 50 años. De ahí a profesor titular o catedrático se avanza casi de decenio en decenio. Es una carrera demasiado larga y tortuosa y el objetivo es acelerarla”, explicó la rectora sobre el envejecimiento del profesorado universitario, incidiendo en la importancia de actuar en la atracción de talento externo y en apoyar y fomentar la vocación universitaria en los estudiantes que están realizando un doctorado.


“Esta carrera tan larga desanima a muchos en perseguir una carrera profesional en docencia e investigación en la universidad. Los programas de atracción de talento nos están funcionando bastante bien pero no todas las áreas tienen capacidad de atraerlo. En las que no hay esa capacidad intentamos poner en marcha planes específicos de atracción de doctorandos, de modo que se sientan más acompañados en todo el proceso desde completar la tesis doctoral hasta obtener la plaza permanente”, afirmó en esta línea Mendikoetxea.


Por otro lado, la rectora resaltó la carencia de la Universidad Autónoma de Madrid a la hora de recibir fondos europeos. En esta línea, informó de la creación de una Oficina de Proyectos Europeos mediante la que se cree una convocatoria para apoyar a los investigadores que pretendan introducirse en la universidad como docentes.


“Uno de mis objetivos es aprovechar bien los fondos europeos. Tenemos un problema tanto para absorberlos como para gestionarlos al igual que en toda la administración” aseguró Mendikoetxea. “Tenemos un grupo de trabajo en este sentido. Está centralizando todas las posibilidades que hay de digitalización, sostenibilidad o infraestructuras; captación de fondos, contacto con partners… Además, hemos contratado una asesoría que nos ayuda a estar atentos y prepararnos para concurrir a ellas”, explicó. En esta línea, aseguró ver un “escenario de oportunidades” en los fondos europeos.


Asimismo, profundizó en la importancia de dos elementos en relación con los fondos europeos. Por un lado, incidió en la posibilidad de obtenerlos y, por otro, en la de mantener lo realizado. “No me gustaría tener dentro de tres años unas instalaciones o una plantilla que no puedo mantener. Es un mensaje que quiero transmitir a las autoridades”.


LEY DE UNIVERSIDADES


Mendikoetxea también habló del anteproyecto de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) que el Ministerio de Universidades está redactando. En este sentido, afirmó encontrarse “alineada con la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) y las observaciones que esta ha hecho al anteproyecto de la LOSU”, y afirmó que “esta no es la ley que necesitamos en estos momentos”.


“La LOSU no soluciona los problemas que tenemos y plantea otros que no tenemos. Es necesario apostar por la gobernanza, pero, tal y como está planteada ahí, crea problemas. Es necesario cambiar la financiación, sí, pero en conjunto con las autonomías; y es necesario un cambio en el profesorado”, incidió.


“Lo que hace falta es más flexibilidad y autonomía para las universidades. La LOSU, como está ahora, no define un modelo claro de universidad y esto es lo que más necesitamos en estos momentos”, apuntó.


Declaró que las universidades “no pueden gestionarse como si fueran un ayuntamiento o un ministerio” y que debería dotárseles de más agilidad, teniendo en cuenta las características concretas del mercado de la educación superior, que definió como "híper competitivo y globalizado”.


En cuanto a la relación de la Universidad Autónoma de Madrid con la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, la rectora de la UAM afirmó que es buena y que la Conferencia de Rectores de Universidades Madrileñas (Cruma) mantiene con ella un contacto fluido. “Creo que se entienden y que hemos sabido transmitirle los problemas que tenemos”, apuntó.


A su juicio, “la inversión en universidad no se debe ver como un gasto, sino como una inversión, además de por su aportación al PIB, también por sus intangibles, como el progreso social”.


Respecto a su relación con el Ministerio de Universidades, Mendikoetxea expuso que la CRUE le hizo llegar observaciones sobre la LOSU y que ya ha recibido un primer comunicado sobre las cuestiones que se modificarán. “Creo que lo que llegará al Parlamento será un proyecto bastante distinto que lo presentado hasta ahora. Raramente hay tanta unanimidad entre distintos sectores con relación a que esta no es la ley que necesitamos”.


Uno de los aspectos de la LOSU con los que la rectora de la UAM se mostró disconforme es el nuevo sistema de elección de rectores que plantea. Expuso que el anteproyecto de ley propone dos cambios fundamentales. En primer lugar, uno que modifica el régimen del personal que puede acceder a ser rector universitario, y le permite serlo a cualquier profesor funcionario, sobre todo con la intención de facilitar el acceso a mujeres, que solo representan el 25% entre catedráticos; y, por otro lado, permitirá optar a las universidades entre un sistema de sufragio universal o bien un grupo reducido que decida, aunque “las últimas modificaciones del ministro han dejado esto ya más abierto”.


“Poner a la universidad en la tesitura de tener que elegir un modelo u otro es complejo. Difícilmente haya universidades que opten por el modelo de elección reducida pasando de un modelo como el sufragio universal que tenemos”, subrayó.


Con respecto al fin de los grados de tres años de duración propuesto en la LOSU, Mendikoetxea explicó que “no me gusta que estas gestiones se decidan por decreto ley”. Así, incidió en que, en un sistema como el europeo, de 3+2, uno como el nuestro, de cuatro años de grado y uno de máster dificulta los planes de hacer grados conjuntos con universidades europeas.


“No creo que sea un problema de si duran tres años o cuatro. La cuestión de fondo son los contenidos, y si el problema es que el máster es más caro que el grado, tendremos que hacer una política de abaratamiento de los costes de los másteres. Creo que son cuestiones que tienen que dejarse abiertas, porque no todos los grados son lo mismo”, apuntó. “Para hacerlo debería hacerse todo lo que permita un mayor acceso, es algo que desde las universidades siempre vamos a apoyar porque somos totalmente partidarios. En la Autónoma hacemos un gran esfuerzo con nuestro fondo social y con las ayudas que damos para máster, pero no cabe duda de que los precios públicos que determina la Comunidad de Madrid para máster, que se abaratarán solo en los habilitantes, pone a la universidad pública en una situación de difícil competencia con las universidades privadas”, sostuvo. “Así como en los grados es mucha la diferencia que pagan los estudiantes de las universidades públicas con respecto a las privadas, en el caso de los máster estamos bastante igualados en muchos casos”.


En cuanto a su puesto como rectora como mujer y al hecho de que solo haya 14 en toda España, contando universidades públicas y privadas, aseguró que “creo que va por buen camino y que es un movimiento inevitable e irresistible”, aunque dijo que, para medirlo, prefiere guiarse por “cuántas mujeres han presentado candidaturas a ser rectoras en la universidad”. “Es un movimiento imparable que va un poco más rezagado en la universidad que en otros ámbitos pero que se ve a nivel mundial y va a ocurrir de forma natural”, concluyó.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris